viernes, 23 de junio de 2017

LUMINARIAS.

Una de las grandes cosas de la Democracia es su facilidad para crear luminarias que la iluminen y le den brillo: Konrad Adenauer; Margaret Thatcher; Helmun Koll; Ángela Merkel y ahora, cuando empieza a deslucirse la imagen de la rocosa primera dama alemana, aparece refulgente a cien, el recientemente elegido Presidente de la Republica Francesa, monsieur Emmanuel Macron.

Haciendo un somero estudio tomándoles como modelos a frau Ángela y a él, monsieur Emmanuel, 

se entiende perfectamente que a la Democracia europea le da lo mismo el modelo de la bujía, esférica o achatada, siempre que la luz que emitan le siga proporcionando la misma intensidad de brillo.

Como si hubiera intervenido el mismo cielo, en el momento más difícil porque la casi totalidad de los países miembros de la Comunidad Europea andaban a tal y media manta, lo que podría desestabilizar hasta hundir el Mercado Común, como consecuencia de la  madre de todas las crisis, frau Ángela encabezó la marcha (como hacen algunos políticos y políticas de este país, tras la pancarta del orgullo gay, para cosechar votos, o para conseguir ligues) y emulando al famoso flautista de Hamelin, 

ella sin flauta, claro, -probable que no la sepa soplar- pero con el Banco Central Europeo como camión de avituallamiento y el reparto por su férrea mano de algunas recetas, la mayoría de los países de la Unión, han podido solventar el problema.

Ahora por lo que parece, monsieur Macron es la delicada luciérnaga que como la "Campanilla" de Peter Pan, va echando polvos (¡luminosos!) sobre las cabezas de todos los líderes comunitarios ya, con mejor careto, al abrírseles mejores perspectivas.

El asunto es que ese somero repaso que yo, únicamente estoy capacitado para hacer, me parece que ambos son diferentes (he comprobado por las fotos que son una mujer y un hombre ¡jo!); que ella es energía y resolución, mientras él es delicadeza y reflexión. Ella y él son dos botones de muestra de dos diferentes formas de ser educados. Frau Ángela Merkel, se produce, al menos en apariencia, con el rigor de haber recibido un educación politizada muy rígida. Los movimientos de su cuerpo y extremidades parecen medidos milimétricamente para ahorrar esfuerzos innecesarios, lo mismo que su discurso facial que resulta excesivamente serio. Características de la educación que se impartía en los países comunistas.

Monsieur Macrom, como contraste, parece ser un hombre desinhibido; un personaje absolutamente relajado; alguien a quien los problemas no le agobian, porque si él no es capaz de resolverlos, alguien de su cercanía los resolverá. Se le adivina la suerte haber recibido una educación de largo recorrido; educación que quizás continúe funcionando pues, como es sabido, está casado con quien fue su profesora de secundaria, veinticinco años mayor que el. ¿Quién será el presiente en el Eliseo?

Eloy R. Mirayo.

jueves, 22 de junio de 2017

INEFICACIA O NEGLIGENCIA.

El terrible atentado contra las neoyorquinas Torres Gemelas, 3.700 víctimas mortales; 

el no menos terrible atentados del 11 de marzo Madrid, 202 v.m; de igual manera los atentados en París el 13-N, 132 v.m; atentado en Bruselas del 22-3-16, 34 v.m; atentado en Manchester 23-5-17, 22 v.m; fuego en Portugal, 64 v.m (por el momento); atentado en Berlín, 19-12-16, 12 v.m; accidente nuclear en Fukushima (Japón) 10-3-16; y un larguísimo etcétera que además de doloroso e infructuoso para la víctimas, no cambiaría el resultado que busco, por el resultado del esfuerzo recopilatorio.

Todos conocemos como ocurrieron los accidentes y quienes fueron los causantes de esas bárbaras matanzas indiscriminadas de seres humanos.


Esta claro que se trata de unos hijos de puta, carentes de sentimientos, que utilizaron aviones para estrellarlos en grandes edificaciones; usaron potentes explosivos; que empuñaron armas ligeras; asquerosos "carniceros" arrancando vidas a cuchilladas; quienes, para el mismo fin de asesinar, lo hicieron atropellando, usando vehículos; haciendo arder el monte; o por cualquier tipo de accidente más o menos natural.

Y ¿ahí se queda todo? No; la cosa no es así, tan simple. Las cosas que ocurren, nunca ocurren sin algo que las ponga en marcha. Las manillas de un reloj no se mueven sin que exista una fuerza motriz.

Conocemos la mano asesina y tenemos experiencia de lo fatal que pueden resultar los fenómenos naturales pero, lo que nunca llegamos a saber, es quienes son los responsables que existen en nuestra cercanía; aquellos grupos estatales que tienen como obligación prevenir los peligros, tanto los naturales, como los creados por el terrorismo, autóctono, como internacional. 

En los peligros naturales, para intentar conseguir que los daños producidos por terremotos, inundaciones, fuegos, etc., se minimicen y, en cuanto al terrorismo perseguirlo (a mí me encantaría, exterminarlo de raíz) con celo e intentar reducirlo antes de que llegue a actuar criminalmente.

Pero a pesar de que la cosa ha fallado clamorosamente, por ninguna parte aparecen los responsables (los políticos, todos ellos, saben muy bien escurrir el bulto cuando pinta en Bastos) 

en la práctica totalidad de los actos terroristas que han bañado en sangra a Europa y a Nueva York, las manos ejecutoras estaban "localizadas" y "controladas", según explicaciones oficiales. ¿Cómo es posible eso? Si se tienen localizados, se sabe de su alto grado de peligrosidad y se les tiene controlados, ¿quiénes fueron los gilipollas que les dieron cancha para actuar a todos esos hijos de puta? Y en Portugal, que nos viene a caso, ¿quiénes son los responsables de que el monte no estuviera suficientemente cuidado, lo que habría servido para que pocos, o nadie hubiera fallecido?.

Siempre los daños se exageran por ineficacia o negligencia de algún imbécil.

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 21 de junio de 2017

LA ASQUEROSIDAD DE SUS BABAS.

Me cuentan que varios diputados, al despedirse unos de otros, entre grandes risotadas se dijeron jocosamente: "hasta mañana, cuidaos". "Si; hasta mañana, y no os cuidéis que no hacéis puñetera falta". Así fue la despedida de fin de semana entre un grupo del PSOE y unos cuantos de esos de Podemos.

Si la corta conversación es cierta, y no una maledicencia vertida por lengua viperina, sería una indiscutible evidencia de que los comunistas solo dicen la verdad cuando piensan que no les ve nadie.

Lo cierto es que el sistema, como código de actuación, ha establecido la mentira y la ocultación de la verdad -que aunque parece lo mismo, no lo es-, como una de sus malvadas protecciones.

Los padres de la Constitución y de esta Democaca establecieron de entrada, en la escena política del país este, un funcionamiento ucrónico, del que cada quien pudiera reconstruir la historia -preferentemente la de los Cuarenta Años de Paz- sobre los hipotéticos datos que se quisieran establecer, pero sin salirse del principio cuidadosamente establecido de "lo políticamente correcto".

Y ¿qué es lo políticamente correcto? -habrá quien inocentemente se pregunte -. Lo oficial que marca la corrección política es el establecimiento de una hipótesis falsa, haciéndola pasar por verdadera como base de una presunta aséptica investigación, que pueda confirmar o negar al antojo personal o a los intereses de grupo, la existencia de, por poner un ejemplo, los montes Pirineos, que nos separan de Francia, o la existencia de Dios. 

Así, con el uso indiscriminado de una suposición caprichosa, una acción positiva para la mayoría de la sociedad llevada a cabo por alguien, vivo o muerto, a quien se le quiere denigrar, puede ser expuesta al público deformada como acción maligna, avalada con la etiqueta de un concienzudo trabajo científico, que demuestra con claridad cristalina como aquella supuesta buena acción, es en realidad acción muy perjudicial e injusta por dictatorial.

Ucronía fue lo que se utilizó para demoler El INI (Instituto Nacional de Industria) 

privatizando unas empresas nacionales y mal vendiendo el resto, porque todo ese conjunto resultaba oneroso para la economía nacional. 

Claro que hubo quien, "con el movimiento de aquel nogal, supieron, democaquitamente recoger la cosecha de nueces". 

La misma partitura ucrónica interpretaron para restar importancia tildándoles de monstruosidades ingobernables por obsoletos, a los grandes hospitales levantados durante aquellos cuarenta años en los que existía un Jefe de Estado, Francisco Franco, preocupado y ocupado, al que ahora, a buenas horas, andan aplicando con odio sarraceno una falsa hipótesis, separándole de su obra, al tiempo que esconden cuantas cosas se hicieron bien, acusándole de cuantas gilipolleces se les ocurre, que son muchas.

Y, aún con la trompeta más abollada que la de un titiritero, siguen machacando ucrónicamente con los restos humanos de quienes murieron en ambos frentes durante la guerra civil -de liberación del comunismo- inhumados en La Cruz de los Caídos, en el valle de Cuelgamuros. Lo que se hizo como símbolo de reconciliación, lo han ensuciado, como los caracoles, con la asquerosidad de sus babas.

Eloy R. Mirayo.

martes, 20 de junio de 2017

PAPELITO DE FUMAR.

Para quienes, después de arduos esfuerzos para encontrársela, se la cogen con un papelito de fumar para echar una meadita, el que se pida mayor rigor a la justicia para condenar a graves transgresores, es sinónimo de pensar con las tripas, demuestran no querer reconocer que el sentimiento de una importante mayoría de los habitantes de este país, tener las tripas revueltas, es por su culpa, nuestro estado natural. 

Cuando puntualmente la sociedad protesta ante un suceso grave, además de hacerlo con las tripas sobresaltadas, también lo hace con el necesario desarrollo de su cerebro; siempre con mejor funcionamiento que el de esos melindrosos.

No es sabia prudencia lo que les mueve, sino estupidez y escasez cojoncina de quienes ante cualquier barrabasada, hablan de utilizar únicamente las leyes, a sabiendas de lo complicado y lento que se mueven los legisladores en este país. Por eso, entre tanto, dan por bueno que se paliqueen las que están en vigor, que son con las que los políticos se protegieron las espaldas; leyes que anteponen los derechos del delincuente (así lo tuvieron presente), a los derechos legítimos que deberían ser reconocidos como inviolables de la víctima.

Si a las personas que formamos lo que alguien llamó, "mayoría silenciosa" nos valiera de algo, seguro que estaríamos durante las veinticuatro horas de los trescientos sesenta y cinco días del año, exigiendo la revisión de las condenas hacia mayor severidad, llegando hasta la pena de muerte en casos extremos. Y, si llegado el hecho criminal, con la "sangre" de las víctima aún caliente, alzamos la voz, se nos acusa de ser irracionalmente drásticos. 

Por desgracia esa energía no tiene el cauce necesario, que la convirtiera en un arma de presión política; de la buena política.

La sociedad sin galones está hasta el tupé, o hasta los cojones (como se quiera decir, según donde uno haya estudiado) de recibir en sus carnes toda clase de abusos y delitos, ajeno al interés estatal.

Que si los terroristas de ETA, GRAPO y FRAP, se nos llevaban a padres, maridos, esposas, hijos, nietos, amigos o vecinos, sin más motivos que el de estar allí en ese momento. Que si hay maridos, amantes, compañeros sentimentales o simples follamigos, que matan a sus mujeres, en muchos casos madres que dejan huérfanos, y familiares de todo grado, apenados por la pérdida. Que si llegan bandas y mafias que se matan entre sí, lo que tendría poca importancia, pero que cuando sacan las armas, también se llevan a alguno de los nuestros. Que si aparecen pedofilos que agreden sexualmente a criaturas de corta edad. Y, aparecen violentos violadores que, además de forzar sexualmente a mujeres, también las matan física o emocionalmente.

Los que dicen que a estás cosas las aplicamos el raciocinio de nuestras tripas olvidándonos de usar el cerebro, hay que sacarles de su humanitario auto engaño.

En estos mismísimos momentos, un violador múltiple, Pedro Luis Gallego Fernández, condenado a 273 años de cárcel (de los que cumplió 21) por 18 violaciones y dos asesinatos; puesto en libertad en 2013, ha sido detenido por volver a su criminal actividad. Ahora se le acusa, de momento, de dos violaciones consumadas y otras dos sin llegar a consumar. 

Estas flores de estufa de carburo, bajo la mesa camilla, seguro que no se han parado por un momento a pensar en el grado de sufrimiento que esas mujeres hubieron de soportar durante la agresión y el que les queda para toda su vida.

Los gobiernos tasan a su antojo, siempre a la baja, la reposición moral que los criminales deben pagar a sus víctimas:

Idoia López Riaño, alias "la tigresa" (yo la dejaría en, simplemente "tía zorra"). Autora de 23 asesinatos, condenada a 2.000 años de cárcel, ha sido puesta en libertad con solo 22 años cumplidos.

Hay quienes dicen que es inhumano tener tanto tiempo encarcelada a una persona. Los veintitrés asesinados por esa escoria humana, jamás volverán a la vida. 

Tiene "güevos" que ni siquiera haya cumplido un año por cada asesinato.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 15 de junio de 2017

Y ESTÁN ORGULLOSOS.


Los casos judiciales relacionados con corrupción política en España se reflejan, en 2015, en unas 1.700 causas y más de 500 imputados o investigados (de los cuales únicamente 20 han sido condenados y entrado en prisión). En 2013, según el Consejo General del Poder Judicial, en España se investigaban 1.661 casos de corrupción. Las comunidades autónomas con más casos en fase de investigación judicial eran Andalucía (8.440.300 hab.) con 541, y la Comunidad Valenciana(5.129.300 hab.) con 200 casos, y la que menos La Rioja (323.600 hab.) con 4.

Y están orgullosos todos ellos:
Caso Nóos; caso Púnica; caso Palau; caso Gürtel; caso Palma Arena; caso Caja España; caso Tarjetas Blak; el caso Juan Guerra; el caso Flik; caso Filesa; Cursos se Formación en Andalucía; caso Pujol; caso Malaya; caso Mercasevilla;

(Mariscada a cuenta de Mercasevilla)

el múltiple caso de los EREs en Andalucía; el caso Tibidabo; 

el caso Faisán;

los casos de las cajas de ahorro; los casos de los aeropuertos sin aviones; el caso del 3% del Ayuntamiento de Barcelona... El coste de la corrupción en España: más de 7.500 millones saqueados.

Ninguna de las comunidades autónomas están libres de la corrupción, como muy poquitos ayuntamientos, de los más de ocho mil que existen, puede presumir de estar limpios de grano y paja.


Y tienen la desvergüenza de ensalzar la efeméride, como si aquello, que se hizo hace cuarenta años en vez de ser la mierda que nos va cubriendo, 

hubiera sido el milagro que nos permitió alcanzar el Mana. 


Eloy R. Mirayo.

miércoles, 14 de junio de 2017

MOCIÓN DE CENSURA II. Y SE ACABÓ.

La moción de censura presentada por el capo comunista

contra Mariano Rajoy, está claro que no se presentó con el propósito de alcanzar la hazaña de desalojar al actual presidente del gobierno de este país y de paso, darse el gustazo de desahuciarle de la casita de la Moncloa, sino con el gilipollesco propósito de joder al resto de diputados, obligándoles a escuchar su única retahíla durante mucho más tiempo que de costumbre. ("Toque uste otra, tío Rilo -pedían los mozos del pueblo-; ahí va la mesma -contestaba el músico, soplando de nuevo en el saxofón").

Estas juergas que los políticos se dan de vez en cuando, nos llenan de esperanza a nosotros, los menos inteligentes; los que no hemos sido agraciados con el don divino de ser capaces de alcanzar un mínimo de conocimiento científico, porque vemos cercano el momento de llegar a  pillar hasta el más jugoso cacho político.

Quizás nos haría falta recibir clases de mala educación, chulería, despotismo, y hacernos con un diccionario de insultos y vejaciones.

La verdad es que todos los políticos han quedado retratados; 

y tal vez el que se ha ganado la orla, ha sido el estúpido ponente. 

Nadie me negará el derecho a decir que la moción de censura ha sido una gran estupidez, hija de la fanfarronería y del desprecio al sentido común de un menguado.

Mi tía Cayetana, cuando iba a comprar leche, se aseguraba de llevar en la mano el asa de su lechera de aluminio, limpio como el jaspe, porque decía que es una estupidez ir a la lechería a por leche, y no llevar la lechera. 

Ha resultado en estos dos últimos días, que el capo comunista ha acudido a la lechería sin llevar consigo la pertinente lechera de aluminio, por lo que volverá a su casa solo con la leche de sus circunstanciales socios, que parece ser bastante mala calidad. O sea; mala leche.

En la trágica historia de este país, que ya tiene cuarenta y dos años de dañina existencia, con esta son tres las mociones de censura que se han presentado. La primera la promovió el PSOE contra Adolfo Suárez en 1980, en la que a pesar de no tener éxito, si demostró el ponente estar a la altura, poniendo al presidente en las puertas del ridículo, y la segunda la planteó Alianza Popular en 1987 contra Felipe González. A pesar de los muchos casos de corrupción, y la participación de las instituciones en el caso GAL, tampoco fue agraciado con el "gordo". Cualquiera de las dos, con más sentido y mejor preparación que la que acaba de fracasar, tras la votación llevada acabo esta mañana en el Congreso de los diputados.

Las rápidas encuestas realizadas dicen que el partido más beneficiado después del tabernario espectáculo ha sido precisamente el PP; molino que quería derribar el escuálido Sancho Panza, 

mientras que don Quijote chapoteaba juguetón en la piscina del "Parque Sindical" de Madrid. 

Eloy R. Mirayo.

martes, 13 de junio de 2017

ENLOQUECIDOS SALTOS DE ALEGRÍA.

Es para sentirse avergonzado ante el mundo, por haber presenciado toda esta generalizada corrupción en silencio y, aún más avergonzado porque, a pesar de su variedad y gran volumen, ha sido digerida por la sociedad a la que se pertenece, sin siquiera producirle ni un pequeño eructo. 

Como un medicamento de aplicación anal, diaria, a los habitantes de este país se la han venido aplicando sin más protesta que la corta, en el tiempo, de lo que se denominó, "Extrema Derecha", FE, FN y Juntas Españolas.

Hoy estamos asistiendo a una moción de censura promovida por los comunistas de Podemos, contra don Mariano Rajoy, presidente del Parido Popular y del Gobierno de este país. Y siento cómo va creciendo mi vergüenza al comprobar una vez más lo poquito que se necesita en este sistema democáquito, para auparse sobre la cresta de la ola política.

La actuación de la ponente, la señora Montero, no ha pasado de ser una endeble recopilación de recortes de prensa. 

Más de dos horas repitiendo unos cuantos eslóganes sacados de los periódicos, no justifica el uso de una herramienta tan importante como debe ser una moción de censura al Gobierno en función. 

Los escuchas radiofónicos normales, no hemos sentido durante esos ciento veinte minutos de sonido monótono colegial, el menor atisbo de sorpresa. Alguien ha usado mucha tinta para escribir el guión de un larguísimo monólogo resumible en un cuarto de hora escaso.

Ese ha sido mi juicio personal que, escuchando después al Zar Rojo de Podemos repetir fielmente, hasta los últimos puntos y comas el "infiniiitoooo" guión, 

me ha hecho dudar de si no sería demasiado acelerado mi juicio, llenándome de dudas: yo estoy muy ofuscado; estos dos, muchacho y muchacha, son un par de gilipollas incapaces de ofrecer nada mejor como aportación a la gobernabilidad del país; o simplemente son otro par de sinvergüenzas que piensan como muchos vendedores de mercadillo rural, que es suficiente vender quincalla y mierda porque los clientes (los paisanos de este país) son un atajo de estúpidas criaturas que lo compran todo como si fueran creaciones de "Coco" Chanel, Paco Rabane, Emidio Tucci,

 o jamón ibérico, caviar iraní, o angulas de Aguinaga.

Como cualquier imbécil, cuando por estar vacío de contenido no tiene nada que decir, se agarra al primer asidero que les viene a mano el Zar Rojo se ha asido con inusitada fuerza 

al... gancho de ilustrarnos, a los habitantes de este país, empujándonos desde las primeras décadas de este siglo XXI, hasta las desvergüenzas cometidas por personajes del siglo XIX, como, según apunta el, fueron la reina regente, doña María Cristina de Borbón Dos-Sicilias; 

los políticos Cánovas del Castillo y Práxedes Sagasta, y personajes famosos como el marqués de Salamanca. Desvergüenza que salpicó -insisto, según el-, además de a la corona de España, a sus cortesanos, a toda la clase política sin excepción y a cuantos hicieron inversiones en aquella época: solución, como es lógico colegir, que servirá para que los parados de larga duración y los disfrutadores de todos los males que nos afligen en 2017, demos enloquecidos saltos de alegría.

Eloy R. Mirayo.

lunes, 12 de junio de 2017

DICEN QUE HEMOS SALIDO DE LA CRISIS.

Los analistas de la economía dicen que hemos salido de la crisis porque el PIB está creciendo desde hace cuatro años, y porque las previsiones auguran estabilidad en el crecimiento para los próximos años. ¡Pues qué bien! Seguro que ya, en cualquier momento los asalariados de este país empezarán a notar en sus bolsillos el peso de la "buena nueva". ¡Otra vez podrán comprar el "seiscientos" y el pisito en la playa de Torrevieja.

Pues no; las expectativas en ese sentido parecen señalar que el tren de la prosperidad aún continúa en vía muerta, dejando paso a otros trenes más interesantes, para ellos, 

y para ellos. 

Todavía no ha llegado el momento en el que las familias que como consecuencia de la crisis han perdido más de 1.6 billones de euros, empiecen a recuperar su patrimonio. 

Es que parece que el aumento del producto interior bruto, solo afecta en positivo a las altas esferas del país: las grandes empresas, pero no a sus trabajadores, los que por el momento siguen en activo, al no haber sido de momento sustituidos por algún robot de alto rendimiento.

Para el núcleo social, las perspectivas están muy turbias y es que no asoma nadie con ideas novedosas que fomenten el empleo; el paro no se reduce, tan solo le zarandean para que su reducción aparezca en fechas puntuales, por efecto del turismo, en Semana Santa y veraneo, cuando se necesita personal, dando lo mismo su capacidad profesional, porque urge cubrir como sea los servicios.

Hoy he escuchado decir en la emisora roja que da SERvicio y cobertura a la izquierda del país, que hay muchos jóvenes que están viviendo de la riqueza de los padres. Esos no van mal; peor lo pasan, y son millones, los que viven con sus padres en la casa y de la paga "franquista" de los abuelos, sin otro horizonte que, como mucho, recibir algún día, uno de esos tipos de limosna que dicen que dan las instituciones; esos cuatro cuartos que les mantengan delgaditos y sin fuerzas, para que ni siquiera les quede coraje para quejarse.

El sistema democáquito a conseguido romper el lógico movimiento generacional: en sentido figurado, los padres dejaban su hueco laboral a sus hijos que, en su momento, lo tendrían que dejar a los propios. En mi país de nacimiento, España, había empresas (es que había muchísimas empresas y muy poquito paro) en las que llegaron a juntarse en el "tajo" hasta tres generaciones de la misma familia, padres, hijos y nietos. Cuando yo estaba en mi Patria (a la que cada día echo más de menos), cuando llegaba el momento de casarse, los españoles, comprábamos nuestros pisos (el mío en Vicalvaro). 

Si; pisos sin padel ni piscina comunitaria; esos pisos que los bancos desahucian ahora, a los abuelos y padres, porque los hijos y nietos en el lacerante e irreversible paro en el que han caído (600.000 personas en estos momentos, versión oficial, están tratando de encontrar un empleo y ni siquiera esos guarrindongos que se han inventado, pillan) no pueden hacer frente a los pagos a la hipoteca de su vivienda, que también se la queda el banco. Así ocurre todavía y, los economistas profesionales nos aseguran que hemos salido de la crisis. Que jodidos; habrán sido ellos.

Eloy R. Mirayo.

LOS VERDADEROS CULPABLES.

La dificultad mental en que me hallo es la de resolver si el señor Puigdemont y sus palmeros son una legión de gilipollas o, simplemente, son unos memos a quienes les gusta simular estar atacados por el síndrome de gilipollez cerebral aguda.

Ayer, a la salida del trabajo oí decir a alguien, en una conversación seria, que su perro, un Sanbernando pura sangre, en el momento justo, supo expresarse con coherencia. (Palabra de honor que es cierto). El descubrimiento me causó un estado de envidia de gran tamaño; si, envidié con el máximo grado de ahínco al amo de aquel perro, hasta estar casi a punto de lanzar fuego por los ojos, viendo a aquel individuo que era el amo de una mascota perruna capaz de expresarse con más racionalidad y juicio que el Puig... ese, de los cojones y su piara coral de acólitos y acólitas.

Siempre se encuentra por cualquier parte gente que tienen o han tenido a un can como compañero de piso que asegura que el perro (el suyo, por supuesto) es un animal con un alto coeficiente intelectual y, en bastantes casos, muy superior al de muchos seres y seras humanos/as; y la verdad es que viendo lo que estamos viendo parece cierto. Y hasta hay por ahí quien va diciendo que existen perros capaces de suplir en el edificio de la Carrera de San Jerónimo a muchos de los diputados, con ventaja para este país y para nosotros, sus habitantes, los que deberíamos estar gobernados, al lograr de esa forma, en estos momentos tan raros, un más que necesario plus de inteligencia.

No cabe duda de que quien asegura semejante solución, se queda muy cortito ya que la escasez de inteligencia se puede constatar haciendo un tour por todas las democaquitas dependencias institucionales.

Cuando ocurre un hecho lamentable, por lo general las mirada siempre van a parar hacia lo más notorio, que no siempre es el máximo culpable de la tragedia. 

Eso es lo que acontece con el tema que está afectando a Cataluña. Lo más notorio; lo que más molesta al resto de los ciudadanos decentes de este país es la actitud chulesca de los hijos de la gran puta que encabezan el decadente separatismo catalán. Si, esos son los culpables del intento de felonía. ¡Error de a kilo! Los verdaderos culpables de que la cuestión haya llegado al punto donde se encuentra es de los distintos gobiernos que, desde que se instauró la Democaca, han trazado los destinos de este país, y de sus habitantes, incapaces de hacerse oír; también en lo que afecta a la unidad nacional, o como lo que ocurrió con nuestras tradiciones y creencias religiosas; siendo mayoría, se ha permitido el destierro del Crucifijo de las aulas colegiales y universitarias por no molestar a reducidos grupos de creyentes de otros cultos.

En este punto de la Historia el culpable es el gobierno del PP; el presidente Rajoy y sus ministros, acobardado ante la posibilidad de usar las medidas correctivas que la Constitución prevé para este tipo de circunstancias.

Puigdemont solo es el mamporrero imbecil que intenta introducir el pene de gran tamaño de un garañón, en la vagina de una liebre. Es necesario que alguien con sentido patriótico le baje los pantalones, se lo ponga sobre los muslos y le propine una buena mano de nalgadas.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 8 de junio de 2017

ACÉMILAS DE DOS PATAS.

No voy a negar la existencia del abuso de fuerza de muchos hombres de este país sobre la mujer legítima, ex mujer, o sobre su pareja sentimental; pero sería bueno que en todos los delitos de violencia de género que se cometen, se diera el país de origen de los delincuentes, porque el silencio absoluto que cubre el origen del agresor, casi siempre, crea una atmósfera acusatoria bastante engañosa que cae de alguna forma sobre la totalidad de los hombres de este país, cuando, si las instituciones políticas y los medios de difusión reflejaran en cada caso las nacionalidades de los bestias que abusan, incluso hasta el asesinato, de su fuerza contra sus mujeres, ex mujeres, o simplemente pareja sentimental, se vería que no en la totalidad de los casos es obra de los autóctonos del país, ya que si miramos estadísticas se comprueba que un alto tanto porcentaje de los crímenes, son cometidos por extranjeros que están aquí de emigrantes y hasta se dan casos entre gente que ha venido a nuestra tierra de turistas. 

Parece como si hubiera gente que se viene a este país exclusivamente a matar a su pareja sentimental.

Todos los años mueren asesinadas (en 2016 fueron 44 las víctimas, y 7 en investigación) varias decenas de mujeres, y nadie sabe el motivo real, y nadie encuentra la solución.

Después de millones de años de convivencia, va a resultar que la mujer y el hombre están a punto de declararse cada uno incompatible con el otro. 

Da lo mismo los avances científicos en los que la mujer y el hombre participan con el mismo nivel de capacitación. Cultura, artes, ciencias o deportes. ¿Que diferencias hay? Ninguna. No existe profesión que la mujer no sea capaz de realizar, al menos, con similar resultado al que lo pueda hacer el hombre. Y, si aún existen labores en la industria pesada que requieran un fuerza física superior a la media que puedan ofrecer las féminas, es porque la industria aún no ha recibido la total ayuda necesaria de la ciencia; solamente por la necesidad de usar la fuerza bruta, es por lo que aún quedan algunos "lugares" vetados a las hijas de Eva. Pero, tiempo al tiempo.

Hay quienes interpretan que el nivel alcanzado por la violencia de género, es el resultado del grado de liberación que ha alcanzado la mujer. 

El derecho de emancipación que establecen las leyes, que ellas ejercen cuando lo creen necesario. El derecho a su independencia económica. El derecho a disfrutar de su sexualidad sin imposición ni servidumbre. La competencia en igualdad con el hombre, es lo que dicen que ha transformado a la hembra de la especie en contrincante.

El nuevo modelo no tiene por qué gustar a todo el mundo, pero hay que reconocer que resulta doloroso que en estos tiempos en los que se reconocen los derechos de todos los animales conocidos, que alcanzan también a los que aún no se han descubierto, hay acémilas de dos patas, que tratan a la mujer como una propiedad a su antojo, y sin el menor grado de autonomía física, psíquica o intelectual.

Yo no he descubierto aún la punta del ovillo que trae las soluciones, ni sé si sería la solución implantar a los niños en el cerebro un chip de buen comportamiento hacia las niñas (mi profesión es otra) 

pero, de lo que no tengo la menor duda es en creer que la pena de muerte es una buena medida 

para quien asesina a su mujer, a su ex mujer o a su compañera sentimental, para que no reincida cuando otra vuelva a dar por cerrada la relación entre ambos. 

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 7 de junio de 2017

MOCIÓN DE CENSURA UNIVERSAL.

A la "asnedota política" Podemos, le brotan las mociones de censura como brotan los níscalos en un pinar después de la lluvia.

Moción de Censura contra Rajoy, en lo nacional; Moción de Censura contra Cifuentes, en lo regional; Moción de Censura contra la pipera que vende pipas, caramelos y cigarrillos sueltos a la puerta de la estación del Metro de la plaza de Lavapies y, ojito los presidentes de las comunidades de vecinos de Madrid; y después, ya veremos.

Censura; censura; censura cara dura; censura y más censura. Es la voz en off tridimensional que constantemente martillea el cerebelo cada noche, jodiendo y soliviantando el sueño del "asnedotico" di putado Iglesias. Y claro, como comunista irredento, sinónimo de dictador que es, pues ¡ahí va el chico! Y, como al grandísimo mago Juan Tamariz, 

le salen cartas por todas partes; a Pablo Iglesias (bis) lo que no deja de brotarle ni siquiera cuando cada anochecer y cada amanecer, está cantando puño en alto La Internacional, son Mociones de Censura.

Y ¡qué coño! hace bien, ya que como "Garbancito", es la única fórmula para hacerse visibles. Los perros chiquitos, apelan a ladrar fuerte para no pasar desapercibidos; aunque sus ladridos valgan menos que  una gran mierda de vacuno adulto.

Mi consejo, totalmente desapasionando y desinteresado, al líder carismático del comunismo patrio, es que no debe presentar las mociones por fascículos como si fuera una serie televisiva, porque todas las series terminan por hacerse tediosas además de liosas; tanto que hay muchas personas que pierden el hilo de la trama, y terminan por apagar la tele o, directamente se enganchan en la tele del Real Madrid, para ver "Noventa Minuti", que se pasa de fábula.

Lo que yo haría, espero que le sirva de algo, es presentar una Moción de Censura universal por sorpresa; censurar todo lo que se mueva de una vez, y dejar al personal turulato; como sentados en la taza del water, absolutamente estreñidos. 

Esto último en sentido figurado, no sea que, por cuestión de lucidez intelectual, vaya a ir de casa en casa auscultando anos.

La cosa va por estos cómicos derroteros (las mociones de los rojos) porque el sistema es tan gilipollesco que permite todo esto que estamos viendo, incluido el que un grupo de "pandilleros insumisos de las aulas", niñatos a medio cocer, deshonren con sus apestosos culos unos escaños del Congreso, de los españoles, que sin duda fueron creados 

para mejores fines, que para los que ahora se les utiliza.

Eloy R. Mirayo.