viernes, 24 de febrero de 2017

ASÍ ESTÁN LAS COSAS.

Así lo vemos en las películas norteamericanas de cine negro,

donde los sindicatos mafiosos organizan, según sea su conveniencia, el movimientos de estiba en la totalidad de los puertos del país. 

A eso hemos venido a parar en este país, por la lasitud generalizada con que este sistema trata la irregularidad y la delincuencia. 

Y, la cosa no es por falta de conocimiento de los políticos, sino por los intereses de protección personal de esos políticos, ante sus posibles "irregularidades" que pudieran cometer como administradores de esos tres poderes del Estado.

El Poder Legislativo, que es quien elabora las leyes.

El Poder Ejecutivo, que es quien tiene la capacidad de gobernar con la herramienta que suponen esas leyes.

El Poder Judicial, que en último lugar quien las hace cumplir, y aplicar las sanciones cuando sea necesario, por su incumplimiento.

Puesto de esa manera cualquier persona podría pensar que este es el país de las mil maravillas, pero no es así, porque esos tres poderes, como la Santísima Trinidad, se funden, en la práctica, en un solo poder, que es el Ejecutivo. Que al final es quien tiene en la mano las cuerdas del "guiñol". 

Cuando un imbécil, sin utilizar el límite que supone una mampara, se ducha, es normal que las salpicaduras consigan que todo el suelo del cuarto de baño se empape.

El orden de un buen Gobierno, no habría consentido la cantidad de tropelías, desórdenes y desmanes de todo tipo que vienen sucediendo en este país, desde el mismísimo día que la Democaca, desembarcó a sus "guardiamarinas democaquitos". 

Y ¿qué ocurre? Pues que este país en vez de ser un país serio, decente y de buenas costumbres,  como quisiéramos sus habitantes autóctonos y, quienes como yo, andamos en él exiliados; lo que desgraciadamente parece es "el caribeño  puerto pirata de arrebata capas".

Nadie se explica que un servicio tan importante e imprescindible campe al antojo de ciertas empresas mafiosas que, pasándose por lo que protegen sus calzoncillos, las normas propias del país y de las de la Unión Europea, organiza todo el entramado de estiba como les sale de sus cojones. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que no hay en el gobierno otros cojones más gordos que con su peso, equilibren adecuadamente la situación.

Un amigo mío (uno de esos amigos muy feos y fachosos que todos tenemos) 

un día que paseaba por la Avenida de José Antonio (ahora Gran Vía) se fijó en un chavala guapísima, y con un cuerpo escultural;

al instante, como nos podría pasar a más de uno, quedó prendado de ella, hasta el punto de pedirle que se fuera con él al hotel más próximo para tener un encuentro sexual a tres asaltos.

¡Y... Una... mierda...! -Me contaba él que la escultural le contestó.

Eso no es democrático -protesto mi amigo- , yo creo que su decisión debe ser tomada solamente cuando usted y yo cerremos unas jornadas de diálogo.

"PUERTOS DEL ESTADO Fomento y los estibadores rompen las negociaciones y habrá huelga el lunes. Los sindicatos mantienen el paro los días 20, 22 y 24 de febrero y advierten de que habrá más"

Lo que quiero decir, todos me habéis entendido, es que hay veces que poco puede hacer el diálogo cuando una de las partes está cerrada a prueba de balas; con lo que si quieres "trajinarte a la moza", se tendrá que utilizar una herramienta más contundente que las simples "balas".

Así están las cosas señor ministro de Fomento.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario