lunes, 3 de septiembre de 2018

POSICIÓN FILIAL.

A pesar de tener el cuerpo con las intactas ganas de seguir veraneando, al menos durante este recién estrenado mes de septiembre, hoy lunes día 3, con madrugón incluido, me reintegro a mis naturales obligaciones laborales, las que ejercidas, gracias a Dios, me daban para comer. Eso sí; como ha sido durante toda mi vida, sin que el mito, oficialmente admitido del síndrome post vacacional que los vagos se han sacado de la manga, haya hecho mella en mi alegre y dinámica predisposición a ocupar el puesto de trabajo que me ha estado esperando (desgraciadamente no todos y todas tienen tanta suerte en este "Paraíso" socialista del señorito Pepis) desde el día 31 del pasado mes de julio. 

... Y las cosas en España, por lo que se dice en los medios de información, caminan por los mismos lógicos caminos nefastos que "va creando al andar" (que diría don Antonio Machado) 

el Socialismo en el Poder: el Paro aumenta; el Turismo ha disminuido y también su aportación económica; cierran grandes empresas extranjeras; baja la Bolsa y se multiplican las prohibiciones de todo tipo y desde todas las instituciones del Estado, a la sufrida y esquilmada sociedad, aumentando el número de las ya muchas calamidades cansinas de enumerar.

La apertura del curso laboral, para eso no hace falta falsificarse un "Master", dolorosamente va a ser un drama para muchas familias españolas, pues serán muchas las pequeñas empresas, medianas y hasta alguna grande, que permanecerán cerradas a perpetuidad. Y lo peor es que no se vislumbra, el sistema establecido es así, la posibilidad a corto o medio plazo de que sean remplazadas por otras. El capital nacional es cobarde o "viajero a paraísos", y el extranjero, lejos de venir lo que está haciendo es marcharse a lugares de más inteligente y más decente política.

¿Qué credibilidad puede dar al exterior un gobierno más preocupado en profanar tumbas y oficializar un Sindicato de Putas que en crear mejores condiciones para el funcionamiento industrial del país? Solo desde una posición filial, uno ve cierta "normalidad" en la creación del puto sindicato. Pero ¡ahora que caigo! ¿no existe ya en España un partido político de izquierdas en el que militan muchos hijos de esas señoras? Podemos creer pues, digo yo, que desde ese partido, podrán dedicarse en buscar soluciones para el desenvolvimiento laboral de esas y esos (prostitutas y prostitutos) personas y personos (que seguramente dirá la señora Montero, en su revolucionario deseo de renovar el Diccionario de nuestra maravillosa lengua) sin necesidad de otros costosos inventos. 

Y el siguiente tal vez sería el Sindicato de Cornudos y Cornudas Reunidos, 

con el fin de que los cuernos de sus afiliados, al salir en las manifestaciones reivindicativas, estén en todo tiempo y ocasión, en las mejores condiciones. Demostrando de esa manera que son unos auténticos cabrones y cabronas de primera división. ¿Qué digo? ¡división especial!

¡Quién sabe hasta dónde puede llegar la inventiva de los socialistas a la hora de colocar afines con despacho y sueldo!.

En fin; ya estamos aquí, prestos a enfrentarnos (que le vamos a hacer) con los "caprichitos" de movilidad del okupado ex excelentísimo.

Eloy R. Mirayo.


Publicar un comentario