jueves, 14 de enero de 2016

TODOS HEMOS SUFRIDO EL "PROGRESISMO".

España es un país deficitario en ciencia, industria, comercio exterior y en políticos inteligentes, honestos y decentes. ¡Qué le vamos a hacer! Esa es, junto a "¡La madre que os parió!", las dos exclamaciones que sale de la boca del paisano, una vez que ha admitiendo corderilmente su derrota por incomparecencia. 

Claro está ¿qué vamos a hacer? Este sistema trucado solo deja espacio para tahúres y ventajistas; putas, putos y chulos; y para mafiosos. Ellos son los únicos que pueden jugar a este trágico Monopoly hispano en el que por supuesto también participa la usurera banca nacional (para que luchar...). Tanto la industria, como el comercio y hasta la política, hoy, esa desvergonzada calaña,  se lo juegan entre sí sobre el tapete verde del Macro Casino, al que han colocado bien visible el cartel de "Reservado el Derecho de Admisión", al estilo y mañas de "profesionales con ases escondidos en la manga", como aquellos de los barcos

que ex profeso navegaban por el Mississippi, vaciando los bolsillos de los incautos en las mesas de Poker o en las trucadas Ruletas. Ahora con las nuevas tecnologías, en esta triste actualidad donde nos han colocado, hacen prácticamente lo mismo con nuestro escuálidos bolsillos.

El ciudadano raso español -entre los que me cuento-, nuestra indefensión ante el horizonte diario que se abre a nuestros ojos, nos tiene rilantes y temerosos porque, sabiendo que nos van a sacudir, no alcanzamos a prever quién y desde donde nos la van a dar.

Nuestro pequeño negocio; nuestro mal pagado puesto de trabajo; nuestra inseguridad jurídica y la física; nuestros poquitos ahorros -quienes se han quitado de algunas cosas, casi siempre necesarias- nuestra creencia religiosa; nuestra familia; y hasta nuestro sencillo hogar. Todo; absolutamente todo, incluyendo el culo, lo tenemos en alto riesgo de perderlo, en beneficio de la aristopeste que la Democaca ha sido capaz de parir.

Ay, aún se acrecienta nuestro temor cuando personajes de cuarta categoría intelectual, nos amenazan con crear "una fuerza progresista desde la izquierda". Cuando todos hemos sufrido el "progresismo" de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero.

Jamás, en ninguna parte del Mundo, la izquierda ha sido capaz de crear más progreso que el que sirvió para progresar económicamente a sus dirigentes. 

No pude ser verdad que sea esto lo que se merece Cataluña. 

Yo no habría sido capaz de deseárselo ni a los seguidores más acérrimos/as  del Barcelona FC.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario