miércoles, 25 de mayo de 2016

ALGO CARENTE DE TODA LÓGICA POSITIVA.

Cuando el cacumen propio no da suficientemente de si, que es mi normalidad, si es que en la oquedad cerebral hay un pequeña porción de inteligencia, que debe ser mi caso, es bueno echar mano de camaradas y amigos inteligentes para, cuando sea necesario expresar una opinión coherente, poder usar las opiniones de ellos, como cosa propia, y así, con ese engaño, como político al uso, salir airoso.

Pues, asiéndome a la opinión de uno de esos camaradas que me honran, voy a tratar de rellenar esta hojilla de mi blog.

Mi camarada al que voy a usar, me aseguró muy seriamente que este sistema, la Democracia (Democaca; Memocracia; Cabroncacia), se va desmoronando atacado por el mal de su propia naturaleza, su incoherencia. Lo que deja a este sistema político como un algo carente de toda lógica positiva. 

Un individuo a quien su mujer le pone los cuernos con un amigo y lo soporta, se nos dice que "el menda" es un cabrón de tomo y lomo -que diría mi camarada Rafael Estremera-; eso es un ejemplo de lógica, pero de lógica negativa que es la única lógica que desprende este funcionamiento "democrático".

Verás, Eloy; según nos ilustra la RAE (Real Academia de la Lengua Española) la Democracia es en primer lugar: Forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos.

Y ya empezamos mal. Esa aseveración es una mentira, por mucho que lo avale la RAE. Son los partidos políticos paridos por el sistema, quienes gobiernan. El que los partidos políticos estén creados por personas, no debe hacernos caer en el engaño de que esos entes han nacido de la ciudadanía, cuando solamente lo hicieron a impulsos de ciertos intereses; las más de las veces, bastardos.

Otra de las acepciones que recoge el Diccionario es: Doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo, que ejerce el poder directamente o por medio de representantes.

No puede ser soberano quien solamente ejerce esa "soberanía" llevado, con dogal a la garganta,  por la malsana propaganda vertida desde los medios de comunicación, al mandato de los partidos políticos. Y es otra mentira en cuanto se refiere la RAE a esos representantes pues, es contrastable que solamente representan en su ideología al partido, y en lo económico a su bolsillo.

Lo siguiente que apunta la RAE es: Forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos. 

¡No me lo puedo creer! Que la Democracia "practica la igualdad de derechos individuales" ¡No puedo y no quiero creerlo! No, porque, aunque no soy suficientemente listo, cuando la "trola" es desmesurada, ella sola me da el aviso. Porque ¿Alguien me puede decir cuántos de esos "derechos individuales" que disfruta hasta el abuso las gentes que están montadas en la nata de la sociedad, le son disfrutables al resto? ¿Acaso es igual para todos la Justicia? ¿Tal vez la Sanidad?  ¿acaso el acceso a la vivienda (sin hablar de calidad)? ¿Tampoco la educación? ¿Y a las comidas diarias?¿tampoco? Entonces... ¡Ah; claro! Esa igualdad de derechos ha de ser porque todos accedemos a la muerte aunque, los de abajo lo suelen hacer demasiado pronto, respecto a los de la nata.

Por ultimo pretende hacernos creer que auspicia la: Participación de todos los miembros de un grupo o de una asociación en la toma de decisiones.

Ni siquiera siendo verdad, podría colgarse la Democracia en su pecho como una medalla al mérito porque, por su origen, nunca están en el lugar adecuado los mejores, por lo que cualquier propuesta siempre aparece trufada en beneficio de quienes las presentan.

Repito; ni siendo verdad eso de poder decidir, muchos, cada día más, seguimos pensando que la opinión de una persona inteligente y cultivada, ha de tener más crédito que la opinión de cien mil iletrados desconocedores del significado de las palabras y de las cosas; o lo que es lo mismo: para ser comidos, diez quilos de mierda porcina, nunca serán mejor que cien gramos de angulas de Aguinaga.

¡Joder! Yo prefiero los cien gramos de esos bichos blancos con ajos y guindillas.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario