jueves, 17 de marzo de 2016

ETNIA HÍBRIDA HUMANO-BASURA.

Somos más; somos infinitamente más y mejores que ellos y, sin embargo, les dejamos hacer lo que les da la gana -en mi pueblo se dice, los que les sale de los cojones- con nuestras personas, nuestros bienes y con nuestro dinero; lo que algunos, desgraciadamente, porque nos afecta a la totalidad,


parecen verse generosamente correspondidos con la posibilidad, de vez en cuando, de poderla meter, la papeleta del voto, por la rajilla de la transparente urna traga votos; traga esperanzas de los necios.

Del Pueblo Soberano brotan benéficamente en sus orígenes, los miembros de la judicatura; los altruistas miembros de la milicia; los heroicos miembros de los cuerpos y fuerzas de la Seguridad del Estado; y los miembros (y miembras, que diría la otra gilipollas) de todos los colegios, escuelas y profesiones que trabajan duro en España.

De alguna manera, todo es nuestro; somos los propietario de cuanto hay sobre esta tierra; la que limita con Francia, Portugal el mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. De todo, menos de esa etnia Híbrida, humano-basura, que se bandea a su aire arrasando el Derecho; el Respeto; y la Decencia, y que responde al nombre de políticos.

Ellos, los políticos, esa etnia híbrida humano-basura, se entretienen en crear y promulgar leyes que nos obligan, hasta la opresión, a los componentes del Pueblo Soberano, pero que a ellos les resbala, como si fueran el poste de la "cucaña" de las fiestas del pueblo.

Y además los políticos, esa etnia híbrida humano-basura, con su sucia, pastosa y apestosa baba son capaces de corromperlo todo, sin importarles mínimamente retorcerle el brazo a la Justicia.

Esta Política y sus políticos, esa etnia híbrida humano-basura, siendo infinitamente menos, ha cometido más delitos y tiene más delincuentes que la totalidad del Pueblo Soberano, a pesar de lo mal que lo está pasando un elevadísimo tanto por ciento de sus componentes.

La gran diferencia es que mientras un raterillo de mierda si se le pilla está en la cárcel, los políticos,

llevándoselo en montón,  andan sueltos; y algunos, hasta viajan a los "paraísos fiscales" donde tienen  a buen recaudo los dineros que nos han "levantado" al sufridor Pueblo Soberano. Sonora forma de llamarnos la inventaron esos cabrones.

El "señorito Pepis",

aprovechando los buenos augurios de los "Idus de Marzo",  para llegar a ser presidente del gobierno de este país -que Dios nos asista-, por lo que estamos viendo, parece estar dispuesto a todo, incluyendo la posibilidad de arrodillarse ante Pablo; Alberto; e incluso ante  las zurraspillas apestosas que andan sueltas por todos los rincones de este país, aunque tengan abierta de par en par la bragueta.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario