jueves, 2 de marzo de 2017

EL TONTO Y LA TIZA.


De la película norteamericana,
 "Poli de Guardería". 

Malos tiempos corre en este país la tan cacareada libertad de expresión. Siempre aparecerá el o la gilipollas, no sé por qué, pero siempre son de la izquierda en su amplio espectro, que tratará de cambiar una realidad, porque les sale del pene a ellos, o porque la sale de la vagina a ellas.

Milagrosamente esta divertida comedia 

interpretada por Arnold Schwarzenegger se ha librado del corte de cuantas veces sale esta criaturita avisando a quienes tengan dudas, de que los "niños tienen pene y las niñas vagina". 

¡Pero eso era con Franco! Y es sabido que de esa época no sirve absolutamente nada.

Ahora resulta que a la asociación "Hazte oír", se le ocurre, viendo y oyendo las opiniones que se vienen vertiendo en los medios de comunicación respecto a ciertos problemas biológicos que afectan a algunas personas; equivocaciones de la naturaleza que dota de órganos distintos al funcionamiento psicológico, avisar, como lo hizo el niño de la película, haciendo circular un  vehículo con la siguiente leyenda en su carrocería, "los niños tienen pene y las niñas vulva".

Y como ocurre, siempre sale el "tonto" que pronto encuentra su "tiza" con que pintar la arbitrariedad que genera la tontería. 

¿El tonto dice que eso, que resulta tan natural en el ser humano desde los tiempos de Adán y Eva, 

es homofobia, además de constituir un posible delito de odio hacia homosexuales, transexuales y las personas que padecen ese gran problema? y, ¡claro que si! al punto aparece la tiza que, con un dudoso uso de la autoridad, sin aviso previo, inmoviliza la campaña volante de "Hazte Oír".

Nadie inteligente se opone a que una persona, ante el problema de haber perdido una mano, un brazo o una pierna, pueda encontrar solución con una prótesis; como tampoco hay oposición ante cualquier problema de salud, que busque solucionarlo con la Medicina o con la Cirugía. 

El dolor que a un ser humano le produce que su biología vaya por un lado, mientras su psiquis vaya por otro lado, solamente lo saben quienes están en ese trance. 

No es un asunto que se deba tomar a la ligera, ni hacer de ello chirigota, sino abordarlo con un conocimiento profundo, porque es tan duro que ha habido quienes no habiendo conseguido  solución a su lucha interna, han encontrado solución en el suicidio. 

Y yo creo que habiendo una posible solución quirúrgica ¿por qué no aprovecharla si de esa manera se palia, o desaparece el problema?. Dios le ha dotado al ser humano, entre otras muchas dádivas, con la posibilidad de hallar soluciones a los problemas. 

Pero la solución, mientras que la ciencia no encuentre la forma de cambiar los órganos sexuales internos, siendo buena para la mayoría de quienes están afectados, no será completa. Por lo que, "los niños tienen pene y las niñas vagina", es un aserto que sigue siendo indiscutible. Claro que se podría decir que las muñecas inflables tienen vagina, como los muñecos inflables tienen pene.

La libertaria Libertad de expresión de quemar la Bandera Nacional; las fotografías del rey Felipe VI; silbar al Himno Nacional; 

hacer mofa y befa de las creencias religiosas

o de personas vivas y también de las fallecidas de distinta ideología política, es lo que les pone a los rojos y como no hay "tonto", tampoco se encuentra la "tiza" que les apriete las clavijas. 

Para aparcar el vehículo ¡Cómo no!

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario