lunes, 26 de septiembre de 2016

LOS TOROS DESDE LA BARRERA.

Lo bueno que tiene ser un observador desinteresado es que se ven los toros desde la barrera, en lo que respecta a quienes se presentan a elecciones y son ganadores, aunque la barrera no es precisamente un seguro absoluto, como lo demuestran las dos fotografías. 


De esa estremecedoras manera nos vienen tratando a todos, las "faenas" que se están dando en las "corridas políticas" que se están corriendo en este país.

Y eso es así, en lo que nos concierne a quienes, como yo, estamos exiliados en este extraño país, que poco a poco se va pareciendo al Puerto de Arrebata Capas. 

La cosa es para hablar sobre el tema electoral puntual, de ayer, y de manera general, pero sin pasarme un pelo.

Nos dicen desde los medios de comunicación -sin discriminar entre naturales y asimilados- que el votante empieza a estar hasta

la línea de flotación, del "cuarteto afónico" al que ha de asistirse vía urna transparente de metacrilato, para participar en las distintas convocatorias a las que han sido últimamente llamados (misinos, mininos, y los misinos van), cuando hasta hace poco solo tenían que elegir entre dos de los afónicos "cantantes", que así dicen en Galicia a los no inteligentes.

Claro; con los resultados que se han dado ayer en Galicia, los gallegos tienen todo mi reconocimiento, como doctores en la ciencia de detectar los distintos niveles de inteligencia que se dan en la especie humana. Ellos ya han batido el reto de saber elegir lo mejor entre lo que se da.

Pues a lo que vamos; ahora los distintos medios de comunicación que tanto beneficio han cosechado inventándose el "cuatripartito elegible", mientras a 

puñalada limpia -no; sucia-, sin que a muchos de nosotros nos hiciera daño la argucia, se cargaban el bipartidismo; y ahora esos mismos medios de comunicación que mercantilizaron

su invento, empiezan a tratar de rentabilizar la vuelta al "dañino bipolar" político, mientras se disponen a

cavar la fosa donde enterrar a C,s y al rebautizado comunismo pro soviético, Podemos, junto con "sobacos sudados" Iglesias.

Hay que joderse; cómo dos cosas que son iguales, son tan distintas. Las elecciones en Galicia y en las Vascongadas, son dos sucesos que se dan en este país, que afectan de igual modo al Estado, y sin embargo, se hacen tan distintos. El representante del Estado, como presidente del ente autonómico gallego, el señor Feijóo, con toda naturalidad habla de que aquel es un trozo del país, y que él es nacional gallego y del país, de manera indivisible, y quiere gobernar tanto a favor de los gallegos, como, en lo que le es posible, cooperar para, al tiempo, cooperar en la mejoría del resto del conjunto. Eso demuestra Lealtad y Hombría de Bien.

En las Vascongadas, el "tristón" señor Urcullu (k),

que antes del comicio no admitía la posibilidad separatista por no ser viable en el concierto europeo y mundial, con los resultados en el bolsillo, habla de alcanzar un grado superior de auto gobierno, y de un caminar en paralelo con el Estado.

La hipocresía de esta clase de gentes les lleva a soltar gilipolleces enristradas, como si fueran morcillas burgalesas. 

Este país, señor Urcullu, es paralelo con Portugal; con Francia (porque no hay más remedio) y con Marruecos (a pesar de los pesares). Ustedes; vascos y catalanes, como el resto de provincias, están subordinas a la autoridad del Estado, siempre en el dignifico peldaño inferior de aquél en que él se encuentra instalado.

Los cabrones en este país campan por sus putos respetos, diciendo gilipolleces, sin que nadie sea capaz de tomar las merecidas medidas disciplinarias.

Eloy R. Mirayo.


Publicar un comentario