jueves, 2 de junio de 2016

UNA SIMPLE CHISPA.

A veces solamente la aparición de una simple chispa, puede hacer, como hemos tenido la desgracia de comprobar, flamear las piedras en llamaradas de grandes proporciones. En ocasiones, de muy difícil control. 

Una chispa que se convirtió en grandes llamas fue lo que se llevó envuelto en humos el Liceo de Barcelona que, mire usted por donde, según se dice por aquella preciosa ciudad mediterránea (me encanta), parece que, lo que se llevaron las llamas, les trajo la fortuna a más de un golfo.

Pero siempre es necesario ese chispazo, como ocurrió en Madrid, un día 15 de mayo; a su sombra se levantó en llamarada que ha desembocado en un nuevo-viejo partido político de extrema izquierda: comunismo rancio al estilo del puro y duro estalinismo, creador de millones de tumbas en lo que fue la Unión Soviética, y en el resto del Mundo. 

Chispazo, como casi  siempre ocurre cuando aparece una desgracia, porque las cosas se han hecho de muy mala manera. No se conoce el caso de algo que esté perfectamente hecho, que nadie, en su sano juicio, se haya molestado en intentar mejorarlo. 

Cuando las cosas están hechas de cualquier manera, para uno que sea capaz de mejorarlas, se encuentran cantidad de chapuzantes capaces, en su gilipollez, de dejarlas en peor estado de lo que ya estaban.

Nuestro ejemplo, me refiero a lo que sucedió en España con la política que se sufrió en los años treinta, y lo que está ocurriendo con la actual política. En ambos casos lo que sucedió entonces, el Alzamiento del Glorioso Movimiento Nacional, y lo que puede que suceda ahora, la toma del poder por el partido comunista, disfrazado de Podemos, será, como fue entonces, por el mal hacer de los políticos (sálvese quien pueda); por su falta de honestidad, de honradez y de patriotismo.


Según el ABC: "Felipe González pone la mano en el fuego por la «honradez personal» de Chaves y Griñán.
El expresidente del Gobierno dice estar convencido de que se demostrará la inocencia de los procesados".

¿Cuánta gente encontraría Felipe que pusieran su mano por él?

Por qué no; y si no, ya se buscará la manera, echando mano de "alguien", como en el caso del GAL, para que cargue con las culpas. 

El PSOE es maestro en escapismo; ya desde los lejanos tiempos del asalto por la hordas democráticas con el caso FLIK, hasta el tema del "Faisán" los socialistas siempre han salido con bien en sus enfrentamientos con la Justicia, como también ocurrió, sin ir más lejos, con los manejos de Juan Guerra, que salió limpio de polvo y paja, porque lo que el hermano del vicepresidente Guerra hacía en un despacho oficial de la Junta de Andalucía ¡no estaba tipificado en el Código de Justicia de la época!. 

Lo que no deja de ser extraño es la poca resonancia que tiene este caso, dos ex presidentes de la Junta de Andalucía, acusados de delinquir, en comparación con los casos del PP. Es como si los chorizantes "pepianos" choriceran todos a plena luz y a bombo y platillo, 

y los "pesoianos" y los de los demás partidos de las izquierdas -que también están choriceando-, lo hicieran en la total oscuridad y con sordina.

Decía alguien, muy enterado, que eso es porque de la Facultad de Ciencias de la Información, como de la Escuela de Ciencias Políticas, salen rojos a granel que enseguida son enchufados, a la misma velocidad que botellines salen de la MAHOU  

Y, debe ser verdad porque la cosa así, de manera tozuda, lo parece.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario