miércoles, 8 de febrero de 2017

SE NOS PERMITE SER POBRES DE SOLEMNIDAD.

El pertenecer al club europeo (Mercado Común) está demostrándose continuamente, con auténtica tozudez, que no da permiso a los países ex-dictatoriales, Portugal, Grecia, España y los países que llegaron  saltando sobre las ruinas del muro comunista, 

para alcanzar la meta de ser "ricos". Pero si se nos ha concedido venia que nos permite ser pobres de solemnidad en su compañía. Eso es lo mejor que se ofrece por los amos de Europa, para que podamos ir inflando el pechamen por el Mundo presumiendo de grandes amistades. 

Me comentaba un amigo que uno de los mayores "logros" de la política democáquita de este país, es habernos obligado a zambullirnos sin flotador en las aguas comunitarias, sin previamente enterarse  por donde van y vienen sus corrientes, ni sentir curiosidad por la profundidad del charco.

Siempre es más agradable pasear en compañía bajo la lluvia compartiendo el paraguas, que hacerlo solo usando el total de la protección. 

Pero, una vez terminado el paseo y la lluvia, cada cual a su casa para que allí buenamente cada quien haga lo que piense que es lo mejor que puede hacer. Similar o independiente a lo que hagan los demás. O sea, para que cada perro se lama con tranquilidad su pijo.

Es sabido que dentro de la Unión, se mueve a sus anchas un mini ente que funciona a un nivel superior al resto de países que redondea el número de socios y, esos miembros de ese mini ente (los ungidos), son los que cuando tienen problemas, esos por los que a los comparsas les cae duro castigo, ellos, junto a las correspondientes reverencias de ordenanza, reciben la ayuda desinteresada de los altos organismos, que para eso fueron los muñidores del invento.

Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Los Países Bajos. Esos son los que visten 


de esmoquin y los demás, 

de pana y boina.

Un ejemplo que creo resulta muy explícito es, la amenaza de castigo que planeó sobre nuestras cabezas: 

COMISIÓN EUROPEA "Bruselas abre el procedimiento de sanciones contra España.
La Comisión Europea subraya que el Ejecutivo español "no ha tomado medidas efectivas" para combatir el desfase presupuestario".

¿Por qué no hubo sanción? Hay quien asegura que, por más o menos el mismo motivo se habrían visto obligados a sancionar a Italia y, tal vez también a Francia; dos de los países fundadores y, porque en su día, también por el mismo pecado tampoco se sancionó a Alemania.

La consecuencia de la adhesión al Club Europeo, fue la venta de las empresas del INI (instituto Nacional de Industria) y la casi total desindustrialización (lo que tantos años de sacrificios nos costó) por imposición como cuota de entrada.   

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario