miércoles, 13 de abril de 2016

DIÁLOGOS DE BESUGOS.

Escuchar a los voceros del PSOE, Podemos y Ciudadanos (individual o por junto) es como leer los "Diálogos de Besugos" en el TBO. 

Pulsar sobre la imagen para ver en grande

Uno habla de lo caros que se han puesto los tomates; otro le contesta quejándose de lo fría que está el agua del Cantábrico; y el otro les previene contra la ola de calor. Da la sensación de que, aunque se reúnen  como las personas de bien -algo que les viene grande-, se levantan cada uno de ellos de las mencionadas mesas in albis; sin  siquiera enterarse de lo que han hablado ni de lo que han propuesto. ¡Cómo para enterarse de lo que han dicho y propuesto los otros!.

Hoy mismo con su aburrida cantinela el señor Girauta, de Cs, habla de que el señor Rajoy "salga de su inmovilismo" para que con su concurso pueda llegar a ser el "señorito Pepis", Pedro Sánchez, presidente del gobierno de nuestra Cabroncacia (con lo que molaría entre sus amiguetes ¡eh tú; presi! ¿Hay algo pa mi?), lo que confirmaría la creencia de que cualquiera, con independencia de que simplemente sea o no inteligente; tonto; muy tonto, o extremadamente tonto, puede ser Presidente de este Gobierno, por una o varias legislaturas -¡que se joda el pueblo!-. 

No por la Gracia de Dios, sino por la gracia de esta Cabroncacia al uso.  

El señor Girauta, parece no haber entendido alguna de las partes del NO pluscuamperfecto que el "señorito Pepis", y sus moñigotes tienen dedicado a don Mariano. Ayer mismo en las televisiones esa criaturita a la que llaman Antonio Hernando, con carita de niño tontorro que durante una siesta ha descubierto 

alborozado lo que su manita derecha, y también la izquierda, pueden hacer con su "colita", haciendo oídos al bulo del supuesto ofrecimiento por parte del PP, de una vicepresidencia para el "señorito Pepis" a cambio de apoyo para su investidura, dijo con la seriedad de gesto y la firmeza del estúpido engreimiento del donnadie aupado, "que se lo ahorren". 

Si el portavoz de Cs se parara -él es persona inteligente, se fue de la izquierda-, a escuchar lo que dicen sus socios socialistas al respecto, no acusaría al señor Rajoy de inmovilista; el está ahí, quieto como niño bien educado, porque no tiene otro sitio donde estar; parece como si a la cúpula de su partido, señor Girauta, no ha llegado el sonido del total cierre de filas del rojerío nacional en contra, no sólo de don Mariano Rajoy, sino de todo cuanto representa el PP, y hasta contra la mismísima decencia de las personas de bien que aún quedamos. Y es que lo único que quiere el "señorito Pepis" Pedro Sánchez, del PP, es usarle como se usa el papel higiénico: se le da un paso por el ojete, y después tirarlo a la basura. Aunque en este caso no deja de ser un "caso clínico"  ya que la única basura que se otea en el horizonte es precisamente la visión que nos ofrece toda la izquierda española.   

El buscador de quimeras, "el señorito Pepis" no tira la "la toalla"; como los picadores en la plaza de toros, no suelta la barba mientras no termina su faena; no desespera de llegar a acuerdos con Podemos por aquello de que "entre calé y calé no cabe remanguillé" y, rebuscando la formula que le ayude a conseguir el "acercamiento" del líder de la más extrema de las izquierdas, el protocomunista Iglesias; sus consejeros y su legión de asesores -que haría él sin ellos- le han recomendado la estrategia que se emplea en la Sabana para amansar a las fieras: el uso de la música; que se compre una buena guitarra española y "a la reja del rojazo Pablito" le cante estas sevillanas (dignas de mejor empleo):



Que yo a ti no te quiera
me dice a mí la gente;
que somos diferentes los dos,
que tú eres un otoño de amor
y yo la primavera.

ESTRIBILLO:
No me hacen falta razones
ni necesito consejos
que me separen de ti,
porque te quiero y te quiero
y tú te mueres por mí.

II
Que tú no eres mi suerte,
que olvide tu mirada,
que nunca yo podré ser feliz;
no saben que no vivo sin ti
y sólo sé quererte.

III
Que yo no debo amarte,
que vuele de tu vera,
que tú eres un capricho pa mí
y yo soy un juguete pa ti
y que vas a olvidarme.

IV
Que busque otro destino
que sea diferente;
mis ojos van buscando la luz,
la senda de mi vida eres tú
y no hay otro camino.

Por Eloy R. Mirayo.


Publicar un comentario