miércoles, 19 de octubre de 2016

INMEJORABLE EXCUSA.

Inmejorable excusa para reunirse, tomar unas copas, quizás; y charlar un rato, demostrándose entre sí lo listos que son cada uno de ellos; e intentar hacernos creer que se interesan en encontrar soluciones, en colectividad, para los problemas que abruman al país, que son los mismos que joden a todo el paisanaje, menos a ellos, y a los golfos que todos tenemos metidos en la cabeza.

Precisamente la falta en la política actual de inteligencia, es lo que debería empujar a personas perfectamente capacitadas para entender y dar soluciones a todos los problemas nacionales, a tomar responsabilidades de Gobierno; esos y no los que están, deberían ser quienes tomasen las riendas de los destinos de este país. Pero se está muy cómodo y cómodas al resguardo, viendo los toros desde la barrera, sin manchar la suela de sus zapatos con la arena del Albero.

"Significados representantes de la Universidad, la empresa y la política reflexionaron  en el II Foro Universitario de Unidad Editorial sobre cómo transformar España desde el conocimiento".

¡Mentira jodía!. Los temas que principalmente se debatieron: TRANSFERENCIAS; NUEVOS PERFILES; GOBIERNO; LEGISLACIÓN; FINANCIACIÓN; EXCELENCIA; y FP (Formación Profesional). Cada una de estas materias tienen la suficiente entidad cómo para que sean profusamente debatidas. Lo que ocurre es que para tan sesudas criaturitas de Dios, el TRABAJO y su socio el PARO, como mucho, simplemente son materias que no dan más allá que unos cortos instantes en alguna de esas tan importantes cuestiones.

Lo que diferencia a las personas "inteligentes", de los demás, es su capacidad para hablar largo y tendido de un tema: sacar, si acaso, los defectos, pero no concretar soluciones; son "cerebros" que con la vaguedad suelen ganar mayor crédito entre las gentes de su calado. 

El director del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, don Juan Guinovert, apuesta por la generación y transmisión del conocimiento a la sociedad. "Comunicadores de la ciencia, abogados de patentes, gente capaz de hablar el doble lenguaje del científico y del empresario y empresarios que quieran poner dinero en transformar el conocimiento en riqueza".

Oiga, suena cojonudo. La Industria, para don Juan Guinovert, debería sacar dinero de su  natural ocupación, para enchufarlo en la Universidad. 

Don Manuel Fuentes director general para España de Oxford University Innovation, hizo la propuesta de llevar "la innovación de la Universidad a la empresa en un tándem técnico, científico, emprendedor y empresario". Y el presidente de la Cámara de Comercio de España en California, Don Juan Dewar señaló como exitosa, la cultura empresarial enfocada en entender y servir al cliente y los mercados.

Si; suena cojonudamente; pero resulta que en ninguna de las tres fórmulas, aparece la preocupación por el mundo del empleo, ni la fórmula para hincarle el diente al paro.

Se podría pensar que con los ingredientes aportados por estas tres "inteligencias", podría crearse la "pócima milagrosa" que, al tiempo, hiciera brotar en cascada el empleo, mientras le propinaba una patada en los mismísimos huevos al paro. Si; se podría pensar; pero es mejor impartir "la clase" de manera práctica: un millón de euros invertidos en la Universidad crean, en un plazo razonable, tantas centenas de puestos de trabajo de larga duración y sueldo justo.

Nadie puede estar en contra de potenciar económicamente a la Universidad que, se da por supuesto que, por su capacidad para formación científica, es uno de los motores de la economía; 

pero, si no se cuida de buena manera al trabajador, que es quien con su trabajo e impuestos produce el "aceite para ese motor", la fuente se secará, y el motor acabará por griparse.   

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario