jueves, 6 de julio de 2017

VACÍO CEREBRAL.

Cambian las cosas en su fondo y en sus formas. Las cosas transcendentes, según nos llegan los tiempos modernos, vemos como van perdiendo trascendencia; algo similar a lo que ocurre, por poner un ejemplo, con los discos de eso que llaman música moderna que, con la rapidez del rayo llegan a ponerse en los primeros puestos en las listas de éxitos y que, según pasan los días, las semanas, o los meses, comienzan a bajar peldaños en esas listas de popularidad, dejando sus puestos a otros discos, no mejores, sino de la misma calidad.

Con ello quiero decir, no creo que este errado, que la trascendencia es algo siempre perdurable, aunque las cosas que con ella se cubrían, lleguen a desaparecer, sin dejar el menor rastro.

Así es lo que está pasando con los canales por donde a la gente sencilla nos llega la cultura, asimilando cada cual la dosis que le satisfaga. Desde siempre han existido distintas alternativas: ateneos, foros, centros, tertulias. Y parecía que ya no habría la posibilidad de una nueva alternativa, hasta que nos ha llegado, la Nueva Alternativa Cultural: el Movimiento Okupa, que en tan poco tiempo ha dejado a las demás instituciones obsoletas.

Gracias al "okupismo, movimiento redentor", en la totalidad de los barrios de las capitales de este país, de sus pueblos y villorrios, existen casas okupadas, en las que se instalan toca clase de talleres; desde la mejor manera de liar un porro, hasta el modo más elegante de esnifar una "rayita" o el modo infalible de encontrar una vena donde pinchar.

La última aportación de la Nueva Alternativa Cultural es la expropiaciones de edificios de culto (los cristianos) catedrales, iglesias y hasta ermitas, para establecer en su interior economatos y escuelas de música, como quiere que se haga un gilipollas con la catedral de Barcelona.

(OPINAN QUE EL EDIFICIO ESTÁ EN DESUSO RELIGIOSO. 

La CUP de Barcelona pide expropiar image1.jpeg la Catedral y abrir un economato y una escuela de música. Algo similar ya lo pidió otro grupo de la extrema comunista, Podemos, con la Mezquita de Córdoba, hace un par de años).

Y es lo que me comentaba mi portero, "pues si a ese le gusta tanto la música, pues que se dedique a tocar los cojones a los clientes del Molino, según vayan entrando al local".


Estas idioteces no se deben tomar a chacota, fruto de la gilipollez de un iluminado, metiendo este asunto junto con las inocentadas que se daban hace años, anunciando la venta de la Torre de Londres, por cuatro mil pesetas; La Santa Cruz del Valle de los Caídos, por mil duros;o la Torre Eiffel, por doscientos duros, para hacerla chatarra.

La propuesta que hace ese grupo de la extrema izquierda, anticivilización, teniendo en cuenta el vacío cerebral de un gran número de habitantes de este país; vacío con capacidad intelectual solo para decir y escuchar memeces con su IPHONE pegado a la oreja.

Lo que esos grupos comunistas aprovechan para, sin importarles el tamaño de la gilipollez, implantarla en terreno tan fértil y propicio. Son esos millones de ciudadanos capaces de aupar a las instituciones del Estado, a Podemos, BILDU, la CUP y, toda esa morralla que por ahí, en la okupacion andan pululando.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario