lunes, 6 de febrero de 2017

VOCES LASTIMERAS.

En Europa se han levantado voces lastimeras, temerosas y temblorosas 

por la aparición de Donald Trump, como presidente de USA. Voces que, de ese personaje, auguran para el viejo continente un trato perjudicial.

-"La presencia de Trump en la presidencia de EEUU, es un peligro para Europa"-.

Pocas luces hay en mi cabeza, 

y esas pocas luces las empleo, a la salida del cotidiano trabajo, a seguir aprendiendo a tocar sevillanas en la guitarra; 

pero, por lo que veo y escucho a través de los medios de comunicación, sin necesidad de quemar una sola de mis propias neuronas, 

creo que el peligro más grave e inminente no es el de mister Donald, que solo Dios sabe lo que hará -si se lo permiten las leyes de aquel grande país-, sino de los atemorizados políticos europeos.

No es culpa del presidente USA que la pobreza vaya ampliando su radio de acción en la tan autoloada Comunidad Económica Europea.

No es culpa del presidente USA que cada día sea mayor el número de europeos que en vez de poder ganarse el sustento diario con el honrado producto de su trabajo, malviven del escuálido subsidio, con el que algunos de los sinvergüenzas que dirigen el funcionamiento de la  Unión Económica Europea, presumen de haber alcanzado el "Estado del bienestar". Que viendo el nivel en el que mueven todos esos  políticos y sus "confluencias", se entiende que ese "Estado" es al que ellos se han izado a costa del cobro de  nuestros impuestos.

"La Agencia Estadística Europea calcula que 24,5 millones de  personas carecían de empleo en la UE".

Independientemente de mis luces, simplemente sabiendo leer, llega uno a comprender que en esto el presidente norteamericano tiene poco que ver y que quizás, el mayor de cuantos peligros que gravitan sobre la vieja Europa sea la corrupción de sus políticos y la poca capacitación para ejercer el cargo que ocupan.

Los Estados Unidos de América son algo más de 321 millones de habitantes, mientras que solamente en la Unión Europea somos -algunos a puritita fuerza-, aproximadamente 500 millones. 180 millones, de persona más, de los que al menos 60 debieran estar en condiciones de producir riqueza con su trabajo. Eso podría ser así, si en la eurozona hubieran personas capacitadas; personas que tuvieran los conocimientos apropiados para encauzar la economía a través de la producción industrial y agropecuaria, es posible que los Estados Unidos, comercialmente en vez de ser el "Sheriff", fuera un competidor en desventaja.


DE LA MALVERSACIÓN DE CHIRAC A LA CONDENA DE BERLUSCONI, 

pasando por infinitos casos de corrupción, en la práctica totalidad de los países europeos que sería prolijo e inútil reseñar, pues los conocemos todos. Los que han salido a la luz. Pero la "cosa" sin duda seguirá. Lo que tampoco es culpa del presidente yanqui.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario