jueves, 27 de julio de 2017

POR PURA LÓGICA.

Al repulsivo tirano venezolano le ha de oler la cabeza a humo de pólvora. No sería serio, ni decente y honrado que semejante matón tabernario de puerto pirata, acabe sus días viejo y seboso rodeado de los suyos, si es que esa clase de gente los tiene. Este tipo burdo y sanguinario que tanta sangre inocente está derramando en Venezuela, debe morir ahogado en su propia sangre, si es que en aquel país algún buen día llega a establecerse la Justicia.

Mira que mono está; solo le falta el caballito de cartón y el gorro hecho con papel de periódico, para alcanzar la dignidad que se merece.

Esta clase de seres, seudo humanos, persiguen con saña el poder y, cuando por desgracia ("Caída de economía venezolana sería la peor en 13 años y con una inflación récord") para quienes les tienen que soportar lo alcanzan, nunca lo utilizan para lo que ese Poder se creó, sino como fuente de su enriquecimiento particular y para el resto de su "partida" alcancen sus migajas.

En quince años de lo que se ha dado en llamar Revolución Bolivariana, aquel invento del 

difunto Chávez que iba a redimir a los explotados, repartiendo los beneficios nacionales entre los necesitados, el resultados no pueden ser más reveladores: desempleo 25, 35%; pobreza extrema, 51,51%; pobreza total 81,77%; inflación acumulada 170%; la última variación del PIB, 7,4. En cuanto al desarrollo humano, no existen datos en los dos últimos años.

Llevándolo al mundo de las curiosidades podría decirse que en Venezuela es como el clásico problema irresoluto de llegar a saber quién fue el primero, si el huevo o la gallina. Tampoco allí se sabe quién fue el huevo, si Chávez, y ahora Maduro, o Podemos, y la gallina, Podemos, o Chávez y ahora Maduro.

Seguro que los venezolanos, por la ayuda de los muy bien pagados podemitas, estarán agradecidos a este país, el nuestro, de por vida.

No es una de las costumbres del ciudadano medio de este país, el "escarmentar en cabeza ajena" pero, viendo el juego que los "iluminati" de Podemos han practicado y enseñado a los hijos putativos del bolivarismo, lo tengan en cuenta para las próximas elecciones que se lleven a cabo en este país. 

Sería bueno que se piense, aunque solo sea por una vez que, por malo que sea, que lo es, lo que en estos momentos nos achucha, la ley de posibilidades asegura que, siempre podrá venir un cabronazo con su corte de cabezones que digan: ¡nosotros Podemos!. Y lo hagan peor... por pura lógica.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario