lunes, 28 de noviembre de 2016

¡AVISO A NAVEGANTES!

La diferencia más notoria entre los regímenes autoritarios de derechas e izquierdas es la herencia que dejan cuando desaparecen de la vida pública. 

Santiago de Cuba:

Madrid en 1974:


Mientras los paises que han sufrido a la Izquierda están absolutamente arruinados; sin una industria desarrollada, aparte de la prostitución, 

los que "han sufrido" a la autoridad de la Derecha, dejan un país con una industria perfectamente en marcha, siempre con posibilidad de mejorar, además de un comercio exterior -nunca llegara a ser perfecto- también en marcha.

Recientemente ha muerto el decano de los dictadores, Fidel Castro. Lo verdaderamente extraño de la desaparición física de este ser seudo humano, no es que esté pasando desapercibida pero, lo cierto es que, inexplicablemente, se habla del individuo con un cierto respeto que obvia deleznables decisiones que durante su férreo mandato fue capaz de llevar a cabo, como la venta a EEUU de disidentes cubanos, a cambio de tractores. 

Ese tráfico de personas le acercaba a una de las más grandes canalladas que el ser humano ha sido capaz de cometer a lo largo de la historia: la esclavitud. La venta de personas, aunque en este caso no fueran a ser esclavizadas para llevar a cabo penosos trabajos.

Que debería pensar de un régimen, el que aún perdura en Cuba

que, a pesar de estar ubicado en una isla; con las dos únicas maneras de escapar de él sea por mar y por aire, prohibidas por el Régimen, lo hayan conseguido poniendo sus vidas en riesgo máximo, dos millones de cubanos.


Solamente el comunismo es capaz de impedir al individuo la libertad de desplazarse a donde buenamente le plazca y, también es una de las propiedades del comunismo, ejercer la autoridad de obligar -en este caso-, a quienes se les quería castigar -con benevolencia- a cortar caña de azúcar en los cañaverales, bajo la estricta vigilancia policial.

Y no voy a cometer la estupidez de hablar de lo que desconozco: los crímenes del Régimen, llevados a cabo contra miembros de la oposición. Pero hay datos que es necesario que se recuerden, porque parece que ha de ser necesario poner en claro, la foto del dictador (aquí junto al "cazador de hombres", el Che Guevara)

implacable Fidel Castro, ante la suave capa de "silencios" en el que parece haber caído toda Europa. (España ha mandado a las exequias de quién en vida fue "amo y señor" de Cuba, al rey Juan Carlos -de alguna manera ha de justificarse un sueldo-) 

"El filósofo izquierdista argentino Oscar del Barco reconoció: “Los llamados revolucionarios se convirtieron en asesinos seriales, desde Lenin, Trotzky, Stalin y Mao, hasta Fidel Castro y Ernesto Guevara”

"5.700 cubanos han sido fusilados en la Cuba de Fidel Castro"

"La revolución cubana fue un movimiento social y políticamente heterogéneo que surgió como reacción al golpe de Estado de Fulgencio Batista el 10 de marzo de 1952. La vía violenta elegida por sus diversos líderes -Prío, Castro, Echeverría, García Bárcena, Barquín, San Román- no sólo era un componente de la cultura política insular desde la segunda mitad del siglo XIX sino una opción que, a los ojos de aquellos revolucionarios, estaba justificada por el cese de garantías constitucionales en un régimen de facto".

¡Aviso a navegantes! Así de heterogéneo es el "movimiento revolucionario" en este olvidadizo país que responde al gilipollesco nombre de Podemos.

¿Responderá fielmente el calco?. Esperemos que no cambien en breve la P, por la J.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario