jueves, 9 de junio de 2016

VOLVEREMOS A ESPAÑA.

Según el CIS, el PP ganaría las Elecciones Generales del próximo 26 de junio a casi treinta escaños de diferencia del que le siga que, seguramente, serán los apestosos comunistas y sus encumbrados okupas y gentes de dudoso vivir. Con lo que queda claro que los demás partidos no llegaran al número de escaños que las encuestas otorgan al partido Popular.

Pero por las cifras que se barajan; teniendo en cuenta la catadura de los "capos" de  la extrema izquierda española, y del socialismo actual que tiene al PSOE en caída libre, es muy probable que, por no hacer caso a la verdadera historia, los que siguen la senda ideológica de aquellos temibles "comisarios políticos" de los no menos temibles "chequistas" y de los asesinos de "la Brigada del amanecer",  con Agapito García Atadell a la cabeza, 

los ciudadanos de este país e incluso los españoles, que no tenemos culpa alguna, hemos de sufrirles al menos por cuatro años.

Y es que las gentes de este País, alejada de hacer las cosas inteligentemente, se agarra al sopi-caldo en pastillas, sabe Dios de que estarán hechos, alejándose de cualquiera de nuestros caldos y sopas caseras. 

Que las cosas han cambiado y que lo que se lleva ahora es meterla por la rajilla de la urna mágica, con la esperanza de que "el genio de la urna maravillosa", le ayude para poder elegir, de entre un mosaico desconocido de caras, caritas, carotas y siglas, 

aquellos de quienes se desconoce de que coño han salido, y de que estercolero han "levantado" aquellas siglas de las que no se tiene puta idea que son, ni cuál va a ser su rendimiento para la comunidad "metedora". 

No hay más remedio, por mucho que no nos guste, y hasta que nos joda en lo mas profundo de nuestro ser, que aceptar, pues al fin y al cabo no somos de aquí, que las urnas, aunque su mejor destino sea romperlas, es un hecho incuestionable, al menos por el momento. 

Pero como de todo hecho lamentable, su inteligencia al ser humano le debería impulsar a buscar la parte positiva que, aunque esté muy escondido, si uno se empeña, fijo que se encuentra.

En eso estamos todos los españoles que estamos exilados en este país. 

Todos, sin caer en la desesperación, conservamos intacta la esperanza de que algún día, con la ayuda divina, que no nos es desconocida, volveremos a España, la patria a la que muchos juramos ante su Bandera, 

"defender hasta la ultima gota de nuestra sangre". 

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario