miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA NEGOCIACIÓN ES INADMISIBLE.

No es cabrón/a aquella persona que su pareja se la esta pegando con otro/a, sino aquel que sabiendo, traga con la anómala situación.

La asistencia del ministro de Asuntos Exteriores a un debate en Barcelona, sobre la salida de Cataluña de la unidad nacional, podría equiparase con el consentimiento del engaño, por la sencilla razón de que su asistencia, de alguna manera, aunque lo ataque, respalda la existencia del sentimiento secesionista; la caída en la trampa, da legitimidad a lo que se debería tratar de un delito grave de lesa patria, y hasta de lesa majestad, aunque -al menos a mi me lo parece-, el rey de España, no ejerce el protagonismo que, como mando supremo del ejército, debería ejercer en defensa de la integridad de SU reino.

Cuando un gilipollas entra en negociación con un ladrón, por la cantidad que le de ha ser robada, palmariamente certifica la gilipollez de la víctima, al mismo tiempo que la figura delictiva se difumina de tal forma, que podría decirse que el asunto pasaría de ser uno de los cotidianos robos, a ser una voluntaria donación, con lo cual, el delito no habría hecho acto de presencia.

La negociación con alguien que intenta quitarnos lo que es nuestro, es inadmisible, y menos, cuando se tiene la responsabilidad de proteger lo que está en riesgo.

Este Gobierno, Rajoy, con poder político absoluto, es tan inútil, al menos en este asunto de la escisión de Cataluña, que terminará, si Dios no lo remedia, siendo el que firme el "certificado" de  ruptura.

Aceptar que en este delicado tema las urnas, y lo que se mete por su rajita (voto),  es la solución (le he escuchado hoy mismo decir a Rajoy) es una frivolidad a la altura de creer que la simple ingesta de un analgésico que te quita de momento el dolor, te exime de la necesidad de que te abran el cráneo para extirparte el tumor que lo provoca, y que te está encaminando de veloz forma hacia la fosa.


¡Esto es así! Estas son las declaraciones estúpidas que se están haciendo desde el gobierno de la nación. La pregunta del señor Montero es improcedente en su formación, e implícitamente asume la posibilidad de independencia de Cataluña, cuando el "guión" a seguir por todos los miembros del ejecutivo, es negar, con el amparo de todas las fuerzas a su disposición (Constitución, Ejército y Justicia) cualquiera de los inexistentes derechos que, mentirosamente, se intenta, por cuatro golfos, hacer pasar por legítimos.

"La debilidad de los justos es la mejor herramienta para que los injustos logren sus propósitos" E.R. M. (No se si la oración ya existía, pero me la atribuyo porque soy así de chulo).

Dice mi camarada Rafa Estremera, con toda la razón del mundo (con mejores palabras) que todos los presidentes de esta Democaca, ofrecieron en pompa sus orondos traseros para que los separatista catalanes y vascos, a trueque de "a polla dura", lo usaran a su antojo. ¡Anda coño! Y así lo hicieron y lo siguen haciendo.

Ninguno de ellos, cuando la ocasión lo hubo requerido, y ha sido requerido en muchas ocasiones, han sido capaces de mostrar, poniéndolos sobre la mesa, lo que a los hombres (los cojones) nos adorna la entrepierna. Y no es asunto de tamaño (eso si acaso, es válido para lo "otro")  sino de que sean duros y pegados al culo, como los leones.

Por Eloy R. Mirayo.

Publicar un comentario