martes, 21 de febrero de 2017

982 CRÍMENES, SIN MEMORIA HISTÓRICA.

Que no les interesa a los estudiosos de nuestra guerra de liberación. ¡Es que eran rojos asesinados por rojos!.

Lo que ofrece esta foto es una pequeña muestra de lo que la izquierda española es capaz de hacer cuando la situación le es favorable. Estos diez cuerpos que están en esa fosa, son una pequeña muestra de los mil antifascistas que fueron fusilados por los republicanos (rojos de mierda). La mayoría de los 982 cuerpos de los antifascistas asesinados, están enterrados en fosas pérdidas. 

Eso es lo que ha debido de parar la búsqueda de fosas comunes de responsabilidad franquista; la aparición y rápido tapado de más de una fosa. Cuando había restos que indicaban por quienes habían sido asesinados, y cuando entre los restos humanos se encontraban medallas o rosarios.

"A nuestra familia no nos queda ni el consuelo de que fuera ejecutado por Franco". Se quejó el nieto del coronel Luis Barceló Jové.

Claro está que no necesito que nadie me reprenda diciendo que eso es viejo, porque lo sé perfectamente. 

¡Pues si, es viejo! Pero tan viejo como lo que con tanto tesón y poco acierto van buscando los "mamones histéricos". Y es que lo que buscan en realidad no lo encontrarán, por la sencilla razón de que fueron ellos, por sus crímenes, quienes perdieron la guerra; y la Historia no la pueden cambiar. Y la perdieron porque los rojos de entonces, como los de ahora, aparte del congénito odio sarraceno a todo lo decente que les identifica, no tienen más que ofrecer.

Muchos de los combatientes de ambos bandos ya han muerto y a los pocos que quedan, los que no han perdido la cabeza víctimas de la edad, les cuesta mucho o no les apetece recordar; por eso se hace necesario airear la verdad tanto tiempo silenciada, sin posibilidad de llegar a competir con la falsedad oficial, impuesta por los rojos actuales, y aceptada cagonamente por el PP. 

Es conveniente que las nuevas generaciones sepan que durante esos tres años de guerra, además de la lucha que se mantenía en el frente, las distintas "leches" de rojos se dedicaban, con toda naturalidad, a asesinarse entre sí. Los cenetistas a los socialistas; los socialistas a los comunistas, los comunistas a los del POUM; los nacionalistas catalanes, a los revolucionarios; y viceversa.

La Pasionaria entre otros muchos crímenes, mandó dar martirio, al líder del POUM, Andrés Nin, que era la pareja de su secretaria particular, al que llegaron a despellejar vivo.

"¿Por qué venís a por nosotros si somos anarquistas, es decir, antifascistas?". Dos intelectuales del anarquismo italiano, Francesco Barbieri y Camilo Berneri. La compañera de Barbieri, cuando fueron a por él a su casa, les hizo esa pregunta y la respuesta fue que eran contrarrevolucionarios. Como hicieron con Peretti y Ferrari, fueron ejecutados en la plaza de san Jaume. El comunista Fernández Cortinas: "saqué al comandante Bellido del Círculo Socialista, y en el jardín, junto a la estatua de Pablo iglesias, le metí en la cabeza todo el cargador de mi pistola".

Y es que no extrañaba a nadie que los días amanecieran, en cualquier lugar de la zona roja, con sus calles sembradas de cadáveres; personas religiosas; dueños de algo; comerciantes; o militantes de otras partidas, compañeros de fechorías.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario