viernes, 28 de julio de 2017

¡HASTA SEPTIEMBRE!

Todo acaba por llegar, y no sólo lo malo (el pago del IVA, el IRPF, y la mensualidad de la hipoteca); también lo hacen cosas buenas como alcanzar la lejanía respecto a la política y las muy deseadas vacaciones. 

Y, en eso estamos; hoy es mi último día de trabajo, hasta el mes de septiembre. No me digáis que no es penoso llegar al poste de tortura el 31 de agosto y, aún con el regusto de la cerveza, la panceta, el chorizo y la morcilla de Burgos, de arroz o cebolla en la boca, enfrentarse a la condena de treinta días sin más festejos que los cuatro domingos, y además nos los ponen rojos. Veis, esto es lo que nos inspira este jodido sistema democaquito: a fijarnos en lo feo, aburrido y perverso que nos produce, cuando al alcance de la mano tenemos lo bonito, entretenido y bueno ¡sin tener que aguantar a los ocupas del ayuntamiento!.

En fin, como todos los años, a quienes como yo os vais de vacaciones, deseo que lo paséis muy bien allá donde vayáis a descansar; pero tened prudencia tanto en la carretera, si utilizáis vehículo propio, como con las aguas marítimas o fluviales que pueden tornarse traicioneras. Y a los que regresareis a vuestro lugar de origen, atención máxima y paciencia en la carretera, y no volváis con avinagrada cara, que solo os faltan once meses hasta las próximas.

Bueno, mis queridos y muy respetados camaradas, camarados, amigas y amigos: yo con estas, me las piro.

Un fuerte abrazo para cada uno de vosotros, y hasta la vuelta, siempre si Dios me lo permite.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario