miércoles, 24 de febrero de 2016

UN REMEDO DEL TIMO DE LA ESTAMPITA.

No es precisamente la inteligencia lo que tiene fácil matrimonio con la maldad, sino la estupidez. 

Estupida/o es la mujer u hombre que se casa, o une, con un hombre, o mujer, pendenciera/o, borracha/o violenta/o y mal tratadora/or, con la intención de regenerarle/a. 

Una persona así, sea mujer u hombre, no tiene solución, y lo que muy probablemente se llegue a conseguir con semejante actitud, es que la mala bestia acabe con la regeneradora/or con cualquier tipo de arma, incluyendo las pezuñas, y él continúe siendo de aquella manera.

Todas las personas normales tenemos la facultad, como humanos, de diferenciar lo negativo de la maldad, de lo positivo de la bondad pero aún así, el malo siempre encuentra una víctima propiciatoria

a quien martirizar; el engañador siempre encontrará las mañas que envuelvan al incauto/a, a quien engañar fácilmente; y el timador que, con refinamiento

o bastedad, siempre encontrará facilidad para "pillar al gilí"; al "primo", que le compre el sobre que le enseñan lleno de billetes de quinientos euros que, misteriosamente, han sido transformados en recortes sucios de papel periódico (el País); o quien compre a bajo precio el billete de lotería "premiado".

Así pasa siempre, mis queridos camarados y camaradas -también mis amigos/as  y, si los hubiera, enemigos/as-. Lo ocurrido entre PSOE y Ciudadanos, Pedro Sánchez y Alberto Rivera, terminará siendo un remedo del timo de "la estampita" o "el toco mocho".

A Alberto Rivera -poniendo su "capital" en manos de Pedro Sánchez, solamente le falta la maleta y la boina para ser el "cateto" de la foto. Y a Pedro Sánchez solo le falta la chaqueta azul, para parecerse al "memo-listo" de esa misma foto. 

Los contratos que se firmen entre partidos en la actual política española, tiene el mismo porvenir que este u otros rollos de papel higiénico; que es mostrar las huellas de haber sido "debidamente" usado. Y más, estando entre medias los rojos... Date por jodido, Alberto. 

El líder, por el momento, del socialismo español, ya se la ha metido doblada al incauto provinciano, por lo que solamente le queda la difícil papeleta de convencer a los rojos más rojos de Podemos, para que pongan el culo en pompa, para metérsela también a ellos, sin usar preservativo, y sin el pago esperado de vicepresidencia y ministerios varios. 

Difícil papeleta la del ambicioso Pedro que si no lo logra, para hacer el "cuerpo" que quiere, va a tener que recoger los recortes de maternidad de todas las clínicas del país: IU, CDC, ER, PNV, Coalición Canaria, etc,.

La verdad es que lo que estoy viendo solo me incentiva para coger la guitarra y cantar la vieja canción del pirata:

Que les den por el cu...
Matarile, matarile
Que les den por el cu...
Marile, rile rón ¡chin pon!

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario