lunes, 14 de noviembre de 2016

GLOBALIZACIÓN.

-¿Que es eso de la globalización?- me preguntó mi portero, lo que me hace suponer que aún hay gente más ignorante que yo. 

La pregunta así, a bote pronto me dejó un tanto descolocado porque, aunque más o menos se lo que conceptualmente es la globalización, lo que no encontraba era la forma de explicárselo a Celso, que así se llama el portero de la casa donde vivo. Así que como hacen los nuevos escritores (¡literatos!) de este país, para "crear" sus grandes obras literarias, le trasladé la pregunta a Google: ¿espejito mágico; espejito reluciente, qué es la globalización? Y, raudo como el rayo contestó científicamente:

"La globalización es un proceso económicotecnológicopolítico y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global".

Celso, una vez escuchada la respuesta, me miró fijamente y ¡el muy cabronazo! me hizo un 

monumental corte de mangas o 

"butifarra" que dicen en Cataluña. Hay que entender que mi portero es del Sudán, país donde se hizo abogado, y que llego hace diez años a este, tratando de mejorar, y es 

portero (trabajo que no hace indigno a quien lo realiza con dignidad).

Por lo menos para los católicos, Dios hizo el el Mundo en siete días:

Día Uno – Noche y Día
Día Dos – Cielo y Mar
Día Tres — Tierra y Vegetación
Día Cuatro — Estrellas, Sol y Luna
Día Cinco — Mar criaturas incluyendo los peces y las aves
Día Seis — Animales y la humanidad
Día Siete — Descanso.

Pero desde que pasaron las veinticuatro horas de ese día de descanso, que fue cuando se hizo patente la aparición del hombre activo sobre la Tierra, no ocurre nada nuevo sobre su faz (la de la tierra), positivo o negativo, que no se de por la participación del hombre; desde hace pocas décadas también de la mujer y, desde hace poco tiempo, como no, los "géneros alternativos".

El cinismo del ser humano no es comparable en su tamaño a lo que pudiera ser el mayor de los volúmenes conocidos. Decir que la globalización es "un proceso económico, tecnológico, político y cultural a escala planetaria que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global", no tiene por donde agarrarse. 

Esa explicación no se le puede dar a quienes lo único que les llega de esa "ventura", es el olor del desprecio; el desdén hacia ellos de los países ricos. No les llega lo económico; ni les llega lo tecnológico -a no ser la tecnología de las armas que les venden para que se maten los unos a los otros- y, si; les llega lo político, pero como en algunos casos -la "primavera árabe"-, a cañonazos. La miseria y el hambre, en países de Asia y África

y en algunos países sudamericanos, es equipaje que les apetece poco a los inventores en la globalización. La globalización es el "Matute"

que se han inventado, no los gobiernos de los países más importantes, sino sus amos y señores que los ponen y los quitan a su antojo y conveniencia; los putos  

desvergonzados que en la oscuridad mueven la Economía Mundial. ¡Qué gilipollez! ¡¡¡Su puta economía!!!

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario