jueves, 26 de mayo de 2016

ACABAR CON LO QUE NOS PUEDA IDENTIFICAR COMO ESPAÑOLES.

En este país ya no es noticia el cierre de empresas, ni que el empleo que se esté poniendo de moda sea una mierda consentida que ataca seriamente a la dignidad de las personas, ni que haya más de cuatro millones de parados; ni que se sigan produciendo desahucios; hoy, lo verdaderamente importante, hasta el punto de ser noticiable en letras de molde, es que a un bañista que madrugó demasiado para coger sitio preferente en la arena de una playa levantina de Torrevieja, la autoridad municipal le ha "premiado" con 150 euros, que ha de sacar del fondillo del bolsillo de su calzón de baño, en "metálico" contante y sonante. 

También es una gran noticia, digna de salir en el Telediaro nocturno de Televisión Española, el abandono perpetrado por un vecino de Marcilla (Navarra), de una camada de siete perrillos, mastín de raza, dentro de un basto saco de maloliente plastiquillo; sin duda un monstruo inhumano, sin corazón que como al bañista, también la administración competente le ha aligerado el bolsillo, además de obligarle a recoger a los siete perrillos, al menos, durante dos meses, que son los necesarios para separarles de la "mama can". 

A mí también me parece una barbaridad tirar a esos siete perrillos a la basura. Lo que me extraña es que habiendo espacio para eso, apenas si lo hay para el hallazgo de una criatura en un cubo de basura.

Los defensores de la Naturaleza y los animalistas, por tamaña barbaridad, cada uno de ellos, por su lado, están que echan las muelas; malestar que ni siquiera les mitiga las sanciones económicas  con que han sido atajadas por las distintas autoridades municipales, ni las de la Justicia ordinaria. 

Del diario LEVANTE:
"Dos pitbull muerden y hieren de gravedad a dos ciclistas en Dénia
El conductor de un autobús ahuyenta a los canes tras causar lesiones graves a una mujer"

Esto es la pierna de una joven que paseaba en bicicleta por Denia (Alicante) y que fue atacada por dos perros de raza Pitbull, que estaban sueltos. Haber encontrado la joven refugio en un Bus, posiblemente le haya servido para conservar la vida.

Esas mismas dos bestias asesinas, minutos después, atacaron a otro ciclista que también sufrió mordiscos en un brazo y que si no fue peor se debe, no a la intervención del dueño de las bestias -con él, tres- sino porque se defendió con su vehículo.

Recientemente pudimos ver por la "tele" como los activistas animalistas, se manifestaban con gran ruido en el lugar, y profusión en los medios de comunicación, contra el "toro de la Vega" que tradicionalmente se celebra todos los años en Tordesillas (Valladolid), preocupados por el sufrimiento que sin duda aguanta el pobre morlaco. 

Preocupación por astados congéneres que les impide, ahora, manifestarse a favor de que los seres humanos estén a salvo de las agresiones de algunas mascotas.

Que si las autoridades de este país anduvieran cubiertos de inteligencia, además de obligar a licencia especial y permiso de uso, como se obliga la tenencia de armas de fuego, también fuera obligado el uso de correa y bozal. 

Pero que nadie se deje engañar, a esa gente -no los gilipollas que niegan su amor a las personas para entregárselo a los animales, sino la mayoría rabiosa-, el sufrimiento que pueda padecer ese toro de la Vega, los demás toros que se lidian en nuestra Patria, y cualquier otro representante de la fauna, ya sea terrestre, aérea o acuática, les importa un pijo, que dicen mis paisanos; lo que verdaderamente les importa y luchan abriendo frentes por cualquier cosa, es acabar con todo lo que nos pueda identificar como españoles; con todas nuestras tradiciones y hasta con nuestras creencias religiosas. Odian a España; su pasado, su presente y su futuro con toda su cabrona fuerza; la fuerza que les imprime la hijoputez que es su auténtica esencia.

Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario