jueves, 9 de febrero de 2017

SIN FRONTERAS.

La NAC (Nueva Alternativa Cultural - OKUPAS SIN FRONTERAS) 

es una Organización sin Animo de Lucro que, a falta de otros que tomen esa responsabilidad en el país, se dedica a impartir toda clase de cultura: 

la cultura de cómo se deben usar las propiedades ajenas en beneficio propio hasta dejarlas inservibles; la cultura del uso gratuito de luz y agua; la cultura de cómo se puede vivir sin dar un solo palo al aire a costa de la familia, de amigos o instituciones del Estado, contra el que se está; la cultura de la Marihua o Marihuana; desde cultivarla en una maceta, hasta como liar un canuto y negociar con ella, y cualesquiera que haya en el "mercado"; 

la cultura de que, al amparo de unos supuestos talleres de cualquier cosa, reciban subvenciones de las instituciones municipales; ahora, con "colegas dentro", ni te cuento.

Lo cierto es que las alternativas sin fronteras están proliferando y, en algunos casos, haciendo trabajos verdaderamente ejemplares. Médicos sin Fronteras y Bomberos sin Fronteras, son unas organizaciones ejemplares de la que como español me siento orgulloso cuando les veo por la televisión o leo en los periódicos su altruista dedicación. 

Médicos (enfermeras y ATS) de ambos sexos que viajan a "la Pobreza" en las peores condiciones, a poner todo su conocimiento científico, su humanidad, y hasta su amor, cuando no hay otro fármaco, para sanar, aliviar o consolar a personas que sin ellos estarían a merced de la enfermedad, absolutamente olvidados. 

Bomberos que se embarcan hacia cualquier tipo de catástrofe que haya ocurrido en cualquier parte del Mundo y, denodadamente en muchos momentos de sus actuaciones en incendios o desastres sísmicos, son capaces de poner en riesgo sus propias vidas por salvar las ajenas.

Verlos, como digo, en los medios de información, me provoca admiración, al tiempo que envidia por no poder estar con ellos, en tan maravillosas labores; pero, desgraciadamente, tengo dos justificaciones, lo primero es que para ambas labores me falta la necesaria preparación (ni siquiera soy capaz de sacar una espinilla o apagar una cerilla)

 y, en segundo lugar, me sobran una buena cantidad de años vividos.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario