lunes, 25 de enero de 2016

EL MAL VIENE DE ORIGEN.

No es menester darle más vueltas al asunto; este país, transformado como un traje hecho a la medida de los actuales españoles -por lo visto-, no necesita de retoques para quien es tan poco exigente. 

Una mierda es tal y como ha salido del ano -culo en castellano-, bien sea de culo humano o del culo de cualquier otra especie animal; no necesita aplicársele esencias fétidas, ni cambiarla de tamaño, color o diseño, para ser una mierda perfectamente estructurada. Así andamos ¿qué necesita este país para ser una perfecta mierda?

Nada; todo absolutamente todo, sin excepción, funciona como el culo con descomposición. Nada ni nadie funciona, no ya perfecto, sino simplemente aceptable. Uno, que sabe perfectamente que no es perfecto, aunque cerca andamos, se queda "pasmao"  viendo en la pantalla de la televisión -pagado ya el último plazo- a un aspirante a la Presidencia del Gobierno de E... este país, cumpliendo visita ante el Jefe del Estado, en remangadas mangas de camisa, como un limpiador de bacinillas de una casa de putas. 

La falta de respeto es la ocurrencia de un imbécil político, sin ningún tipo de sensibilidad. Lo que parece imperdonable es que el jefe de protocolo del Jefe del Estado, le permitiera de esa guisa la entrada en el Palacio de la Zarzuela. Nadie; absolutamente nadie que entre en el palacio de la Zarzuela, bien sea por beneficiario de audiencia real, o por trabajo, seguro -me juego un güevo de la cara, que son los más raros- que no se le permite atuendo tan poco decoroso. Menos, si además se usa como chulesco desprecio a la alta personalidad política que ha de recibirle. Pero, es lo que hay. 

Desgranando la piña nacional; lo político; lo judicial; lo económico; lo sanitario; lo educativo; lo industrial; lo comercial; insisto, todos ellos, son, las pequeñas porciones que tozudamente acaban componiendo la gran cagada en la estamos braceando 

para no ahogarnos en ella; por muchos esfuerzos que un escaso grupo de buenas personas se empeñen, sin apenas éxito, en que de la mierda salga la bella flor,  porque el mal viene de origen: la Democaca.

Este país se ha descolgado del bien hacer y de la decencia y, como el golfo rico arruinado, va tambaleante entre las malas compañías que lo llevaron a la ruina. Caer más cerca del fondo del abismo, seguro que aún tiene margen pero, lo que es regeneración...

¡Este país necesita un gobierno progresista! Esto lo dice él fantasmón de la calle de Ferraz, aún cogido de los mismísimos huevecillos por el "Nomo" remangado; acompañado por la mercancía de saldo de IU, y hasta por el mismísimo director general del gremio de cornudos hispánicos. ¿Eso es progreso?.

Este país lo que necesita urgentemente es un fuerte desinfectante que acabe con tanta podredumbre.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario