miércoles, 3 de febrero de 2016

UNA LIMITACIÓN CON FIGURA HUMANA.

Fue hace un montón de años -yo era muy jovencito-, cuando de golpe me sentí en inferioridad dentro del grupo de chavales de la pandilla. Ese triste día experimenté por primera vez la desagradable sensación

de estar limitado respecto a los demás. Quien haya sentido esa sensación saben lo duro que es eso, si es que tiene la sensibilidad de entenderlo. 

Duro fue el instante del reconocimiento de mi limitación, pero más duro fue el que nadie de los que consideraba amigos; absolutamente nadie, se enteró de mi huida cuando me fui.

Mi reconocida limitación recién conocida, me volvió introvertido y amante de la soledad,

con la que me sentía muy cómodo. Cuando uno no tiene con quién hablar, es bueno para no perder la costumbre, conversar con uno mismo, que es la  persona a la que nadie importa hacer partícipe de sus confidencias más intimas. 

Desde entonces, y hasta hace unos pocos años, además de cosas como familia y trabajo, me dedique, sin alcanzar el éxito total, a lucha por vencer mi pluri-limitación.

Digo que hasta hace unos pocos años porque, comprobada la inutilidad, estoy centrado en mi familia, la cosa laboral y además me he propuesto aprender a tocar y cantar sevillanas (ya se me puede escuchar) a la guitarra española,

y a expresar mi opinión, acertada o no, en este blog.

La moraleja de este, mi rollo, es que cada uno debe hacer el esfuerzo de reconocer sus limitaciones y ponerse a la tarea de atacarlas hasta donde le lleguen sus luces y, con máxima urgencia cuando un guiño inexplicable del azar, a ese uno, le pone en una posición mayúscula, como supone el encabezamiento de un gobierno al que sus limitaciones serían un gran riesgo para todo lo que representa un país, incluyendo  los indefensos habitantes que, a la postre, son quienes terminan por pagar el pato.

Sin tener derecho ni a chupar los huesos.

Eso es lo que debería tener en cuenta el limitadísimo Pedro Sánchez, y más en estos críticos momentos en que a través del Jefe del Estado, ha recibido el encargo de formar el próximo gobierno de esta Democaca (¡qué pena, penita, pena! que diría Lola Flores si aún viviera). Su experiencia como Secretario General del PSOE; los resultados alcanzados en las últimas "cachondeces generales" no son un aval; y la gran oposición

que tiene amenazante en su partido, insatisfechos con su labor, debería ser razón suficiente para que entendiera que él es toda una limitación -además de otras negativas cosas-, con figura humana. 

Viendo lo que estamos viendo es fácil comprender el porque España ha pasado de ser para Europa, La reserva Espiritual, a ser la foto que la avergüenza ante el Mundo.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario