martes, 12 de abril de 2016

¡HOY ES EL DÍA!.


Hoy en Sevilla -esta tarde-noche- es el Lunes del Alumbrao; miles de bombillas iluminarán el recinto donde se celebra la más hermosa de cuantas ferias se celebran en España, La Feria de Abril. 

Cuando alguien en cualquier fecha del año habla de la Feria de Abril, no es necesario decir el nombre de la ciudad en la que se celebra, todo el mundo sabe que se está hablando de Sevilla.

No se trata de despreciar ninguna de las ferias y fiestas que se celebran en España, si exceptuamos las "gilipollescas charlotadas" que se montan los separatistas; esos hijos de siete piratas tártaros y de puta portuaria. Yo sé que para los valencianos en particular y para gran parte de los levantinos las "fallas" que cierran la fiesta de San José, son lo más de lo más; 

pasa lo mismo con los "sanfermines navarros"; san Isidro en Madrid; o la fiesta dedicada al "santo patrón" del más pequeño de nuestros pueblos. Para todo los que las celebran, lo hacen con el orgullo de celebrar algo muy propio. Por ese motivo toda esas celebraciones son dignas del máximo respeto; pero la Feria de Abril, hay que reconocer que es la "Madre de todas las Ferias". Jamón, caña de lomo, langostinos de Sanlúcar, 

gambas de Huelva, manzanilla, 

jerez, fino, guitarra, cante y baile por sevillanas... ¿Se pue celebra argo mejó?.

Así, con esa celebración anual; con esa especie de cura psicológica, se comprende que puedan aguantar los sevillanos, sin perecer en el intento, la presencia de los políticos de la Junta de Andalucía. Es el pensamiento y el sentimiento de todos los españoles decentes: solamente el efecto benefactor que a los sevillanos les produce su "Feria de Abril", es lo que les mantiene con ánimos para seguir tirando. 

Duro; muy duro; extremadamente duro es levantarse cada día, sabiendo que tienen que convivir con semejantes... Semejantes.

Por ese motivo (¡aunque no fuera más que por ese motivo!) los sevillanos se tienen ganado un puesto en el Cielo, a la verita de María Santísima.

Claro que... Con lo que tenemos que aguantar aquí los madrileños (¡que hay que joderse!), ya podríamos inventarnos un "fiestarrón" a imagen y semejanza; con sus langostinitos, sus gambitas, su jamoncito de cinco estrellas; su cañita de lomo bien curado; sus vinitos... Aún aguantando todos los días al Rajoy; al Sánchez ("Señorito Pepis"); al Iglesias; al Rivera (el muchachito de provincias),

 y sus larguísimos etcéteras, los habitantes de la capital del reino, seriamos portadores de las caras más felices, de cuantas puedan verse en todo el mundo conocido,

 y no esta.

Por Eloy R. Mirayo

*****
Solo quien tiene la posibilidad de poder ponerse una guitarra española sobre el pecho y es capaz pulsando sus cuerdas, de sacar de su vientre unas notas que musicalicen la poesía de unas sevillanas, puede, si la emoción se lo permite, explicar lo que siente su corazón.


Sevilla es Triana, y el Guadalquivir

Sevilla es mi historia, Sevilla es mi luz

Sevilla es mi luz
Sevilla es mi historia
Sevilla es mi luz
Sevilla es la novia
Del norte y del sur

Del norte y del sur
Sevilla es la antorcha
Del pueblo romano
Sevilla es el mundo
Pa los sevillanos

A quién le agradeceré
Haber nacido en Sevilla
En la ciudad de los sueños
En el rincón donde brillan
El sol, la luna y el cielo


¡Ah! Que conste que no soy sevillano pero... Es que Sevilla; es mucha Sevilla.

Publicar un comentario