martes, 22 de septiembre de 2015

CUANTO MAS SE LA REMUEVE...

Hay cantidad de mujeres, esposas fieles, madres amantísimas, honestas amas de casa, o decentes profesionales de cualquier tipo de profesión, que viven respetuosamente una vida respetable, sin enterarse, o lamentándose, de la circunstancia de, en su día, haber parido a uno o varios hijoputas.
También existen madres de las mismas características, que de igual manera, bajando un tanto el listón, lo que trajeron al mundo son cabrones de retorcidos cuernos.


Reflexión sin ánimo de lucro
************************

Mi abuela Leonor decía que la mierda cuanto mas se la remueve, peor huele.


Ese cochino refrán debe ser desconocido para el memo de la mirada bífida; ayer en San Sebastián, con esa cara -al menos- con apariencia de gilipollas profundo, queriendo salir airoso de la estúpida metida de patas en la gran mierda, en la que, en presencia del ministro, se zambulló sin flotadores, y en la que se le ve nadando con soltura, lo único que ha conseguido es demostrar que en la actual industria cinematográfica, para hacer cine no es necesario ser inteligente.





Un hecho fácilmente demostrable
**************************
La dignidad como estorbo.
  
La cabeza "pelada" sobre musculoso tronco, Carmen Forcadell y Muriel Casals, es un trío
esperpéntico o sacado de entre esas personas a quienes la propia dignidad les estorba grandemente, y andan soltándola a las primeras de cambio. Son esa clase de gente sin ningún tipo de valores, a quienes no les importaría beberse el "fruto" de una escupidera, si con ello saca un buen rendimiento. Lo han demostrado con suficiencia, aceptando ponerse en un lugar -los primeros de la lista- sabiendo que una vez terminado el escrutinio, sus espaldas le servirán de limpia pies a la troupe de Arturo Mas (el de la "pasta viajera" de papá, en Suiza), en el peor de los casos para la Comunidad Autónoma Catalana, para seguir en la presidencia del Ente catalán.




Una afirmación que se entronca 
con la reflexión del principio
*****************************************************

¡Muchas gracias! La Selección Española de Baloncesto ha vuelto a hacer que los españoles nos sintamos gigantes en Europa. Y no es eso solo; también nos han regalado el ejemplo de lo que los españoles somos capaces de conseguir cuando luchamos bien dirigidos, todos juntos, por los mismos intereses; en este caso, la "Gloria Deportiva" de España. ¿Cosa poco importante? Pues unámonos para "algo" verdaderamente GORDO.



Una ilusionada esperanza
**********************

Por Eloy R. Mirayo
Publicar un comentario