lunes, 6 de junio de 2016

¿ES QUE A LOS ASESINOS LES IMPORTA LA VERDAD DEL ISLAM?

La Yihad, según los expertos en el Islam, no quiere decir, como incorrectamente se ha traducido por casi todo el mundo, como "guerra santa," porque solamente el Islam, y sus verdaderos creyentes,  reconocen "guerra legal" o "guerra ilegal". Y es que en el Islam solamente le concede permiso para guerrear a quien ha sido atacado injustamente.

Pero ¿es que a los asesinos, capaces de quemar vivas a varias mujeres por negarse a ejercer de esclavas sexuales, les importa la verdad del Islam?. Mi reconocida ignorancia no me permite vislumbrar las razones obradas para que esos terroristas haya tomado el camino de la barbarie; el inhumano camino del horror, destrozando y asesinando a diestro y siniestro.

Apartados, como estamos todos de la auténtica traducción, hemos de entender que un individuo que trabaja en favor del bestial terrorismo árabe, haciendo estallar explosivos o reclutando a quienes lo puedan hacer, es un peligroso yihadista, a quien se le debería abatir como a un perro rabioso. 

¡Claro que si! Cada yihadista camuflado es un trozo del encarnizado "frente de guerra", esparcido por toda la faz de la tierra, entre los terroristas árabes y el resto del Mundo; que también se encuentran los países islámicos, como casi a diario podemos comprobar; contando por cientos el número de personas inocentes, masacradas sin compasión. 

Pues...

Uno lee en los periódicos la noticia y se  imagina que algo más o menos de este  estilo es normal que suceda en cualquier país del mundo civilizado, si es que ser otro más entre Europa y los Estados Unidos y los demás países ricos es estar entre gente civilizada. Pero no; la posibilidad de que un presunto yihadista entre a formar parte de la nómina del Estado Español, es un suceso que si se produce, sería absolutamente autóctona de esta Democaca, con la que Dios ha decidido castigarnos a los españoles; en ninguno de esos países un individuo que, con muchísimas posibilidades, podría formar parte de un ejército enemigo, tan traicionero y sanguinario que se mueve emboscados entre nosotros; conviviendo diariamente entre nosotros; trabajando en las mismas empresas con nosotros; llevando a sus hijos a los mismos colegios que van los nuestros; son los capaces de asesinarnos fríamente, sin importarles morir en el empeño, con la "chocolatina" de que irán al paraíso (cuando ni siquiera sirven como alimento para cerdos), empujados por un destructor rencor, insuflados por unas mal usadas reglas religiosas.

La pregunta es ¿quién representa al Estado Español, que permite algo así? ¿Por qué no se controla mejor? Ya hay centenas de mezquitas por toda España, a las que no se les somete a ningún control, hasta que brota el mal.  

La respuesta es que los responsables directos son los mismos -elegidos en las urnas ¡ojo al dato!- que permitieron el acceso de terroristas etarras a las instituciones del Estado (algunas de nuestras autonomías); los mismos que excarcelaron terroristas y los mismos que avisaron a terroristas para que no fuera arrestados con el producto de los "impuestos revolucionarios"; los mismos que llegaron a acuerdos con esos asesinos, que ahora tienen un alto grado de Poder, en las provincias Vascongadas y en Navarra.

Esperemos que nunca lleguemos a vernos obligados al uso de chillaba y babuchas.

No me veo de esa guisa paseando por la Gran Vía madrileña (antes Avenida de José Antonio).

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario