miércoles, 26 de julio de 2017

COPIAR LO QUE ENVIDIAN.

El hijoputismo separatista practica el cinismo con la mayor de las desvergüenzas quizás porque, en el lugar de la cancha donde están esos chulo-putas ubicados, quienes deberían hacer valer las reglas del juego, no tienen el menor deseo; no saben cómo hacerlo; o no tienen los cojones del tamaño preciso para ejercer su legítima autoridad con todas sus consecuencias.

El cinismo de los separatistas catalanes 

se demuestra con claridad meridiana cuando los muy golfos amagan con llegar a presentar ante los tribunales, Supremo y Constitucional, la decisión del Gobierno de la Nación de controlar los Fondos de Liquidez Autonómica, si se demuestra que dichos fondos se utilizan para financiar el ilegal referéndum que amenazan celebrar el próximo 1 de octubre.

Estos golfos chorizantes que, con la quietud culpable de la autoridad competente, se han pasado por el forro, en no pocas veces, las sentencias de ambos altos tribunales que les obligaban y hasta conminaban a cumplir; ahora, cuando se proponen llevar a cabo un acto que atenta contra las leyes vigentes y contra los principios constitucionales básicos de este país, tienen el descaro de intentar recurrir a los mismos tribunales a los que han desobedecido con reiteración, al tiempo que piden protección a quien tratan de saltárselo olímpicamente.

A todo se atreven esos malditos apátridas, incentivados por la lentitud del Estado en la toma de medidas adecuadas; es como ocurre con el niño que se pasa el día haciendo cabronaditas y, como correctivo, solamente se le dice "ya verás cuando llegue papá", y así todos los días; el final es que la criaturita encuentra que todo el campo es orégano, y se perfecciona en sus cabronadas, a sabiendas de que "cuando llegue papá... ¡Si papá no viene nunca!", hará siempre lo que le venga en gana, porque los que le amenazan (el que amenaza y no da, la mano tiene cagá) como la gaseosa, enseguida que se les quita el tapón, pierden la fuerza.

Siendo malo, que lo es y mucho, el separatismo al que este país ha de enfrentarse, no es lo peor; lo peor es que un número muy importante de gentuza que aparecen en los medios de comunicación, además de los politiquillos de la izquierda, hablan constantemente de la necesidad de rehacer la Constitución, porque, como dice una señora que hoy escribe en el diario El Mundo, "los españoles hoy somos muy distintos (bastante más pobres) a los de hace 40 años" (me miro en el espejo y contándome las arrugas de la cara, y no cuento las del cuerpo, reconozco la diferencia) "si hace cuatro décadas el objetivo era la Comunidad Económica Europea, ahora es llegar a ser Dinamarca".

Eso es lo malo de las gentes "ilustres" de este país: no le quieren; no le quieren y por eso presumen de ser "ciudadanos del Mundo"; no se trata de escalar como una nación unida en el esfuerzo a los puestos más altos de la clasificación, sino copiar lo que son esos a quien ellos envidian. Mira tú por dónde, a mí me encanta seguir siendo español porque, aunque a los imbéciles se les haya pasado, aún seguimos siendo envidiados, por muchas cosas; por ejemplo, nuestra Sanidad. 

Con este calor, que los daneses buscan cuando nos visitan, no me entran ganas de seguir enumerando cosas nuestras que son envidiadas por el resto de Europa.

Eloy R. Mirayo.

lunes, 24 de julio de 2017

CONTENTOS Y FELICES.

Nos dicen que debemos estar contentos y felices porque, gracias al régimen democrático por el que se nos gobierna de maravilla, hemos entrado como país a formar como miembro de todo derecho, en la Comunidad Económica Europea ¡Hip, Hip, hurra! ¿A qué esperamos para salir en gozosa manifestación?.

Eso nos lo dicen todo orgullosos nuestros políticos y políticas al cumplirse treinta años desde la firma del salvador y benéfico tratado de adhesión.

Se necesita ser cínicos y cínicas para celebrar a bombo y platillo nuestra pertenencia a tan ilustrísimo club, cuando desde la fecha del espaldarazo, 1985, hasta el día de hoy, lo único que se ha logrado es negativo: la tasa de desempleo está por encima de la de entonces en más de un punto, sin contar la larguísima cifra de prejubilados, en lo que este país es primera potencia desde que se hizo unionista, y el nivel de endeudamiento para pagar el falso lujo y boato en el que vive la oficialidad de este país (en castillos y palacios)


ha pasado del, aproximado 30% del PIB, al 99% con el que estamos empeñados hasta el cuello, eso sin contar con la enorme pérdida que se ha producido en el tejido industrial, y la pérdida irrecuperable del mercado internacional.


No debe ser muy reconfortante para los habitantes de las muy apreciadas provincias vascongadas ver cómo su tejido industrial se ha ido deteriorando desde aquella infausta fecha, 1985, al punto de que hoy, se está luchando con poco éxito por recuperar el viejo esplendor. Y en el mismo caso se encuentra lo que se creó en tiempos del Caudillo, los polos de desarrollo de Asturias, Galicia, Cataluña y Madrid.

Hasta este punto solo me he referido, por no cansar, a las consecuencias derivadas (insisto, no de todas) de la adhesión de este país a la Comunidad Económica Europea entre los años de 1985 a 2017 , que es el periodo de tiempo que los imbéciles de este país ha dado en llamar "periodo histórico", como si la historia de este país empezara en ellos, grandes hacedores. Aunque es muy probable que sí acabe por ellos.

Jamás se ha visto, ni se volverá a ver en la historia mundial, que un país, recién salido de una guerra intestina, que apenas sabía que existía algo a lo que por el Mundo se le decía Industria, llegara a encaramarse al noveno puesto de los países más industrializados, codeándose con los países más desarrollados. 

Claro que, como siempre, aparecen los gilipollas que buscan la forma de desacreditar lo hecho, porque ellos son incapaces de hacer nada, como nos vienen demostrando día a día durante estos últimos cuarenta años.

Si prestamos atención al gráfico veremos que en 1975 el paro en España era del 3,7% y la deuda española en esas mismas fechas, era de 7,3% del PBI.

Pero eso era porque el petróleo estaba barato; igual que para cualquier otro país comprador. O por qué llegaron inversiones extranjeras; sería porque el país era serio con sus obligaciones. Ahora lo que es serio es lo que debemos todos los que habitamos en este país, aunque uno sea extranjero como yo, que soy español.

Eloy R. Mirayo.

viernes, 21 de julio de 2017

NI PARA HACER PUÑETAS.

Los políticos de las democracias -incluyendo esta Democaca, penitencia de nuestros pecados-, en general, siendo muy generoso y dando una mínima posibilidad de que exista una "rara avis", no valen ni para hacer puñetas; un exceso pagar lo que costó su bautizo, pero en cambio tienen una habilidad sorprendente para encontrar la forma de castigarnos económicamente por algún desconocido pecado que aunque no estuviera tipificado, lo rebuscan con ahínco y, al final, siempre acaban por sacárselo de la manga (de mangar), y de forma automática lo tipifican, con vigencia retrospectiva.

Los países que forman el núcleo del Mercado Común -pero no todos, siempre hubo clases-, con bastante regularidad son castigados por la máxima autoridad de la Unión, con multas tan incomprensibles como la que ha sufrido este país por el asunto de los estibadores portuarios, como si las autoridades gubernativas tuvieran la autoridad absoluta para, con todo rigor, aplicar las medidas necesarias, esas que todos tenemos en la cabeza.

Que si hay demasiadas vacas que proporcionan excesivos litros de leche, además de matar unas cuantas, multa al canto; 

que si son demasiados los olivos, y demasiados los litros de aceite que producen, arrancar unos cuantos, y multa al canto; recortar el número de barcos de pesca, y el número de caladeros donde puedan faenar, sin pasarse de la cantidad que un imbécil sin conocimiento de causa (del pescado lo único que sabe es que se puede comer), próximo o acojonado por Greenpeace, un día después de unos pocos güisquis, se le pudo venir a la cabeza.

"Pero eso lo tiene que pagar el gobierno". Claro que es el gobierno quien lo ha de pagar, pero con nuestros euros porque, de los bolsillos de los inútiles no sale ni una triste monda de céntimo.

Esa gente, los políticos en general, no tienen capacidad ni deseos de crear nada industrial que signifique creación de riqueza, pero les encanta perseguir a todo aquel que tenga la ocurrencia de esforzarse en establecer una mediana o pequeña industria, o un comercio de las mismas características. Esas son las víctimas propiciatorias, a quienes se les sablea, porque a las grandes empresas hay que protegerlas, cuidarlas y hasta mimarlas porque, es cosa rara la gran empresa gorda, sea de lo que sea, que no tenga algún pariente de político "importante" en su organigrama. Tan importante político como para ciscarse en los derechos establecidos del comercio de menudeo, para permitir su apertura por decreto autonómico, durante los trescientos sesenta y cinco días al año, las veinticuatro horas del día. ¿Verdad, señora Aguirre?. 

Y no fue verdad que la medida creara empleo y riqueza en Madrid, sino todo lo contrario. Desde entonces se han ido cerrando cantidad de pequeños comercios, arruinados por las cinco o seis grandes empresas que se han repartido el negocio.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 20 de julio de 2017

VERDADERAMENTE INTELIGENTES.

Quizás por mi escaso nivel intelectual, o por mi escasa actitud hacia la cultura, desde niño he sentido, y sigo sintiendo, un gran respeto por las personas que con gran suavidad demuestran su alto grado de preparación y una inteligencia congénita constantemente cultivada y enriquecida. Respeto y admiración, pero nunca he sentido envidia, sino deseo de superarme, para corresponder a su generosidad.

Hay, todos les conocemos, personas que son capaces de descifrar una por una todas las bondades y materias que han de unirse para que un vino (no hablamos de ese) 

sea excepcional; y quienes son capaces de encontrar, masticando, hasta trece sabores distintos en una hoja de lechuga sin aderezar; o quienes con un martillo y un cincel, o quienes con un pincel, son capaces de crear figuras maravillosas en piedra o lienzo, para gozo y disfrute de quienes tenemos la oportunidad de observarlas; 

existen personas capaces de conjugar las notas del "DO, RE, MI" y transformarlas en bellas melodías, que otras personas dotadas de singular voz, sean capaces de cantárnoslas. En fin; que hay personas con determinadas dotes y habilidades que son gilipollescas criaturas sin ningún tipo de valores fuera de lo que dominan.

No intento hacer una generalización de algo que admito sin rechistar que, por muy convencido que esté, es absolutamente subjetivo; uno puede, sin presunción, ser un menguado cultural, cercano a iletrado, pero no un jodido "tonto el haba".

No es el caso de las personas verdaderamente inteligentes (don Gustavo Bueno, filósofo), 

de las que sin intención vejatoria ni discriminatoria, viven separados de la pléyade ruidosa y presuntuosa de los pseudo intelectuales, que agreden por doquier con su presunta inteligencia (uso de citas ajenas) que, hay muchos que definen con más razón que si fueran unos santos, de solemne estupidez con la que se envuelve la mediocridad.

Lo bueno de esas personas excepcionalmente inteligentes, es que sus tercos valores se muestran por sí mismos, sin necesidad de que sus portadores hagan nada para proclamarlos.

Por lo general son generosos, al menos así me lo han demostrado hablando de forma llana, y lo que siempre me dejaba más impactado, escuchando con interés aquello que fuera capaz de expresar. Jamás me hablaron de las cosas importantes que ellos hacían, pero me preguntaban por lo que hacía, cómo lo hacía, y le daban un generoso mérito, que por venir de ellos, me hacía sentirme muy bien.

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 19 de julio de 2017

SOLAMENTE LOS COBARDES SE ALÍAN CON LA MUERTE.

La noticia de la extraña muerte, como consecuencia de haber recibido un tiro en el pecho, de quién fuera presidente de Caja Madrid don Miguel Blesa, 

llevará a mucha gente a asegurar que el suceso es "castigo de Dios".  Por su participación en el caso ante la justicia, del asunto en torno a Caja Madrid y las "tarjetas Black", 

y  eso lo dirán, lo que no deja de tener gracia, hasta quienes presumen de creencias cristianas; acusando, pienso yo, de forma pecaminosa a Dios, de ser un severo justiciero y  vengativo, en vez ser infinitamente Bueno, Sabio y Poderoso, que es como le vemos muchos, que sin duda no estamos errados.

Que todos tendremos el castigo correspondiente a nuestros pecados, pecadillos o pecadazos, no puede quedarnos la menor duda y, por eso debemos todos ponernos en manos de la misericordia de nuestro clemente Juez Supremo.

Y, en cuanto al fallecimiento del señor Blesa, si es que se ha producido por suicidio, por la posibilidad de entrar en presidio, y por el deterioro de su persona en la sociedad de este país, me produce aún más rechazo hacia su persona, que la comisión de los delitos de los que se le acusaba.

Solamente los cobardes se alían con la muerte, para salir de dificultades, por gordas que sean. 

Lo se con conocimiento de causa, por haberlo vivido en carne próxima, y en carne propia. Yo soy hijo de Rufino Mirayo Cano, de lo que me siento muy orgulloso, no sólo porque fuera mi padre, sino porque con su valiente actitud ante las grandes dificultades, enfrentándose a ellas; jamás tiró la toalla, y nunca se propuso coger el camino fácil de desaparecer, de quitarse la vida; fue capaz, dejando en el empeño la salud, de sacarnos a su familia adelante.

En los primeros años 40 del pasado siglo, con las dificultades lógicas de la recién terminada guerra civil, después de haber puesto en buena marcha el negocio familiar, se vio en el paro, sin dinero para mantener a su familia: mujer, cuatro hijos (el mayor con 9 años y el menor de pocos meses), y una anciana tía política y, una situación psicológica personal próxima a la -permítaseme- locura. 

Como un gladiador, 

de escasa presencia física, pero de enorme fuerza mental y sentido de la responsabilidad con las obligaciones adquiridas (su familia), luchó muy duro venciendo mil y una vez a la adversidad, luchador en solitario -hasta que los hijos tuvimos edad para luchar a su lado- durante toda su vida y al morir, nos dejó a sus cinco hijos, un negocio propio, un apellido, Mirayo, honorable, acreditado y honesto en lo profesional, y decente en su función comercial.

Nunca admitiré, bajo ningún aspecto, el suicidio como una buena opción para solucionar las dificultades, porque tengo comprobado (he conocido el hambre, he usado zapatos con agujeros en las suelas, que tapaba como podía con cartones, he acompañado a mi madre a comprar comida a fiado, he visto cómo nos precintaban la luz por falta de pago, he ayudado a torear a acreedores que después fueron debidamente satisfechos cobrando) que con el uso de la inteligencia, como combustible del tesón, y con la ayuda de Dios, siempre se sale adelante y, quizás más pronto, si es que no somos demasiado exigentes.

Eloy R. Mirayo.

martes, 18 de julio de 2017

LAS COSTURAS DEL ABRIGO.

Así es como estamos:

Y, el machaca del señorito "Pepis", se descuelga en los medios haciendo la proposición de "hacer una quita de la deuda (del 65% con el Estado) de la Comunidad Autónoma de las provincias catalanas. Que, con la habilidad sibilina del "tocomochista", 

lo amplia a alguna otra de las autonomías, para que pase desapercibido el plumero.

Nadie debería poner reparos a que el Estado, en este asqueroso régimen, nombrado acreedor de las fracasadas "taifas" que inventaron gentes cabronas, cumpliendo por otro lado con el principio de solidaridad, en el que debe manejarse los intereses económicos del país, alivie las penas; esas penas a las que han llegado aquellas comunidades que lo necesiten porque, además de las consecuencias de la dura crisis, las condiciones propias en las que se ven obligados a desenvolverse, no les permite otra cosa que no sea  estar, en alguna medida, subvencionados por quienes gozan de más fortuna.

Pero esa no ha sido jamás la situación en Cataluña; aquella tierra española, patria chica de gente trabajadora, emprendedora y comerciantes de calidad, por su cercanía con la Europa de después de los Pirineos, nunca se vio en la necesidad de extender la mano para que el Estado le pusiera en la palma más de cincuenta mil millones de euros.

El socialista José Luis Abalos, materia gris de la reciente Secretaría General, se ha subido al plinto del mercadillo democaquito con el cartel de "Compro, vendo y cambio". 

No son capaces de crear nada, su inteligencia solamente les sirve para colocarse en los cargos, no por mostrar sus capacidades, que hay que reconocer son escasitas, sino por poner el trasero en un lugar importante. La proposición del señor Abalos, (como el abrigo de mi tatarabuelo, se deshace por las costuras, ya muy gastadas) la usaron Adolfo Suárez; Felipe González; José María Aznar; Zapatero y hasta el mismísimo Mariano Rajoy (el abrigo de mi tatarabuelo lo usó mi bisabuelo Justiniano; lo gasto el abuelo Lucas; lo uso mi tío Leopoldo y, cuando lo ha intentado usar mi primo Evaristo, ha reventado, las mangas por un lado y las demás piezas...) ¿A quién le importa?.

Pero volviendo a lo nuestro, de qué le serviría a nuestra querida Cataluña que el Estado le hiciera la quita, si quien se lo está quitando sigue allí. ¿O es que lo que pretende el segundón es establecer el "día de la marmota"?. El resto del país aportando y los separatistas, además de no hacerlo reflejar positivamente en la economía catalana, sirviera para aumentar el tamaño de sus butxacas. Y, es posible que ni al señorito "Pepis" con su bolso de gilipolleces, ni a Pepe Luis, les fueran las cosas mejor de como les van.

Eloy R. Mirayo.

lunes, 17 de julio de 2017

ACOJONADORES.

Son siempre los mismos tipos, aunque cambien sus caras y sus disfraces. Son siempre los mismos, con los mismos intereses; los de acojonar al personal que anda con sus miles de problemas y preocupaciones por dentro de los confines de este Mundo.

Los muy cabrones y cabronas, que de todo hay por estos mundos de Dios, han cogido por los pelos al asunto del fin del Mundo; 

una vez que el libreto ha perdido fuelle y la Peña mundial empieza a pasar olímpicamente de él, los cabronazos y cabronazas, yo no discrimino, al punto ponen en circulación otro libreto que, aunque aparenta ser diferente, lo cierto es que los actores son de la misma tribu, y el argumento lo mismo: el fin del Mundo, que acojona que te cagas.

Los disfraces son muchos, y según vengan las modas; sesudos intelectuales que en voluminosos libros, donde explican largamente los motivos y fechas del monumental desastre; monjas y clérigos que se aprovechan de su presunta cercanía al Creador, con ramplonas explicaciones seudo religiosas, como no, también nos señalan la fecha del monumental desastre, pero otra fecha distinta.

Como todos sabemos los disfraces son múltiples, como ya he dicho, pero para darme satisfacción, desde el mismísimo 

a, los cómicos seudo videntes, Paco Porras, Támara, Tony Genil, Loli Álvarez,

o la mismísima Aramys Fuster (entre otros personajes de similares valores personales)

y, ahora cantidad de acojonadores, avalados por sus títulos universitarios, que vienen alzando sus científicas voces, avisándonos del inminente peligro que, por el continuo calentamiento de la Tierra, del que somos culpables todos menos ellos, les  llevará, a quienes estén aquí, a participar como máximos protagonistas, en lo que será, ¡por fin! el fin del Mundo.

El fin de este Mundo que ha acogido, entre otras especies de seres vivos, aunque todos, más o menos longevos, muy mortales, a la especie humana, a la que yo también pertenezco, aunque haya acciones (por poner uno, entre muchos cientos de miles, botón de dolorosa muestra) de algunos humanos que muchas veces me hacen renegar de serlo.

Nadie medianamente inteligente, ni siquiera yo, se atrevería a negar la posibilidad de que, sabe Dios cuando, llega a explotar hecha añicos la Tierra. De igual modo nadie medianamente inteligente puede negar que sea necesario cuidar y respetar nuestro planeta; trabajar porque nuestra atmósfera este limpia y aseada como el culito de un bebé después del baño. 

Es estúpido defender lo contrario pero igualmente estúpido es por meter un termómetro en la tierra, y con lo que diga el mercurio, asustarnos con la inminente llegada del "fin de la fiesta".

Y, a todo esto ¿qué papel juega la industria del reciclaje?


Eloy R. Mirayo.

sábado, 15 de julio de 2017

¡QUE POCO LES IMPORTAMOS!

"Portazo de Susana Díaz a la España plurinacional de Pedro Sánchez
Una ponencia marco del PSOE andaluz evita el concepto que abandera el secretario general"


Pues mira tú que yo siempre había creído que en el PSOE, no había nadie que mereciera la pena, pero tengo que reconocer que, al menos doña Susana, se ha ganado muchos puntos a favor; claro está; tenía que ser socialista sevillana, como "la Carmen de España, y ¡Ole!" quien se opusiera a la gilipollez que viene proponiendo el Pedro Sánchez, de querer trocear este país, para crear un barroco mosaico absurdo de inencajables trozos. 

Solamente un imbécil de baba no entendería que, al día siguiente en el que hijoputadamente se regalara el estatus de nación, eso es lo que propone el "plurinacionalismo" del tonto melé, cada una de las 18 gilipolleces actuales, con las que aquellos padrastros de la Patria nos castigaron, se erigirían, por el tremendo ego de esos inútiles "virreyes",(que tienen a casi todas sus "ínsulas de Barataria" arruinadas) en pequeñas republicas ¡ríete de las bananeras!.

Las malas experiencias suelen dar paso a la malas acciones, de las malas y vengativas personas; al cainita juego sucio y soterrado, y ese es el juego en el que el repescado Secretario General de los socialistas anda enredando, tratando de acomodar a sus peones más fieles (fidelidad en un socialista...) en el gobierno de la Comunidad Andaluza, con sus cargas explosivas listas para hacer saltar por los aires, lejos del Palacio de San Telmo a la actual inquilina y sus huestes. 

Lo que tiene que joder que le echen a una, o a uno, de esta maravilla de edificio; de este palacio con tanto arte; nada que ver con quienes han venido morando desde que nos encalomaron esta Democaca. 

**********

Un hombre de 54 años de edad ha fallecido mientras realizaba labores de asfaltado en la carretera A-406 en el término municipal de Morón de la Frontera (Sevilla).

Según informa el servicio unificado de emergencias 112 Andalucía, compañeros del fallecido alertaron sobre las 21.00 horas de que el afectado se encontraba indispuesto y precisaba asistencia sanitaria.

Acto seguido se dio aviso a la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), la Inspección de Trabajo y el Centro de Prevención de Riesgos.

La verdad es que no se sabe -al menos yo no se, lo que no debe extrañar a nadie- si hay alguien que fuera capaz de informarnos sobre si existe un punto más cercano a la esclavitud, que esta forma de llevar los intereses de los trabajadores de este sistema político-laboral; mientras que tan libremente, funcionan algunas empresas en este país.

El trabajo nunca debe ser con tan alto grado de peligrosidad, y no me dirán que no es muy peligroso estar alquitranando una carretera, con una temperatura de más de 40 grados al sol, y que sumado con el calor que emite el material con el que se trabaja, llega a alcanzar un temperatura de 180 grados. 

Es absolutamente inhumano que la empresa en la que trabajaba, permitiese u obligase a hacerlo bajo esas condiciones. 

También cabe preguntar donde estaba y cuál es su función de la Inspección, la Secretaria de Trabajo, y el Centro de Prevención de riesgos.

Descanse en paz ese trabajador del que únicamente se sabe que tenía 54 años y sus iniciales, R.L.L. 

Que poco les importamos a los políticos y a los medios.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 13 de julio de 2017

PONER FRENO.

La serie que nos muestra la evolución del ser humano; la que de alguna manera nos muestra al final al hombre de hoy, debe ser rápidamente ampliada con un hombre con cara radiante de felicidad pegado por la oreja a un teléfono móvil.


¡Cómo es posible que la humanidad haya sobrevivido durante casi 2017 años, sin tener pegado a la oreja un

de última generación o, mejor aún, un móvil inoculado en el organismo, capaz de ir evolucionando, cómo evolucionan ahora en las fábricas.

¿Os hacéis idea de la grandioso de mi proposición? Me supongo que si, se me antoja que sois todos muy inteligentes.

Pero, como a todo lo que representa una conquista del ser humano -y de la sera humana, que no quiero que se me enfaden- ya van saliendo detractores; gente retrógrada que se ha queda en el "tam tam", en las señales de humo o, en el "silbo gomero", para entablar largas conversaciones, transacciones económicas o para pasarse secretos los espías distancia.

Y no se quedan solamente en la crítica, sino que hasta se atreven a hablar del uso que la grey está dando al invento, como una dependencia enfermiza, a la  que hasta le han otorgado una sonora denominación científica; un nombre internacional: Nomofobia. Porque internacionales son las malísimas consecuencias del uso y abuso que se le viene dando por la grey (cuarta acepción en el diccionario) mundial al mágico artefacto de imagen, luz y sonido. 

Como así lo hemos podido ver, leer y escuchar una infinidad de veces. 

Lo que me parece exagerado, si es que es verdad, fue lo que me relató un "anti móvil"-también es anti taurino- que es la reacción de esta señora que, según me cuentan, iba en un coche, con su marido, cuando un camión se les vino de frente a gran velocidad y, a pesar de querer escapar del inminente peligro, colisionaron ambos vehículos y, en la colisión, murió el marido (la señora ilesa). La muerte la aceptó resignada,

como un lamentable e inapelable sucedido pero, lo verdaderamente malo; lo que le puso así, 

de los nervios fue, cuando comprobó que en el tumulto que se formó en la carretera -guardia civil, policía municipal y SAMUR, y muchos mirones-, había desaparecido su móvil que, por supuesto, también era de última generación -de lo que dio parte a la autoridad presente-, sin haber podido sacar ni una sola foto del aparatoso accidente, y tampoco pudo inmortalizar a su marido, el hombre prácticamente en cachos, dentro de su iPhone 7 plus  258 GB ORO.  ¡Y, lo peor de lo peor, no lo podría subir a su cuenta de Instagram.

¡Pobrecita ella!.

¡Cómprate un móvil; imbecil!.

De todas formas hay que poner freno a toda clase de dependencia, que nos impida ejercer nuestra normalidad.

Eloy R. Mirayo.



miércoles, 12 de julio de 2017

MASCARONES DE PROA.

Los partidos de izquierdas, al menos en este país, intentando arañar votos en las elecciones, suelen con demasiada frecuencia encabezar sus listas con viejas glorias -catedráticos, jesuitas secularizados después de aprovecharse de la Orden, gentes de la judicatura, y hasta algún imbécil que inopinadamente, han pertenecido, con alto empleo, generales, al ejército de este país-; personajes de cierta popularidad, en muchos casos mal adquirida, para que alumbren con su marchita luz, las oscuras caras de las peculiares gentes que nutren las listas electorales de todas las izquierdas nacionales.

Podríamos dar una infinidad de nombres, que si no lo hacemos es para evitar el enfado, que podría resultar fatal, de esos vejetes cascarrabias (¡lo que es la edad, hijitos míos!) que en estos momentos cumplen el modelo establecido por los partidos del pedestre rojerío nacional, y el de los familiares quisquillosos de los que gracias a Dios, ya han fallecido.

Estos personajes de dudosa dignidad (que son mangoneados al antojo) que vemos gallear en sus asientos en municipios, comunidades y escaños de ambas cámaras, como si fueran el gallo del corral (el que se cepilla a todas las gallinas) son en realidad, como se ha demostrado infinidad de veces, simples capones, y caponas para el momento; subordinados en todo momento a los caprichos y despóticos mandatos del verdadero gallo follador. 

En estos momentos, los líderes del PSOE y del tardío "soviet", Podemos.

Entre orden y orden, como son viejos y viejas absolutamente amortizados/as de prácticamente todo lo visible e invisible, para encarar cualquier circunstancia imprevista con algún atisbo de coherencia, echan mano del catalogo de chorradas que los lidercillos de esas "partidas que se han convertido en partidos", les ponen a la comodidad del tacatá con el que se ayudan a caminar.

Me llamó la atención, en su momento, la cantidad de razones (todas ellas dentro de toda lógica; la de esa clase de gentes) que la señora Carmena expuso para que la pancarta en recuerdo del vilmente asesinado por los rojos vascos de ETA, Miguel Ángel Blanco, no colgara en la fachada del Ayuntamiento. Como si la pancarta de ese vigésimo aniversario luctuoso, borrara con su sola presencia el doloroso recuerdo de las demás víctimas del terrorismo.

Ahora, no es que no me llame la atención, sino que me parece un chiste desgraciado, las razones (es posible que no sean propias) que da la anciana (73 años) alcaldesa de Madrid, para poder desplegar, sin que resulte "discriminatorio" a las demás víctimas (tramposa excusa de quién, quizás por la edad 73 años, ya no alcanza a encontrar mejor explicación), en el la pancarta de los veinte años sin Miguel Ángel, en algún lugar de la fachada del grandioso edificio del matritense ayuntamiento.

¿Quién ha señalado el cambio de dirección? Teniendo en cuenta lo convencida que se mostraba la anciana (73 años) alcaldesa, montada en la negativa, no hace falta ser un lince para llegar a la conclusión de ha debido haber otra mano que cambiara el rumbo, que podría serles negativo.

Eso; sin la menor duda. Y es, lo que de alguna manera ratifica mi tesis de  los mascarones de proa.

Eloy R. Mirayo.