martes, 21 de noviembre de 2017

OTRO ANIVERSARIO.

Ayer, 20 de noviembre, se cumplió otro aniversario de las muertes de José Antonio Primo de Rivera, Jefe Nacional de Falange Española, asesinado por los comunistas, antecedentes de los que andan por aquí, y de D. Francisco Franco, Jefe del Estado de España y Generalísimo de los tres ejércitos, en cama y por enfermedad.

Pillar uno de los artículos de Rafael Estremera, además de ser una lección gratuita para quienes escribimos, son siempre aciertos de 10 en el casillero. 

Esta vez, además de lo propio, breve, porque para explicarse no ha necesitado más, nos ha regalado a quienes le leemos, la hermosa oración del maestro y camarada Rafael Sánchez Mazas.

De los dos importantes personajes de la efeméride, José Antonio y Franco, seguiré llevando presente en mi cerebro su ejemplo, como guía de honorable y respetuoso comportamiento. 

De eso que, para su desgracia, las nuevas, y no tan nuevas generaciones, están carentes porque quienes heredaron el mandato de continuar en el empeño de engrandecer la Patria (entre ellos el rey don Juan Carlos), o les traicionaron de manera visible, o les traicionaron yéndose a sus casas, dejando hacer a los enemigos de siempre, sin presentar batalla, dejándonos huérfanos políticos a los que éramos y seguimos fieles a su obra.

Lo que ha sido aprovechado por las asesinas izquierdas, con el beneplácito de la cobarde derecha, para criminalizar a quienes dibujaron sobre nuestra querida "piel de toro",  los mejores cuarenta años en la muy larga historia de España.

El odio del maligno; el de los cabrones concebidos en un mal polvo contra la sucia valla de un burdel, tiene prohibido desde hace varios años, que la Falange Española y los españoles que guardan agradecimiento y respeto por Franco, puedan dejar las cinco rosas

y las coronas de flores sobre sus tumbas, y han de hacerlo a distancia, junto a las infranqueables puertas. Pero no les parece suficiente; en todos los medios (prensa escrita, radio y televisión) la gentuza del rojerío que de ellos viven, imbeciles maestros de incultura en muchos casos, o tal vez en todos, acusan al régimen anterior, por poner un ejemplo, desde el rojerio de la sexta, de crímenes, cuando su ancestros políticos, no se conformaron con asesinar a sacerdotes, obispos, cardenales, frailes, monjas, simples feligreses, 

políticos en ejercicio y paisanos de todas las creencias y escalas sociales, que también asesinaron cuando volvían de luchar en el frente a los comunistas del POUM, solo por el hecho de ser militantes, y a su líder ("follamigo" de la secretaria de "la Pasionaria"), Andrés Nin, al que en el colmo de la barbarie roja, le despellejaron vivo. 

Muy posible que esas fosas comunes que buscan unos cuantos sinvergüenzas que viven de las subvenciones que les sacan al Estado con tal pretexto, estén rellenas con los cuerpos de los militantes comunistas del POUM, que fueran asesinados por sus "camaradas" del  Partido Comunista (ideología política que no ha dejado de asesinar, repartido por todo el Mundo, desde el primer día de su creación, sin que nadie, a pesar de ello, la haya prohibido) que se decía de España.

¡Cuánto jode escuchar a tanto hijo del pecado (hijos de puta en castellano) soltar tanta mentira, sin tener la posibilidad por culpa de los años, de hacérselas tragar!

Eloy R. Mirayo.


lunes, 20 de noviembre de 2017

UN ÓRGANO VITAL MUY IMPORTANTE.

Es muy mala para Cataluña la diáspora de empresas que están sufriendo (más de 2.500); pero muchísimo peor es la cantidad de empresas que, habiendo pensado establecerse en Barcelona y en otros puntos de Cataluña, han cambiado de idea y, ante el clima político que se vive en aquella región, lo harán en otros lugares de España o lo que sería aún peor para todos, se irán a otros países.

Ni siquiera en este momento una declaración jurada de arrepentimiento, 

aceptación y sumisión a la Constitución y las reglas que dicta su artículo 155, firmada por todos ellos, por un muy fundado temor a que pudiera ser falso, y en breve volver a las andadas, podría llegar a cambiar el rumbo regresivo del dinero de los inversores que, sabido es que desde siempre es temeroso, y de salida, ágil como gacela en la Sabana Africana, siempre alerta y predispuesto a la huida.

El boicot a los productos catalanes, cuyos propietarios se han negado a desertar de Cataluña, propuesta con machaconería -de la que estoy hasta lo que cuelga de la conjunción de mis muslos-, hecha por gente que presume de españolismo, es invitación a la que no debemos hacerle caso, pues creemos de manera absoluta que practicar el boicot, o el simple hecho de consentir sin hacer oír nuestra repulsa a ello, es un acto de traición a Cataluña -que también es España- queriéndola  rebajar a la infame categoría de plaza enemiga a la que se castigue a ser vencida por el hambre y la miseria.

No es un acto heroico; 

ni cabe como un acto de condescendencia -que los catalanes ni necesitan, ni piden- ponerse, no ya ponerse, sino seguir unidos piel con piel, a su lado; en estos tristes momentos; querer ayudarles como algo propio, cada uno en la medida de nuestras posibilidades, como postura fraternal, que debe ser natural de quienes somos y nos sentimos españoles de cada centímetro cuadrado de nuestra patria y reconocemos como indiscutible el mismo derecho para todos los demás.

¡No al boicot a los productos catalanes!

Estos productos son los que se nos invitan a desterrar de nuestras cestas de la compra, aquellos que se sienten españoles, pata negra:

Café NESCAFÉ, BONKA, MARCILLA; Cava catalán (Codorniu, Freixenet, Segura Viudas, Castellblanch, Delapierre, Rondel); Grupo Vichi Catalán (Mondáriz, Malavella); Donuts, Donetesa; Pan de molde PANRICO; Galletas Lu y Principe; Galletas Fontaneda y Artiach; Chupachups, Caramelos Solano; Ferrero Rocher; Miel de la Granja San Francisco; Cereales Nestlé; Tomate frito SOLIS, APIS;  Productos GALLINA BLANCA; Embutidos Casa Tarradellas; Fuet Espuña; Helados FRIGO; Ultracongelados LA SIRENA; Pizzas Casa Tarradellas; Pastas Gallo; Matutano. 

Esta es una pequeña selección (solo de productos alimenticios) de las cosas que saliendo desde Cataluña, hemos consumido y debemos seguir siendo consumiendo en el resto del territorio nacional.

¿Quiénes pierden? La pregunta necesaria de la respuesta de los "boicot instas" sería ¿quiénes son los que ganarían?.

Las personas normales sabemos, sin hacer un profundo estudio fisiológico que, cuando un órgano vital explota, se rompe, se jode, los demás órganos le siguen a poca distancia. Cataluña es un órgano vital muy importante.

Eloy R. Mirayo.







jueves, 16 de noviembre de 2017

HACE FALTA SER HIJOS DE...

Yo le agradeceré de por vida a Dios, nuestro Señor,  no haberme hecho nacer separatista, como ese chorreón de hijos de puta que le han salido a Cataluña, unos nacidos de su propio útero, y otros muchos llegados de otras tierras igual de españolas; renegados de su tierra y de sus raíces, para hacerse perdonar ser "charnegos". 

Gente como esto, 

de raíces jienenses, que desde una puta organización de castellano parlantes, se dedica a la lucha independentista, con el propósito de separar a Cataluña del resto de España. Esta gente sin raíz y sin vergüenza, insulta a Bobadilla, pueblo en el que nacieron sus padres, y a toda Andalucía, cuando se permite el lujo de ir en los veranos. Lo peor es que los paisanos (Diego Rufián, hermano del abuelo: “Tu abuelo se echaría a llorar si supiera que quieres irte de España”) permiten su presencia.

Este rufián es uno más de los muchísimos casos similares; gente humilde que en los años duros de la posguerra, hubieron de cambiar de residencia, Cataluña, las Vascongadas o Madrid, zonas de desarrollo industrial, para encontrar con su trabajo, la manera de atender y mantener a su familia, lo que les era muy difícil conseguir en su lugar de origen.

Lo hemos dicho, quizás demasiadas veces, que un español, aunque sea nacido en el lugar menos conocido del territorio hispano, tiene todo su derecho a residir dentro del territorio nacional, en el lugar que más le plazca, con el mismo reconocimiento que los nativos del lugar. 

Un ciudadano español lo es, desde el Estrecho de Gibraltar, a los Montes Pirineos, y desde el Mediterráneo hasta la línea compartida con Portugal; sin que tenga que dar las gracias a nadie; sin tener que prostituir su origen. 

Eso se queda para la cantidad de "rufianes" que permiten ser expuestos en el escaparate, como las putas del "barrio rojo" de Amsterdam, por los separatistas, como dardos para herir a España. ¡Hace falta ser hijos de puta!

Cuando se termina la obra de un puente de grandes dimensiones, se hace pasar, antes de la inauguración oficial, una buena tanda de camiones debidamente lastrados, para comprobar su resistencia. El día 21 de diciembre, en Cataluña, todas las personas de bien, como si fueran los camiones del puente, deberían votar a quienes de verdad quieren lo mejor para Cataluña como parte integrante de España. 

No se debe permitir que por comodidad (¡que lo arreglen los demás!), se nos venga abajo por el peso de la inmundicia humana, tan importante y bello puente -Cataluña- 

dejándola en las asquerosas manos de las perversas gentes que la quieren para sí, siendo quienes más la odian.

Eloy R. Mirayo.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

RECUPERAR EL SENTIMIENTO NACIONAL.

Si fuéramos inteligentes, tomando como ejemplo el intento separatista del gobierno autónomo de Cataluña, todos, nacidos en cualquiera de nuestras regiones, deberíamos esforzarnos en recuperar el sentimiento nacional, sin olvidar, pero por encima de él, el también importante sentimiento local. Ser español; nacido en tal región; de tal pueblo; de tal calle; de tal número; de tal piso; no tiene que ser antagónico con cualquier otro español nacido y residente en cualquier otro lugar del territorio nacional, sino un paisano con los mismos deseos y mismas preocupaciones con el que, emparejado, intentar alcanzar los mismos deseos y resolver positivamente las mismas preocupaciones.

La Jota Aragonesa (permítaseme las mayúsculas) 

dice "Si al grito de "viva España" otro "viva" no responde, si es hombre no es español, y si es español no es hombre.

A nadie que no sea un gilipollas descerebrado, se le debería aparecer en la mente el estúpido deseo de, viviendo en este maravilloso país (que cada cual diga del suyo lo que mejor le parezca), coger a su familia y volverse a las cavernas, para crear una nueva tribu; a comer raíces y frutos del campo; vestirse de las pieles de los animales cazados a "pedrás", e intentar descubrir de nuevo el fuego, para calentarse el cuerpo semidesnudo y de esa manera poder calentar un sopicaldo horroroso, -de sabe Dios, con qué estaría hecho- que en nada se parecería a los de sopa del cocido con fideos de "Gallina Blanca".

La unidad nacional no es una idea romántica, sino una imperiosa necesidad, si queremos recuperar el estatus perdido durante estos últimos cuarenta años; si, año a año, aunque en largos tramos de estas nefastas cuatro décadas, haya parecido habernos tocado la "bonoloto".

Todos debemos ayudar a ayudarnos a recuperar el derecho a desarrollarnos profesional, económica y humanamente, desde la tranquilidad de una ocupación laboral que nos permita alcanzarlo. Los subsidios degradan la dignidad, tanto de quien la recibe, estando capacitado físicamente para ganárselo con su esfuerzo, como quien otorga esos subsidios con la maligna intención de ganar adeptos en las urnas.

Cinco son las familias que controlan las finanzas en todo el Mundo. Son, por ejemplo, los señores Rothschild, quienes deciden si para el aumento de sus intereses debemos vivir, o si les es más beneficioso que muramos; o si los señores Rockefeller creen que les entraran más dólares en sus bolsillos permitiéndonos comer a diario, u obligándonos a hacer ayuno.

Tan alto como para "raspar" la riqueza de esas cinco familias, y desmontar sus imperios, no podemos llegar a subir, pero si deberíamos con las fuerzas de nuestra unidad, obligar a nuestro gobierno -este o los que vengan- a que "raspen" las riquezas y desmonten los imperios, usando los impuestos como armas, de nuestros autóctonos ricachones, para que la riqueza -en la que participa el mundo del trabajo- junto a las posibilidades de prosperar, sean repartidas con mayor justicia.

España; los españoles hombro con hombro, hemos demostrado que somos capaces de poder con todo. O casi.

Eloy R. Mirayo.

martes, 14 de noviembre de 2017

ESPERPENTO.

El sistema político instalado en España, Monarquía Parlamentaria, lo han convertido entre unos y otros, si es que no lo era de inicio, en una factoría incansable de fabricación a gran escala de gilipolleces y esperpentos.

Luego comentaremos unas cuantas perlas del muestrario que el sistema colecciona porque, lo que quiero comentar en primer lugar es el grandísimo esperpento, adornado con auténtica hijoputada, que se ha cometido en un pueblecito, Santa Ponsa, 

en la isla de Mallorca, que se baña en el Mediterráneo, muy cerca del tristemente famoso Magaluf, pueblo conocido en toda Europa por sus hermosas vistas, orgullo de sus regidores municipales.

Esa vista panorámica que a todo color os presento ahí arriba, como ejemplo, siendo esperpéntica, no lo es tanto como el hecho ocurrido en uno de los colegios de Santa Ponsa, que es donde quiero llegar. En ese colegio, según la prensa, se ha prohibido el uso del idioma castellano (Español) -algo que, por su frecuencia ya ha dejado de extrañar al personal- hasta el punto -carbón punto- de, si un alumno no se expresa por desconocimiento, o sencillamente por qué no le de la gana, en el idioma mallorquín para solicitar algo al profesorado o a sus compañeros de aula, lo haga en estricto silencio, usando de gestos faciales, y con el movimiento de tronco (expresión corporal), 

extremidades, las superiores e inferiores y, si necesario fuera, hasta con la punta del... flequillo, pero jamás en castellano.

El culpable de tal desafuero, el que reciba todas las críticas adornadas de los más gordos tacos (en recuerdo familiar) no es de ese cornúpetas a quien de entre los cuernos que adornan su testuz, 

se le ha ocurrido semejante esperpento, sino de quienes teniendo la autoridad autonómica no ha tomado las medidas correctoras y, en último lugar, pero no el menos culpable, la autoridad del gobierno nacional, que entregó sin condiciones y sin seguimiento, algo tan importante como es la educación.

Esa entrega gubernamental (cuestión de escasez de inteligencia) es lo que ha terminado por ser el motor de otro de los grandes esperpentos, 

la "proclamación de la República de Cataluña con su moneda El Pujolito", paridos por el actual sistema político que está haciendo tambalear los recios cimientos de España. 

Eloy R. Mirayo.

lunes, 13 de noviembre de 2017

EL LABERINTO.

Los inútiles que se extravían en una calle en perfecta línea recta en su diseño, y absolutamente llana en su topografía, 

a la que por su mente congénita elevan a nivel de intrincado laberinto imposible de hallar salida, siempre buscan excusa para su desorientación.

En eso, en el laberinto en el que parece haber caído el gobierno de España, empujado por el separatismo catalán, del que no da muestra de tener claro dónde está la única salida.

La excusa de utilizar a la justicia como solución -haría falta ser gilipollas, top, para creérsela- no es válida, si para hacer efectivas las resoluciones judiciales no hay un cerebro, diez; y unos cojones, veinte, que obliguen a cumplirlas, sin rechistar. Y eso, mis queridos camaradas, no parece que exista, a la vista de las invitaciones bonachonas hechas por todo el elenco gubernamental a los díscolos, para que colaboren sumisos con su retractación, para la solución del problema suscitado en Cataluña, y los suyos personales, por haberlos creado, introduciendo por lo bajini la "posibilidad" de que las sentencias que salgan con la adecuada dureza de las salas de los juzgados, en las venturosas manos del gobierno, se vuelvan blandas como un suizo en un tazón con la leche "confortablemente" caliente.

Es dominio público que desde cualquier "tabernáculo" de radio, televisión, y hasta en los escritos, se pide que se actúe, no tan en compañía con la Justicia, que no deje espacio para el trabajo político (no se atreven a utilizar "el sucio trabajo político" que tienen en sus mentes, como así mismo lo tenemos la mayoría de los españoles) que, según se dice por todos esos medios de comunicación, es imprescindible, junto a la "revisión" de la Constitución.

La gran mayoría de las marionetas radiotelevisivas y los plumíferos escribientes de los periódicos que tanto invitan al gobierno español al trabajo político para solucionar el problema secesionista lo hacen, no porque les interese en ello un fuerte impulso patriótico -siendo como son ciudadanos del Mundo- sino el instinto y el cabronazo deseo de destrozar de una puta vez, la unidad territorial más antigua que conforma una Nación única en el Mundo: España. 

De este problema que unos cuantos hijos de puta, nacidos o no, han montado en la hermosa Cataluña, -¡ya lo sé!- hablaron y seguirán hablando una infinidad de personas nacionales y extranjeras, que han dado cantidad de opiniones la mar de diversas y hasta contrapuestas las unas de las otras, incluso dichas por alguna de esas personas pues, como todos sabemos, imbeciles no es precisamente de lo que andamos escasos. 

Pero, yo ya estoy de este asunto que, de no ser porque lo estoy viendo y viviendo pensaría que era un mala película de la "sexta", hasta los mismísimos... ¿Cómo se dice huevos si parecer grosero? Pues... eso.

Os cuento que hace unos días entré en una perfumería que olía tan irresistiblemente bien que no tuve más remedio, para nivelar el ambiente, que dejar caer un pedo, largo, largo, que confieso de muy mal olor. Esto viene a cuento porque, para mi desgracia, sufro la imposición de tener que escuchar por las tardes, cada día, el espacio radiofónico "La ventana", de la SER. Los presentadores Carlos Francino y otros, que son tan sabios e inteligentes como él, que nos muestran de mil maneras distintas, pero todas ellas llenas de enjundia -no hay más que verles la cara-, la imbecilidad de todos los demás habitantes de la tierra; entre ellos el señor Mariano Rajoy. 

Y es que son tan listos que cuando los escucho -como hice en la perfumería-, me veo en la imperiosa necesidad repetir la ventosidad cada tarde, con la idea de nivelar el ambiente, intelectual en este caso.

Eloy R. Mirayo.


lunes, 6 de noviembre de 2017

YA ESTÁ BIEN, ¿NO?

En Cataluña, como en el resto del mundo, existen hijos de puta de consumo interior y también los hay de exportación, que van de país en país, mostrando su excepcional mala calidad humana. Este es un pensamiento poco agudo que se me ha ocurrido y que escribo como cabecera, sin mala intención y sin odio; con naturalidad.

Hay un entrenador de fútbol, español por haber nacido en Cataluña (su calificación la dejo a la sabiduría del lector), ejerciendo como entrenador de un importante equipo inglés, que las ruedas de prensa post partido, las emplea en hacer política secesionista, mintiendo como bellaco, intentando desprestigiar a España; a su gobierno; y a los jueces que administran la Justicia, como demuestra este cachejo de una de las páginas del diario El Mundo

La foto que he tomado prestada del periódico, nos muestra la imagen de un asqueroso prostituto que, solo por el cochino dinero, como las putas de cualquier "barrio chino", jugó, sin sentirse español, "embutido" en el uniforme de la Selección Española de Fútbol. 

Su sucia participación solo fue capaz de manchar el traje, pero ya sabemos que la tela, con una lavadora y un buen detergente, en un plis plas, queda limpia "como la chorra del Lolo". Su bocaza nunca llegará a tener la altura suficiente como para poder ensuciar a España, por mucha suciedad que contra ella pueda llegar a vomitar.

De aquellos polvos, estos bobos. 

Algunos días, cuando abro la televisión o leo el periódico, me asalta la duda de si en esos medios de información hay profesionales que son imbéciles, o es que se les da a las mil maravillas decir cosas que cualquier persona normal -yo me abstengo- pudiera calificar de imbecilidades.

Hacer creer a los lectores que a su majestad don Felipe VI, le sorprende y preocupa lo que de él piense Pablo Iglesias, es dar una importancia inexistente a lo que es capaz de decir el lacayo del rancio comunismo, y valorar a la baja la inteligencia del Rey de España, en primer lugar, y menosprecia el alcance de conocimientos del resto de las personas normales, que va pareciendo que somos muchos más de los que algunos se piensan.

Todos sabemos, sin necesidad de echar mano de Sherlock Holmes, 

que el Iglesias "bis", es un rojo-republic  ano de tomo y lomo que, si en estos momentos patrios solo utiliza la palabra, el gesto facial y el irrespetuoso mal estilo, es tal vez porque las circunstancias, al menos por el momento, no dan para más.

En  el Palacio de la Zarzuela cundiría el sobresalto, si quienes endurecieran su discurso fueran el PP, el PSOE (¡tiene pelotillas!), C´s y, sobre todo, el otrora no manso pueblo español; ahora incapaz de decir ¡jolines tíos! Ya está bien ¿no?. Por si resultara fuera de lugar, fuerte y subversivo.

Eloy R. Mirayo.

viernes, 3 de noviembre de 2017

CONSECUENCIA LÓGICA.

Ayer a primeras horas, el rumor que corría por los mentideros políticos era que los "iluminati" de la Republica Choricera que iban a declarar ante la Audiencia Nacional, no serían entalegados, algo que yo también temía, lo que de alguna manera recogí en mi articulillo, como sin duda lo habréis notado. Son las prisas.

Falta de racionalidad por parte del gobierno y de la justicia, por haber entalegado al ex vicepresidente y ex consejeros del depuesto gobierno de la Generalidad; 

es a lo que han llegado a decir algunos comentaristas, que en su profunda ignorancia, preñada de maldad, no son capaces de alcanzar a comprender que, cuando alguien delinque, la consecuencia  lógica es que automáticamente el delincuente se hace receptor de la labor de la justicia.

Lo peor no es ser un ignorante universal; es infinitamente peor serlo en combinación con el fanatismo intransigente e irracional. Y, de eso, hay mucho entre los profesionales de la información.

A los "Jorges" anteriormente enchironados les están "purificando" al compás del pasodoble ¡Qué viva España! en la voz del inolvidable Manolo Escobar; a estos recién llegados, como a los vehículos que les revisan los bajos en la ITV, 

les deberían colocar, para que les revisen -bien revisados- sus bajos, con los internos que son verdaderos artistas practicando "la trepanación cular", o elevación de las almorranas a la altura de las amígdalas; lo que según dicen algunos que lo han probado, relaja y pone en órbita cantidad. Seguro que a la tropa revoltosa y republicana, les iría de maravilla.

Poner de manera pública en entredicho la actuación de la Justicia Española; poner en duda  la honradez profesional y la independencia de los magistrados de la Audiencia Nacional; acusar de manera sibilina de actuar al interés del gobierno y en contra de quienes han cometido varios delitos contra el Estado, debería tener, ante la Justicia, el mismo trato que se les ha otorgado a los miembros del depuesto gobierno de la Generalidad Catalana. 

No existe nada de entre las cosas que afectan a la Humanidad tan imprescindible y digna de respeto como la Justicia. La justicia, a pesar de lo que digan los golfos y sinvergüenzas solapados bajo el profesional derecho a informar (la jodida "libre expresión"), solo respetan al peso del dinero. Hay quien vende su cuerpo; ellos venden su maldad y su dignidad. No; su dignidad no la venden porque de eso carecen.

Eloy R. Mirayo.

jueves, 2 de noviembre de 2017

EJEMPLARIDAD.

La respuesta, apoyada en la Justicia, ha de ser contundente; no debe dejar resquicio por donde los mismos golfos u otros de la misma calaña, puedan llegar a creer que, como el camello de la parábola 

(el que pudiera ser que pasara por el ojo de la aguja), ellos podrían introducirse por esa "angostura".

Ejemplaridad en las sanciones 

dispensan a muchos desalmados de tener malos pensamientos. 

La tibieza, siempre, se transforma en permisividad que cuando llega su acción represiva, ni siquiera alcanza a escocer.

Hoy, desde los juzgados que entienden de la presunta rebelión de los componentes del destituido gobierno de la Generalidad de Cataluña, Dios quiera que la determinación judicial de no hacerles ingresar en prisión a los exconsejeros/as, no sea prueba de debilidad y condescendencia que permita creer que les han dado... alas.

Diría, si los tiempos fueran otros más normales, que los españoles deberíamos estar vigilantes y prestos para la protesta brava pero, ¿para qué? si sé que hacer esa proposición, siendo consciente del actual estado de mansedumbre en el que nos ha envuelto este sistema democaquito, sería como predicar en desierto que ni lagartos hubiera.

Los medios de comunicación nos enteran de que ya son prácticamente dos mil empresas (casi el 6% del PIB de Cataluña) que funcionaban y creaban riqueza, las que han salido huyendo de Cataluña. Son muchos los españoles del resto de España que ven con buenos ojos esa diáspora porque creen que eso perjudica de manera selectiva a la muchachada hijoputesca y separatista. 

Craso error; los únicos que ha salido castigados de verdad, y de manera gravísima, son en primer lugar el conjunto de los catalanes de a pie, la gente decente, trabajadora y cumplidora de sus obligaciones, separatistas o de normal sentimiento español y, de retruque, el resto de los españoles, independientemente de la distancia en que se encuentren. 

Honradamente creo que a nadie que ame a España le puede satisfacer ver cómo la huida de esas empresas siembra en aquella querida tierra, la angustia y el temor a la ruina y a la pobreza.

La ilógica alegría de enterarse de la desbandada económica (porque además de empresas, también huyeron muchos fondos) no les ha dejado ver que ese tropel salió huyendo no porque vieran en peligro la seguridad y economía de los catalanes, sino porque veían peligrar sus propios intereses; sus cuentas de resultados; y establecerse en Valencia, Madrid u otra de nuestras regiones, además de mayor tranquilidad y seguridad, hasta les abre la posibilidad de que rebajen impuestos, los que les ayudará a crear más beneficios.

Bueno sería que el Gobierno de la Nación que tan diligente fue en allanar los trámites para su salida y aterrizaje, volviera a serlo para cuando se normalice la situación, todos los huidos regresen a sus lugares de origen.

Para castigar a un niño, porque ha sido malo, no es menester azotar a sus cinco hermanitos.

Eloy R. Mirayo.