viernes, 7 de abril de 2017

MUY POCO HECHO.

Future Lan, herramienta para predecir el empleo del futuro. Leído hoy en el diario El Mundo.

A mí, cuando se habla de herramientas, se me abren las carnes de gusto; nunca, en toda mi vida, ha faltado una herramienta bien usada en mis manos, por mucho que suene a inmodestia. 

Para que se pueda usar toda herramienta lo principal es que de verdad sirva para crear empleo real, del que respeta y fortalece la dignidad de los trabajadores, y no simple teoría.

La cosa ha salido de la mente privilegiada del departamento de Empleo y Políticas Sociales del gobierno autonómico de las provincias Vascongadas. 

Ya empezamos regular, porque lo primero que han hecho las autoridades de la autonomía vasca ha sido crear el Observatorio de prospectiva del empleo, algo que suena demasiado etéreo, cuando lo magro, lo verdaderamente importante, es tomar el pulso a la industria, tanto la autonómica como la nacional y aplicar el termómetro a la situación en que se encuentran las empresas que, como es sabido, son quienes con buena salud, suelen crear el empleo bueno y estable que significa que crea riqueza que repartir; el que aporta fondos para pagar la asistencia social.

La restrictiva mecánica económica de la Comunidad Económica Europea,

impide que desde los gobiernos se trate de ayudar a "reforzar" la financiación a nuevas empresas, y a las empresas ya existentes con vistas a crecer, que es la manera más rápida de crear puestos de trabajo pero, si de aquella manera no es posible, siempre queda la posibilidad de que la ayuda llegue vía impuestos.

La bajada general de impuestos oxigenaría a las empresas, al tiempo que dejaría más euros en los bolsillos de todos, con ganas de ser empleados.

Es necesario abrirse de nuevo camino en el mercado extranjero para la necesaria captación de euros, pero también es muy necesario que funcione el mercado interior.

Claro que para que los impuestos puedan ser reducidos lo primero sería rebajar el exagerado gasto superfluo de las distintas administraciones del Estado y, a alguna de esas administraciones (más de una) hacerlas desaparecer.

En lo que se refiere al Paro y al Empleo, ya está todo dicho, y muy poco hecho. Y no creo que sea necesario, viendo lo que nos viene con el empleo masivo de la robótica, crear un Observatorio de prospección para predecir el desempleo del futuro.

Gilipolleces se nos ocurren a todos, a casi todos por no generalizar pero, a mí, por poner un ejemplo próximo, no me pagan por ello, como ocurre con algunos políticos. A mí me pagan por producir los objetos que se me encargan, y han de ir muy bien realizados. Por la lógica exigencia del cliente y por mi propia satisfacción comprobando en el objeto creado el nivel alcanzado en la profesión.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario