martes, 12 de diciembre de 2017

CAPACIDAD DE ENTRETENIMIENTO.

Lo que no se puede negar a esta Democaca que nos ¿gobierna? es la capacidad de entretenimiento con que nos reúne a todos y todas (no se encabronen las feministas) independientemente de las ideas políticas que se tengan, al equipo de fútbol (yo, como humilde que soy, a este)

al que se esté aficionado, o al credo religioso que se practique y también, para toda clase de ateos, agnósticos y descreídos de todo pelaje que a pesar de serlo, están tan contentos, y hasta parecer seguirle (pastoralmente hablando), a su Santidad el Papa Francisco, Paco para ellos.

Decir que esta Democaca es entretenida no quiere decir que sea graciosa y simpática o divertida hasta la descojonación; porque no es por ahí por donde van los tiros (de fogueo).

Es entretenida -digo- porque no pasa día en el que no salte desde cualquiera de sus administraciones -como el monigote que inesperado sale de la caja 

que algún gilipollas nos ha regalado para reírse de la cara de estupor que suele ponérsenos- 

alguna gilipollez o cabronada que nos entretenga y nos "sacuda el desánimo" en el que caemos después de cada impacto, y de esa manera piensan -debo creer- que así nos "conservan" en esta actual normalidad.

Esa es la manera en que, como depurados "trileros", 

los políticos en general nos implican en todos los problemas que el sistema, como la reina del panal, va pariendo a diario; nos los enseñan, nos los explican y, como a los clientes del trilero, no sacan el dinero como máximos responsables de todo los males. "Este es el sistema político que el pueblo español quiso".

Yo soy de los que participan en la idea de que, además de la filosofía en que se base un sistema político, es necesario que quienes lo manejen, sean personas de probada inteligencia, y que estén autoconvencidos en el empeño de ponerla al servicio del país, y sobre todo, que sean "equilibradamente" decentes en el manejo de erario público, aunque sí es moderado...

La realidad es que tanto el gobierno central como el autonómico y el municipal, abren el escaparate de los infinitos problemas, unos creados por ellos y ellas, y otros paternalmente adoptados, para que estemos enterados de lo cuidadosamente que los tienen numerados y seleccionados y, para que no nos llamemos a sorprendidos, cuando uno de esos problemas, robo, asalto, violación, ocupación de propiedad, excarcelaciones indecentes de delincuentes, etc., nos hagan víctimas porque "este es el sistema político que el pueblo español quiso". 

Eso no es cierto; el pueblo español fue traicionado por quienes habían recibido una herencia saneada casi al ciento por ciento, que dejaron en las pecadoras manos de unos arribistas y de unos resentidos del anterior régimen 

que, sin el menor escrúpulo o remordimiento, se cepillaron y dieron parte a los asesinos que pusieron en peligro de extinción a España, y ahora intentan lograrlo: 

"nación de naciones" Pedro Sánchez; "realidad plurinacional" Pablo Iglesias; y la raza de hijoputitas que compone el separatismo.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario