miércoles, 10 de octubre de 2018

HACER LO QUE CORRESPONDE.

La España total está sangrando Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca)

por la capital de Baleares. Solidaridad absoluta con las familias que han sufrido con la riada la pérdida de lo material, pero en mayor manera, con lo que además de lo material han sufrido la pérdida de algún ser querido.

No es generosidad asistir a lo que necesita Sant Llorenç des Cardassar (San Lorenzo de los Cardos, en Español, idioma oficial en toda España) ciudad del Norte de Mallorca, tras la riada sufrida, sino la natural presencia del Estado, para trabajar en la reconstrucción de todo cuanto se ha perdido. 

Y en la vigilancia de que los contratos con las empresas de Seguros, sean atendidos a la mayor brevedad y respetados al ciento por ciento.

San Lorenzo, como cualquier otro lugar de nuestra Patria en similares circunstancias, ha de ser atendido por el gobierno central, como lo deseamos todos cuando sufrimos un accidente que perjudica una de nuestras manos o cualquier otra parte de nuestra anatomía; tratar de curarla con los medios necesarios. Eso no es una muestra de nuestra generosidad; es simplemente hacer lo que corresponde hacerse. 

Yo, como un grandísimo número -seguro que millones- de españoles de fuera de Mallorca, gozosamente la hemos visitado, además de por simple turismo, por la celebración de "Luna de Miel" o, como hicimos mi mujer y yo hace muchos años (en Santa Ponsa), celebrando nuestras muy felices "Bodas de Plata". Ese es uno de los más bonitos recuerdos que guardaré muy dentro de mí, hasta que Dios quiera.

Las Islas Baleares, Mallorca a la cabeza, es uno de los más importantes puntos de referencia de España para el turismo internacional. Sus ciudades, su cultura, su apertura, la amabilidad de sus gentes, y sus playas, son conocidas y reconocidas en el mundo entero. Reconocidos científicos; renombrados políticos; afamados artistas; populares actrices y actores han hecho de esas maravillosas tierras mediterráneas, lugar de relax y disfrute.

Mi sincero pésame para los damnificados; y todo mi respeto y cariño para todos los baleares, menos para las... gentes que gobiernan esa Autonomía. 

No siento ningún tipo de respeto por esos gobernantes, a tres bandas (jamás mejor dicho, lo de bandas) porque sean rojos, que bastante desgracia tienen, sino porque desde el gobierno de esa institución del Estado, se permiten el lujo, entre otros, de atacarle poniendo trabas a la natural utilización de su idioma.

"Ser español es una de las pocas cosas serias que se puede ser en este mundo (José Antonio)". 

Si en estos momento salvando la temporal distancia tuviera nuestro asesinado camarada José Antonio ocasión, es posible que su oración tendría algunas sensibles diferencias: "Ser español es una de las muchas maneras, quizás la más clara, de ser una persona que atacada por la política, sea la más infeliz de este mundo".

Ah, me dicen que la petición de ayuda de Paca Armengol al gobierno central se hizo en español-castellano.

Eloy R. Mirayo.




 
Publicar un comentario