lunes, 6 de marzo de 2017

OFUSCACIÓN ABSOLUTA.

Interior detecta que una ruptura rápida desata la mayoría de los crímenes machistas.

¿Por qué no le darán marcha atrás a la moviola y comienzan de nuevo?

Hace falta mucha maldad; un estado de ofuscación absoluta, o Dios ha de saber qué fuerza maléfica mueve a los políticos y a sus palmeros, que les ha insuflado la idea de que el sistema político actual, esta Democaca, es perfecto y que quienes fallan -mejor dicho, fallamos- somos las personas, de manera especial, todos los que estamos fuera de la oficialidad.

En el mejor de los casos vamos a admitir que sea, eso, que están ofuscados por el brillo que les da su proximidad al Poder. 

¿Entonces qué hacer? Algo muy diferente, diría yo, a lo que estamos haciendo ahora las personas decentes y honradas. Algo, porque lo que ahora estamos haciendo es ¡nada! Nos están llevando de culo y contra el aire y la lluvia y lo único que se nos ocurre es mirar el panorama, como si fuera una película de la televisión que, por grave que sea lo que le pase al protagonista, a nosotros no nos atañe. Ya sé qué decir esto que estoy diciendo aquí, es como intentar hacer negocio abriendo un establecimiento de venta de helados en mitad del Polo Norte.

Volviendo al descubrimiento que han alcanzado en el ministerio de Interior (otro arcano desvelado) después de que con extraordinario esfuerzo y dolor mandíbula he logrado cerrar la boca,

"desbocada" por la sorpresa, hay que decir que da lo mismo que en los puestos de responsabilidad gubernamental este Jorge o Antonino; el PP, el PSOE, o los comunistas de cualquiera de los pelajes existentes; las culpas de todo lo malo que ocurre en este país, jamás es por su culpa y, que esa culpa, hemos de repartírnosla entre don Francisco Franco y los españolitos desclasificados que, sin duda, somos los autodisciplinados y por ello desgraciaditos, que intentamos ganarnos la vida con nuestro esforzado trabajo, sin meternos con nadie, y sin cobrar sueldos ni prebendas del Papá Estado, en sus distintas presencias públicas.

Están errados -pienso que en esta ocasión también podría escribirse con "H" ferrosa-

quienes siguen pensando que la democracia es el mejor de los sistemas, ya que es el defensor de la libertad; el notario de la igualdad de todos los habitantes del país; el ecuánime repartidor de justicia; el garante de la seguridad física y patrimonial de las personas y, para finalizar, el responsable de su bienestar, en caso de necesitar ayuda (y tú puta).

Por todas esas cosas que he enumerado, cotizamos con MAYUSCULAS, y con huecos en el estomago, sin disfrutar de la mayoría de ellas, muy por encima porcentualmente, precisamente los ciudadanos desclasificados.

Por eso, es por lo  que estos políticos deberían poner en marcha la moviola y, de la misma manera que se pueden ver los penaltis claros que los árbitros no pitan a favor del Real Madrid, 

ellos podrían enterarse del cúmulo de equivocaciones tan tremendas que, tanto ellos ahora, como sus antecesores entonces, han sido capaces de ir cometiendo como interminable ristra de morcillas.

Y, quizás el error más gordo fue el extraernos algo tan necesario para una buena convivencia en sociedad, como son la autodisciplina y la autocensura. De ahí vienen el desprecio a los derechos de los demás, y hasta de la vida ajena.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario