viernes, 10 de marzo de 2017

SIN FRONTERAS.

La cosa "sin fronteras", se va generalizando de manera exponencial, y ya va alcanzando a la práctica totalidad de cuanto acontece a nuestro alrededor y ¡mucho más allá!

El uso de la cantinela esta alcanzando tanto auge, que hasta hay quien cuando va al Water, dice "voy a cagar sin fronteras o a mear sin frontera"; o quien dicen que se van al Snack bar, a tomar "unas birras, con unos callos a la madrileña de tapas sin fronteras".

Lo último que he leído es "Educación sin fronteras". Esa especie de eslogan que aquella persona vino a colocar en la página de un periódico de tirada nacional, creo que además de soltar esa "súper frase", debería explicarnos que es lo que ella entiende como educación. Y si esa misma educación, les es beneficiosa y útil a todos los educados por igual, cuando se les eche encima, obviando las fronteras, no sólo las territoriales, que también las alimenticias; las religiosas; y las psicológicas.

Me enorgullece, como ser humano, la extraordinaria labor que hace la ONG, Médicos sin Fronteras; o la que realizan, Bomberos sin Fronteras; por poner dos buenos ejemplos. Lo que ya me empieza a poner mosca es, lo de Educación sin Fronteras porque, me da un fortísimo hedor a intento de globalizar el rebaño. 

El intento infinito de tener a la totalidad de la humanidad, pecho con espalda, empaquetada en una caja sin puertas ni ventanas, solamente funcionando al dictado de unos pocos, que serán quienes decidan, qué clase de "Educación sin Fronteras", es la que totalitariamente se va a impartir a todos/as.

Y es que hay en la sombra difuminadora gentes investidas de altruismo; disfrazados de persona normal, sencilla y amorosa del prójimo, cuando realmente son egoístas insatisfechos que no se conforman con todo lo que tienen, que es mucho de lo que nos han ido quitando al resto y, hasta ambicionan ese "resto"; el que formamos las personas decentes. Lo quieren tener muy próximo; en el bolsillo del pantalón; a mano por si en algún momento piensan en hacerse una alfombra de "espaldas humanas", para que al andar por sus posesiones, no se les manche la suela de sus zapatos.

La educación de las personas es algo muy serio, con lo que no debe ser permitido que jueguen aprendices de brujo. 

Si uno está en uno de esos días gilipollescos que a todo mundo, en mayor o menor medida nos caen, escuchar ese "Educación sin Froteras", puede sonar a campanillas de cristal de Murano. Pero solamente si es que uno está agilipollado porque, si no es así, lo normal es que te parezca una maldad con estética de gansada. 

A un sueco no se le podría educar, cada uno en su país, como a un zulú, ni viceversa. Pero si se les debería dar la posibilidad de alcanzar el mismo nivel de conocimientos.

La Educación está muy enraizada en la tierra, salvo pequeñas cosas que -porque no- no hay mucho que globalizar. Es el conocimiento de las cosas, que ya sé que forma parte, pero no el todo, de la educación, lo que ha de difundirse de forma global para que, quienes ahora no tienen capacidad intelectual, pueda alcanzar a desarrollarse de manera integral, sin impedimento en su medio.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario