domingo, 18 de febrero de 2018

POR NUESTRA PROPIA SEGURIDAD.

La demostración de pérdida de libertad de los españoles es que ahora nos sentimos constreñidos como jamás nos habíamos sentido antes: más prohibidos que permitidos; más vigilados que protegidos; más perseguidos que liberados. 

Eso lo notamos más quienes hemos vivido otros modos y maneras bajo las normas, en otra "época" -quienes no tuvieron esa suerte, es obvio que no puedan hacer la dolorosa comparación que les lleve a admitir que este sistema es un traje de tela basta que nos aprieta por todo el cuerpo, hasta dejarnos prácticamente sin aliento-.  

Los esfuerzos de los vividores de este sistema político -quienes lo dirigen y manipulan-, en aquello donde han marcado con más ahínco y notoriedad su acento, es en tenernos a todos los españoles y españolas (no se vaya a cabrear aún más la señoría portavoza de los comunistasa) totalmente desnuditos y desnuditas, 

como criaturas recién nacidas, ante su fiscalizador visor -el ojo que todo lo ve-, para que no podamos tener ni el más mínimo e inocente de los secretos. De ninguna índole; no sea que...

El sistema ha establecido la maldad suprema -herencia de la época más cruel del comunismo, ancestros de Podemos e IU-; modelo  que acabará, de seguir por la senda que se camina, por tenernos a todos y todas, sellados la boca, tapados los oídos y, como fardos de materiales inservibles, 

atados piernas y brazos, y amontonados en cualquier cobertizo. Y no nos sirve de nada saber que, más o menos, así está el patio en Europa y en el resto del Mundo.

"La dimensión más esencial de la Libertad de una persona es su privacidad".

Oración magistral de don Julio Pomés -que he tenido la suerte de poder leer-, sacada de un artículo en la prensa. Pero, don Julio Pomés: es que también la privacidad se nos ha escamoteado, con la aparición de teléfonos móviles y ordenadores que, con sus indestructibles memorias, usando la excusa de que son una gran ayuda para las labores policiales, los políticos lo usan como riendas para dirigirnos sin posibilidad de protesta.

Lo cierto es que el largo del dogal que nos ha sido aplicado durante estos últimos cuarenta años, no nos permite dar mas de dos pasos en nuestros "permitidos" paseos. Defienden su utilización asegurando que es por nuestra propia seguridad, ante los peligros existentes.

Del catálogo de derechos individuales y colectivos, han sido sacados uno a uno todos ellos, como el odontólogo saca los dientes de la boca gravemente atacada de piorrea, dejándonos "desdentados", 

sin anestesia y sin posibilidad de prótesis, usando y abusando el mal enfrentado terrorismo, para acojonarnos, con los demás peligros existentes, de latente amenaza.

No deja de ser cachondeo puro lo que usan cundo nos intentan convencer, asegurando lo bueno y sano para la salud que resulta alimentarse a base de purés y sopicaldos instantáneos, solo tragando, mientras la oficialidad se enfrentan a diario a un 

chuletón de un kilo, bien regado con un "Rioja" de buen año. 

Eloy R. Mirayo.

viernes, 16 de febrero de 2018

CON UN CANTO.

... y es que tenemos una clase política en el país, de lo más abigarrado que nadie pudiera imaginarse. 

 A la vera de los leones 

(Daoíz y Velarde, también llamados Benavides y Malospelos) que sestean aburridos desde el famoso día 23F, en la puerta del Congreso de los Diputados, se reúnen -hay quien cree que tratando de encontrar una nueva forma de jodernos a los demás- 

personas, "personajes", y personajillos -los tres con sus ellas- de distintas procedencias territoriales; de diferentes formas de asimilar la educación; de quienes carecen totalmente de "eso"; de distintas leches y distintos polvos -lácteos-

pero todos se parecen, como si hubieran sido clonados, en sacarle al cargo todo cuanto les sea posible mientras "el tren no salte las vías", no sólo en lo que se refiere al sueldo que cobran por na y menos que merezca la pena, que también en el uso -muchos de ellos en escandaloso abuso- de medios de transporte, tanto aéreo, como terrestre. Y también son afines, en la extrañísima finura de piel que les exige -ellos y ellas- hacer uso de toda clase de graciosos servicios y comodidades con las que el Congreso de los Diputados y el Senado se han dotado -pagados por quienes jamás llegaremos a usarlos-, para uso y disfrute de sus señorías y señoríos -que no se nos enfade la portavoza de los comunistas-, y también para relajarse tras el tremendo esfuerzo de apretar el botón de sus escaños: 

baños en la piscina, sauna, cuartos de baño completos. No; completos no parecen, según me cuentan, los cuartos de baño porque parece ser que las tazas, donde se aculan, aunque tienen un juguetón chorrito de agua que certero apunta para el aseo de sus "señoriales" intimidades, carece de una lengüetilla de suave gamuza que, yendo y viniendo, les seque y saque brillo a sus ojetes que, más de uno tendrá irremediablemente erosionado por la antigua costumbre de "limpiárselo" con un canto/piedra. 

Así reza el ancestral y sabio consejo rural que más de uno de ellos ha de llevar interiorizado: "si vas a cagar al campo, te limpiarás con un canto". Y no todos habrán tirado aún la piedra, por si acaso se vuelven lógicas y han de regresar a sus orígenes.

Cuando las cámaras de televisión muestran la entrada o salida de los diputados, todos revueltos -como el "cocido en la olla"- del Congreso de los Diputados, a mí me cuesta reconocerlos, a veces cundo van juntos los de Podemos y los de Esquerra, que me parecen tomas antiguas del día del Orgullo, ese al que viene tanta gente desde todas las partes del extranjero; otras me parece estar en los días de los carnavales. Y cuando les llego a reconocer, apago el receptor y me pongo a tocar la guitarra.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 15 de febrero de 2018

¿NO HAY NADIE RESPONSABLE?.

Parece ser que el atentado de Parklan (Florida) que se ha cobrado diecisiete víctimas mortales y una cuantas decenas de heridos, era "algo" que estaba en la cabeza de todo el mundo (profesores, alumnos y sus familiares), menos de las altas autoridades locales. Es como si las altas autoridades sintiéndose suficientemente protegidas, lo que les ocurra a los demás, les importara un pijo.

Un comentario muy repetido era "que si algún día alguien se ponía a disparar en el centro sería él (Nicolás de Jesús Cruz). Un individuo de solo diecinueve años, ex alumno de ese instituto, que alardeaba en los modernos medios, mostrando toda clase de armas que tenía en su poder, tanto de fuego, como grandes machetes. A ese asesino ya se le había cogido con una mochila sospechosa, en las dependencias del instituto, después de haber amenazado a varios condiscípulos, por lo que fue expulsado del centro educativo. Esta vez, pertrechado con un AR-15, 

máquina de matar, terrible; ha sembrado de cadáveres un lugar donde se intenta educar a chicos y chicas de hasta su misma edad. En algunos estados comprar un arma similar es tan sencillo, como comprar un "perrito caliente" en uno de esos carros ambulantes. Eso no puede ser cosa buena. 

Este mismo mes -febrero- hubo otro tiroteo en California y en lo que se lleva de año, otros tres tiroteos más, dos en Texas y uno en Kentucky;  la sensación que a mí me crean sucesos de estas características es que debe ser muy difícil hablar de un lugar en el que se pueda vivir tranquilo y seguro en los EEUU. 

(Desde este sencillo blog, que recibe visitas casi a diario de Florida, quiero dejar patente mi dolor, ante suceso tan terrible e irracional. Y ruego a Dios, en mis oraciones, que acoja en su seno a las víctimas y les dé a sus familias su precioso consuelo).

La indolencia de la autoridad política, no es solo una característica que les marque a esas autoridades americanas; eso es una especie de vínculo que une prácticamente a las altas autoridades de todo el mundo, como se puede demostrar estudiando los atentados que se han sufrido en Europa y, por lo que nos atañe, en España. 

En el bestial atentado de Barcelona, las autoridades competentes en la materia habían recibido desde EEUU, la advertencia de un atentado en las Ramblas

y, como las autoridades siempre están tan bien protegidas, hicieron caso omiso a la advertencia de gente tan bien preparadas contra el terrorismo.

Algo por el estilo ocurrió en Francia, Bélgica, Inglaterra, Suecia, Rusia.

Es incomprensible escuchar a una de esas altas autoridades que el tal terrorista, estaba en la lista policial, considerado como individuo muy peligroso. 

Lo que a muchos se nos ocurre preguntar es si es que las autoridades competentes del país, creen que es suficiente medida, con los antecedentes que existen, mantener a gente peligrosa, llegados de países muy "calientes", simplemente en una lista? ¿No sería mejor expulsarles del país?.

Y, antes las terribles consecuencias de tanta indolencia ¿es que no hay nadie a quien hacer responsable? No me lo puedo creer.

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 14 de febrero de 2018

¿MENTIRAS O ENGAÑOS?.

Que este sistema político necesita un replanteado, no creo que haya nadie, por muy fan que sea de esta Democaca, a quien le quepa la menor duda.

Como la sábana vieja y gastada, se va por las costuras que se le han cosido a las piezas de tela, con las que se les haya remendado los rotos.

Observando sobre una supuesta atalaya desde la que se dominase todo el "panorama", 

no creo que hubiera en el Mundo ninguna persona, o persono (no se enfade la señoría portavoza comunista) súper inteligente o del montón como yo, que pudiera dar crédito a lo que podría estar viendo por sus ojitos, como algo que estuviera ocurriendo en realidad, y no en una "película de chinos" que se estuviera pasando en una macro pantalla de televisión.

Toda la vida oficial de este país vive montada en la mentira y el engaño. Estando todo en precario, como está, cada día aparecen gentes en los medios de comunicación, contándonos las milongas de que estamos viviendo en el idílico país de "las mil maravillas de Alicia". 

Nos mienten con la mayor desvergüenza y nos engañan con el mayor de los descaros.

Parecen sonar al mismo compás, pero no; mentir es una cosa, y engañar otra bastante diferente, como dice la ciencia.

Según estudios muy profundos "mentir es afirmar algo que es falso". Muy distinto es Engañar. "En este acto existe una voluntad, una premeditación, la búsqueda de un beneficio y, por qué no, hasta el perjuicio de otra persona". 

Mentir es afirmar algo que no existe, ni ha existido jamás, es como decir que la noche del 5 de enero, vienen los reyes magos.

Engañar es afirmar que hemos salido de la crisis, aquí en España, cuando lo cierto es que la gran mayoría de los españoles y españolas, seguimos teniendo las mismas dificultades en las que nos metieron hace años, los mismos que afirman habernos liberado, sacando beneficio de ello, sin importarles -conscientes de ello- el daño que nos infligen.

Los políticos -todos- nos mienten de corrido y durante todo el tiempo que duran las campañas, ofreciendo soluciones y mejoras de todo tipo que una vez pasada la "juerga de la papelina", resultan tan falsas como suelen serlo quienes ofrecían esas soluciones y mejoras. 

Pero lo peor es que, a continuación de posar el culo en la canonjía de turno, nos engañan sacándonos los cuatro cuartos que nos quedan, para costear las soluciones y mejoras que jamás aparecen para poder disfrutarlas.

La señora Báñez, ministra de trabajo ha asegurado que, a partir de 2013 la recuperación del empleo nos ha llevado en el último trimestre de 2017, según la Encuesta de Población Activa, a recuperar todo el empleo indefinido que había al inicio de la crisis.

Este tipo de declaraciones en qué apartado las pondremos ¿en mentiras, o en engaños? Pues... Eso mismo.

Eloy R. Mirayo.


martes, 13 de febrero de 2018

CARA FEROZ.

La cara feroz que desde hace algún tiempo presenta el feminismo español -como el del resto del mundo-, es la sucia cara de la homosexualidad beligerante, en la lucha sin cuartel por lograr la hegemonía de la especie. Sucia cara, tan ridícula, despreciable e inaceptable como la sucia cara de la heterosexualidad excluyente. 

En el contexto de lo que quiero decir en esta cuartilla de mi blog, está la intención de dejar claro que es en estos momentos el lesbianismo tozudo, agresivo y faltón, quien ha tomado el gallardete, la pradera y ha cavado las trincheras, desde donde disputar -a cara de "pitbull"- 

al hombre, su específico espacio y, como máximo "competidor", la posibilidad de crear su propia familia, junto a una mujer, cuidado ambos de sus hijos.

El feminismo que tanto prolifera por los medios de comunicación recitando su catecismo de injusticias laborables y económicas (algunas ciertas), como los niños del Colegio de San Ildefonso cantan los números del último sorteo del año, de la Lotería Nacional, 

se le nota a distancia la falsedad, porque no le interesa la mujer como ser humano receptor de mal trato por el hombre ¿en qué país estamos? No se trata de conseguir con sacrificio y altruismo un estatus (50%), en la convivencia con el hombre, de manera total, como un camarada, sino que usan las espaldas femeninas y otras afeminadas, como medio para alcanzar una posición fuerte de poder (existen alcaldesas en lucha contra las expropiaciones, que han perdido la memoria) como arma decisiva de su victoria.

Para esa subespecie el hombre, para lo único que les sirve es como simple surtidor de semen, con el que crear una sociedad, con el aborto legalizado, solamente de "Amazonas", sus "amantas" y el necesario cuerpo de matronas para la procreación. ¡Venga ya!. 


Pero, a estas alturas ¿quiénes son los imbéciles que piensan que el hombre

es más inteligente que la mujer o viceversa? 

Solo la superior fuerza física crea una diferencia, aparte de las diferencias biológicas que no tiene por qué entronar en la superioridad a ninguno de los dos sexos; la inteligencia -yo, que soy creyente- es el maravilloso regalo que Dios repartió por igual.

Las personas normales, mujeres y hombres, vivimos una normalidad evolutiva que poco a poco, a velocidad también normal, va obrando por el equilibrio suave y cómodo, lejos de la traumática revolución, limando diferencias justificadas solo por la antigüedad de su nacimiento pero que hoy, su existencia obsoleta, representan un inaceptable agravio para la mujer y una indignidad para el hombre.

Eloy R. Mirayo.


lunes, 12 de febrero de 2018

"HACER SANGRE".

Ha de ser penoso para unos buenos progenitores (que palabreja tan cursi) invertir tiempo y energías en echar un polvo conyugal y el resultado nueve meses después, es un proyecto de ser humano que deriva en estos especimenes del paleto separatismo. 

No son esa caras caretas sobre rostros para hacer el ridiculizar en el carnaval que se avecina; son sus propias caras, sin retoques malignos. ¿A qué son necesarios los retoques?.

********

Pero no es de esta gente de lo que hoy me apetece hablar, sino de terrible feminismo que, con el odio como fuerza motriz, se está introduciendo en la sociedad como el cáncer se introduce y expande en el órgano que se encuentre más débil de nuestro organismo.

La lucha de las personas por sus derechos también tienen sus formas, y no es la mejor manera de usar esas formas insultando a todo el mundo, aunque la gran mayoría del mundo sea inocente. Eso, es atentar contra los derechos de otras personas.

Debe ser terrible la herida psicológica que supongo le deja a la víctima de violación sexual, para toda su vida, un hecho tan abyecto y reprobable; pero yo (Eloy-Rufino Mirayo Torres), no soy un cerdo, sino un hombre que jamás he intervenido en algo tan digno de la más dura de las sentencias, entre las que incluyo la Pena Capital. 

No hay excusa ni para las mujeres que desfilaron por la pasarela, ni para quienes pergeñaron y movieron los hilos propagandísticos del acto absolutamente político, en una dirección y con el destino muy claro de "hacer sangre" contra la otra mitad de la pareja humana, aprovechando la Semana de la Moda de Nueva York.

No es la primera vez que la abogada y empresaria Myriam Chalek, ha montado eventos ridiculizantes (lo hizo usando enanos) de personas e instituciones políticas, internacionales con finalidad política.

Las maneras de hacer de esta mujer, son casi idénticas a las que desde hace ciento y pico de años viene practicando el comunismo por toda la Tierra: no se trata de dialogar y convencer al enemigo de que su propuesta es la mejor para caminar juntos, en paz y armonía, por la buena senda; para ellas y ellos, al enemigo que han elegido -que en este caso no lo es- hay que eliminarle, machacarle, sacarle maltrecho del cuadrilátero, aunque el elegido como enemigo, nunca se haya subido a él. 

Lo que viene a demostrar que personas como la señora Myriam Chalek, abanderadas de una causa a favor de la igualdad entre sexos, es una empecinada militante en pro de la desigualdad, excluyendo todo lo masculino; incluyendo al hombre.

Hay que tener muy presente que lo que ocurre como algo singular, no se le debe presentar como una generalidad, porque ello puede llevarnos a lugares muy peligrosos.

Algo así lo escribió George Orwell, en una novela corta, "Rebelión en la Granja". Los cerdos expulsan a los humanos de la granja, y terminan los cerdos viviendo de la misma manera y con los mismos vicios que los humanos que fueron expulsados.

Eloy R. Mirayo.

viernes, 9 de febrero de 2018

EL MÁS ALTO ESCALÓN DE LA IMBECILIDAD.

Hoy un imbécil, en la COPE, en el programa de Carlos Herrera, en una elegía a Mariano José de Larra, ha soltado, intentando hacer comparación entre "la libertad" de este sistema y el anterior régimen de gobierno, haciendo alusión a "unas cadenas franquistas", que habían estado encadenando durante los 40 años que duró, al pueblo español.

Solo desde el tercer y más alto escalón de la imbecilidad, se puede decir, mientras se está loando el indiscutible mérito literario de una persona que se suicidó por motivos del "corazón", cien años antes de que "empezase el calvario de los españoles bajo la terrible bota militar de Francisco Franco", afirmación tan lejos de la realidad.

Existen historiadores interesados asépticos que lo que les guía siempre, es encontrar los hilos sueltos del pasado para retejer con ellos el lienzo que, como una fotografía, se pueda ver y entender la Historia. Y también como la zona oscura de la Luna, existen historicidas que el único interés que les guía, empujado por la envidia que les brota de su escaso valor humano, es desacreditar un modelo superior, usando cualquier medio y cualquier momento.

Mayor libertad personal de quienes no nos metíamos en líos, que componíamos la mayoría del país, en aquel tiempo. Se vivía sintiendo menos el peso de la política sobre las personas y también, el bolsillo recibía menores agresiones impositivas.

Hoy, tanto el ministerio de Interior, como el ministerio de Hacienda, conocen el movimiento y tienen toda clase de datos fiscales y personales y laborales de las personas; de lo más insignificante, a lo más grave. De ella conocen desde la marca del tampax que mensualmente se pone, hasta la talla de las copas del sostén que usa, además del más mínimo movimiento. Y de él, desde la talla los gallumbos, hasta el largo en centímetros de su pene en descaso y en erección, además si juega o no al Mus, a la gallineta ciega. Todas y todos nos tiene en el "bombo" de súper ordenador estatal, siempre a mano de la autoridad.

Cuando alguno de estos imbéciles habla de libertad, nos debería explicar con claridad como es esa libertad que dicen que hemos alcanzado. Porque yo, desde las rejas en las ventanas de mi casa después de haber sufrido dos robos y de haber sufrido un intento (solventado por mi) y un robo en mi establecimiento, además de todos las prohibiciones con los que nos tienen cercados gobiernos y ayuntamientos, he perdido la conciencia de lo que es la libertad.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 8 de febrero de 2018

"LA ZOTE" DE LA RAE.

Es fácil la demostración de que los españoles, desde hace mucho tiempo, estamos convencidos, porque la Democaca esta -la que disfrutamos de diario-, nos ha ayudado a evolucionar, rescatándonos de debajo de la boina, que "para ser burro, no es necesario estudios".
 
Esa especie de refrán que a tantos de nosotros nuestras queridas, o no, abuelas nos dijeron en los lejanos tiempos que fuimos escolásticos, bien se les pudiera decir, a la oreja y bien alto para que puedan asimilarlo, a muchos -quizás muchísimos- de los "culos y culas" que se sientan diariamente en los escaños del congreso de los diputados y diputadas -lo encabezo en minúsculas; ahora no se merece mejor trato-. "Para ser diputado o diputada, la Democaca nos demuestra que no es necesario desacemilarse en las aulas," como nos da ejemplo de ello la señoría Irene Montero, "portavoza" de los comunistas de Podemos y sus escurriduras.
La vida me ha enseñado, igual que a todas las personas normales, que la gilipollez, aunque se puede disimular enseñando títulos universitarios -sabe Dios de qué manera conseguidos-,  parafraseando el refrán, "antes se coge a una gilipollas o a un "gilipollos" que a una coja o un cojo". Siempre se muestra.
 
Ha sido suficiente una mini rueda de prensa en los pasillos del congreso de los diputados, para que sea una afirmación absoluta y sin posibilidad de discusión la existencia de la gilipollez. Esta vez como otras ("miembros y miembras" de la ex ministra, Bibiana Aido o "jóvenes y jóvenas" de la ex de Felipe González, Carmen Romero) no lo enseña (la gilipollez, no seáis mal pensados) la "portavoza" de los comunistas y sus escurriduras que, para mejorar la gramática, debería decirse "la voceras", que la gilipollez es infinita en algunos seres humanos. Y algunas personas y "algunos personas", por mucho que usen la gilipollez -barra tontería- siempre le tienen esplendorosa; como en su primera apariencia.
 
"Irene Montero defiende 'portavoza' para dar visibilidad a la mujer y recomienda más feminismo a Méndez de Vigo" (recogido de la prensa).
 
Y parece que en sus redes sociales, donde compadrea con sus necios votantes, en cuanto a la corrección hecha por la RAE suelta -otra gilipollez- "la RAE también tiene mucho que hacer para defender la igualdad".

Por supuesto ¡faltaría más, señoría! (desde que la señoría cuesta tan poco, he puesto a mi caballo, señor don potro); claro es que todo cuanto existe en el mundo, según ustedes los comunistas, necesita de una reparación a la "staliniana". Que es para lo que ustedes, los de Podemos y escurriduras, ha aparecido como la mierda en un pastel.
 
Otras perlas de la señoría Montero: "a veces desdoblando el lenguaje, aunque no suene muy correcto, se puede avanzar en la igualdad". Cuando alguien se enroca en la gilipollez, no se puede pensar en un lapsus. Lo que usted ha perpetrado contra el diccionario de la lengua española no es un desdoblaje,  sino una puñalá trapera con el mango de un soplillo. La voz -qué gracia- comienza en femenino y, a ninguna persona normal -a la señoría Montero puede ser que sí- se le ocurriría decir "el voz o el tierra" buscando la paridad, porque lo que resultaría, como con sus ocurrencias, sería una parida así, como esas otras: "ya son demasiados los siglos en los que el lenguaje se utiliza como instrumento para perpetuar el machismo en las sociedades", ya que "la mayoría" de los idiomas "usan el masculino para referirse también a la otra mitad de la población". En este sentido, ha recordado que "lo que no se nombra suele no existir".

Irene Montero, "la zote" de la RAE.

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 7 de febrero de 2018

EL QUE JODE, SIEMPRE ES EL DELINCUENTE.

Repasando el articulillo que puse ayer en mi blog, he llegado a la conclusión de que no he dejado suficientemente claro que yo, también, estoy en contra de la Cadena Perpetua Revisable. Si, yo también estoy en contra porque tanto a mí, como a varios millones de españoles más, lo que nos apetece es que se aplique la pena de Muerte, (me da igual el sistema) 

cuando la Justicia vea que la gravedad es superlativa como, por ejemplo, atentar contra la unidad territorial de España; el encabezamiento de un "cártel de la droga", responsable de tantísimas muertes; de violadores contumaces, 

que tras su paso varias veces por la cárcel, a su excarcelación, siembran el terror entre las mujeres, volviendo violar tantas veces como quieran, sin ningún interés por regenerarse; a pederastas que tantísimo daño son capaces de sembrar en niñas y niños indefensos, desgraciándoles a muchos para el resto de sus vidas; de terroristas, nacionales o extranjeros, inhumanos asesinos creadores de espeluznantes masacres; 

de políticos que llevándose (robado) a paraísos fiscales el dinero de todos los españoles, han semi arruinado a España. En fin, de todos aquellos delincuentes que con tanta insistencia nos están haciendo la vida muy difícil, y la muerte muy fácil.

Esa es mi posición, no en caliente por el asesinato bestial que sufrió Diana Quer, a manos del asqueroso de la foto; 

es mi idea en cuanto a cierta clase de delincuentes, desde que tengo -o al menos creo tener- uso de razón.

La pena de muerte, en cualquier país civilizado que se atreviera a tenerla prevista en su panoplia de sentencias judiciales, no es algo que como la lotería, toque por sorteo, sino que es algo que personalmente se busca, con un extraordinario maligno proceder.

Y no vale, como decíamos ayer -qué cursilada- utilizar la resobada gilipollez de "no hay que legislar en caliente" 

(como si el suceso fuera un garbanzo en el "arroz con leche"), porque si esa fuera la idea oficial válida, -que eso parece- no existiría jamás el momento de hacerlo, ante el goteo de asesinatos, actos terroristas, sangrientos ajustes de cuenta, y otros graves delitos que, con periodicidad casi  diaria, aparecen sobre nuestra geografía, los legisladores se ganarían el sueldo a traición, ya que no podrían legislar en absoluto, mientras que por falta de sucesos "calentorros" se lograre el más que conveniente enfriamiento delincuencial.

"Aborrece el delito y compadece al delincuente". Pues ¿qué quieren que les diga? El delito no existe, mientras no aparece el delincuente que lo comete. 

Por ejemplo; el cristal ¡blindado! del escaparate de mi comercio, estaba en perfectas condiciones, hasta que un delincuente llego armado con un gran mazo de hierro y de dos mazazos lo hizo añicos, metió la mano por el roto y se largo con más o menos 6.000 euros, en mercaderías de mi propiedad. El delincuente, mis muy señores míos, se largó, dejándome con la rabia de no haberle podido pisotear los hígados, y allí quedó su delito. 

Aún sigo esperando la ayuda, económica, o al menos moral, de esos "jesuitas falsos" que acuñan como si fuera su vereda vital, lo que en la práctica resulta un falsísima oración porque, el que jode, siempre es el delincuente.

Eloy R. Mirayo.

martes, 6 de febrero de 2018

CASTIGO AL DELINCUENTE, Y PROTECCIÓN A LAS PERSONAS DECENTES.

El debate, no sólo en la 1 de Televisión Española, en su programa Los Desayunos de TVE -como ha sido esta mañana-, sino en todo el país, sin ningún tipo de discriminación.

Hoy lo que interesa es, por parte de un gran número de personas, prácticamente, los que no han sufrido el delito en sus carnes, dulcificar; quitar incomodidad; en pocas palabras, reconocer al reo el derecho a cumplir una condena más corta que la que en su momento dictó un juez.

Los establecimientos penitenciarios, en primer lugar, algo que parece haberse olvidado, se crearon para castigar al delincuente, porque para educarlo, ya existían los colegios y se tenía claro la separación entre el bien y el mal.

Castigo al delincuente, y protección a las personas decentes, fue la doctrina que impulsó, sin duda, a quienes tuvieron el buen gusto de reconocer el derecho de las personas honorables incapaces de delinquir, en cualquiera de las posibilidades (incluso de hacerse políticos); posibles piezas propiciatorias para el delito.  

Si, la cosa ha cambiado y es, creo yo, porque los cambios están confeccionados, y se siguen confeccionando, por conciencias turbias, temerosas de que en cualquier momento, por sus "enjuagues", pudieran sentir sobre la chepa el frío vaho de la Justicia. Si no es así, para muchos millones de seres humanos, es algo que nos resulta incomprensible.

En estos últimos tiempos, ante la poca atención política, que no policial, a las víctimas y a los derechos de "reposición" de sus familiares, la discusión gira al derredor de la sentencia a Cadena Perpetua Revisable,  a los 25 años.

Poco reconforta 

(Irene Villa)

a la víctima inválida por acto de terrorismo o por ataque de un delincuente simple,

ni para los familiares de las víctimas, el que los responsables de esos hechos, estén 25 años -o más, según la revisión- encerrados en la cárcel, pero mucho menos reconfortante les debe ser ver  que esos "verdugos despiadados" 

(Idoia López de Liaño, 23 asesinatos. Ahora es libre y deja atrás una condena a 2.111 años de cárcel, de los que cumplió 23 años, uno por cada persona asesinada), campean libres por las calles, sin haber cumplido ni la mitad del tiempo de duración de sus condenas.

La coartada 

tras las que se parapetan los memos de siempre, presumiendo de buenísimo, es  la tronera de "que no se debe legislar en caliente".  ¡Claro! ¿Para qué están los siglos?. Eso, sin el menor atisbo de vergüenza, lo vienen diciendo en los medios de difusión, esos mismos memos y memas, que no tienen mejores prendas que aportar.

Lo peor es las opiniones de ciertos juristas de: 
"Cadena perpetua: un castigo inhumano y degradante".Es difícil imaginar un castigo más cruel que la cadena perpetua, que es condenar a alguien a vivir sin horizonte, sin esperanza, sin futuro"

Eso que hemos entrecomillado, entre otras cosas del mismo tonto -perdón, quiero decir tono-, es la opinión que defiende la señora Mercedes Gallizo, quien fuera directora de prisiones con los socialistas. Es estúpido que la señora Gallizo no sea capaz de encontrar un castigo peor que la Condena Perpetua; pues es una verdadera pena que los 823 asesinados por ETA, por motivos obvio, no le puedan dar su opinión al respecto pero, quizás si les preguntara a las mujeres que fueron violadas, su busca por encontrar algo peor, tendría fin.

Yo me encontraba limpiando una bomba del escudo de Artillería que había en la puerta principal del cuartel del 71 de Artillería, cuando sacaron a los artilleros que estaban castigados en los calabozos; uno se me acerco y me dijo "ahí, puede entrar cualquiera" a lo que respondí ¡Yo, no!. Me licencié impoluto. A lo mejor la señora...

Eloy R. Mirayo.

lunes, 5 de febrero de 2018

ACOJONADORES OFICIOSOS.

El temporal de frío, agua y nieve, está pintando a nuestro país de blanco -todo el, la foto es de Canarias, donde ha nevado en casi todas sus siete islas-; 

parece querer compensarnos de la sequía que hemos sufrido, que ya amenazaba restricciones en muchos de nuestros municipios. Esta nieve es magníficamente saludada porque promete una recuperación de la capacidad de los embalses 

y hará que las aguas de nuestros ríos, con el mayor caudal que lleven, ayuden a la regeneración de sus cauces y la recuperación de sus especies. 

Pero esta circunstancia no afecta solo a España, que también de blanco está parte Europa y los EE.UU., y algún etcétera más.

El frío ha llegado con clara presencia, y los copos de nieve cayendo blandos del Cielo, sobre la Diosa Cibeles y sus leones,

en Madrid, e igual que otras de nuestras capitales, en su centro, a pesar del calor que producen las calefacciones de las viviendas y el tráfico de vehículos, nos dice que la exageración de los "acojonadores oficiosos", asustándonos con los "calores del infierno", al menos por el momento, tendrá que esperar, como poco, hasta que llegue el deshielo por el mes de abril.

Estas cosas, a los "acojonadores oficiosos" yo sé que les fastidia en sus "infalibles" augurios. Ahora tendrán que sacarle el termómetro que le clavaron a la Tierra, como las mamás se lo clavan en el virginal ano a sus hijitos e hijitas, cuando los nenes y nenas son atacados por la fiebre. 

Ahora, recuperado el termómetro, yo les he encontrado es buen lugar donde bien podrían meterlo, en espera de que les surja de nuevo la ocasión de volver a intentar acojonarnos -hay con quienes llegan a cosechar, aunque parezca mentira, buenos resultados para su propósitos. 

Yo no tengo más remedio que ser respetuoso con la ciencia y los científicos, pues no es necesario haber ido a la universidad para reconocer los beneficios que la Ciencia nos ha traído -hasta algunos de esos beneficios los podemos utilizar para proteger la salud,

y llegar a disfrutar el confort todos-; pero creo -perdón por mi ignorancia- que una cosa es el respeto, y otra cosa es aceptar a pies juntillas su infalibilidad, quedando obsoletas muchas de sus creaciones, como el tiempo nos ha venido a mostrar en infinidad de ocasiones. 

Son los mismos científicos -los mejores- quienes menos creen en la infalibilidad e inalterabilidad de la Ciencia. Si ellos aceptan las dudas de su ciencia, imaginemos lo que pensaran de la seudo ciencia que enarbolan unos cuantos gilipollas con ínfulas de autoridad.

El descubrimiento de esta subespecie de científicos, no es óbice para que tengamos en cuenta todos nuestra obligación de, en la medida que cada uno tenga capacidad, cuidar del planeta; ayudar a que se mantenga en las mejores condiciones, aunque solamente sea por egoísmo, ya que su mejor visión nos afecta en positivo, tanto como en lo negativo, si no se impide su degeneración por abusivos ataques a su naturaleza.

Yo por el momento...

Eloy R. Mirayo.