viernes, 12 de febrero de 2016

MAL USO DE LAS PALABRAS.

La modernidad y el progresismo o, mejor dicho, los modernistas y los progresistas, o los modernistas progresistas ¡o más! los papanatas, están vaciando de contenido muchas de las palabras que indicaban claramente una cosa, una idea o un sentido. 

A mí, y no es la única palabra, me molesta el mal uso que se hace de la palabra ARTE, poniéndola sobre objetos, expresiones o ideas plasmadas sobre papel, piedra o tela a aquello, o a quienes les hubiera ido mejor la palabra ESPERPENTO.

Arte de expresión escénica interpretativa es lo que se puede ver y escuchar en los famosos teatros de la neoyorquina calle

entre otros teatros de todo el Mundo, y no esto otro que, en manos cenetistas, es pura suciedad intelectual, además de material de propaganda..

Arte es, por ejemplo, la partitura de La Quinta Sinfonía de Beethoven y, sigue siendo ARTE, lo que hace la orquesta que la sea capaz de interpretarla.  

Y no es Arte la partitura de esto, ni la de quienes la interpretan que en manos de la extrema izquierda antisistema, no es más que basura.

(El desfile de la tropa del 15-M, saliendo de la Puerta del Sol, de Madrid. Información para desinformados; esto es Podemos)

Nadie pude discutir, si es que no ha perdido la razón, que esto refleja con toda contundencia lo que nos quiere decir la palabra ARTE; al menos para mí.

(Carnavallo)
Lo que choca de manera escandalosa, con el uso de esa acepción en algo así. Y lo peor es que hay quien es capaz de pagar mucha pasta por ello.

(Miró).

En mi escasísimo conocimiento sobre el Arte, también me extraña en arte escultórico el mal uso que se hace de palabra tan corta, pero tan llena de belleza.

Con mi reconocida ignorancia, en algo así, sigo reconociendo la justicia de la existencia y el significado de la palabra ARTE. Pero mi desconcierto llega al paroxismo cuando oigo a alguien decir que esto

(Bienvenido Cellini) 
Pero mi desconcierto llega al paroxismo cuando escucha a algunos decir que eso de ahí abajo es ta ARTE, como aquello (¡No te jode, si seré cenutrio!).

Con la palabra que define lo artístico me pasa como con la unión de dos palabras que vienen a definir ese algo que debe ser muy importante que es, Jefe de Estado, 

me tiene sumido en el desconcierto total porque, ¿a qué no se parecen? Unos altos, el otro bajito.

Dejo esta reflexión que no me lleva a parte alguna y, abrazando a mi guitarra, propongo cantar este cachin de sevillanas de mi admirado Francisco Palacios "El Pali".

Solo le pido a Dios 
De que no repique a duelo
La torre de la Giralda
Y tapen mi cuerpo frío
Con la bandera de España (la del Águila).

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario