lunes, 1 de junio de 2015

FALTA DE RESPETO.

Es posible que España sea el único lugar del Mundo en el que sus símbolos patrios y su más alta magistratura no gozan del respeto debido.

Es cierto que la falta de respeto no es generalizada, pero no se debe esconder que los irrespetuosos van creciendo con demasiada rapidez; la velocidad que permite la laxa actitud de las autoridades a las que atañe esa responsabilidad: las autoridades político-judiciales, y no en un organismo deportivo, el Consejo Superior de Deportes pues, de lo que se trata no son, aunque también, actitudes antideportivas, sino de insultos a España, ataques al Jefe del Estado y al Himno Nacional.

Estos últimos días estamos leyendo en la prensa escrita, y escuchado en los medios audiovisuales, multitud de quejas emitidas por gentes del Gobierno; en las tertulias de los medios; en artículos periodísticos; y por personas decentes (que las hay) de notoriedad contrastada, de lo que se podría montar durante el partido de fútbol, que iba a jugarse (se jugó) entre el Barcelona y el Bilbao. 

Infinidad de quejas por el mal trato que se esperaba hacia el Himno Nacional, y hacia el Jefe del Estado. Como así sucedió. Infinidad de quejas, si, pero ¿que se ha hecho durante este periodo democáquito para proteger a la Bandera de España, a su Himno y al Jefe del Estado? Nada, en su más grande tamaño. Ni siquiera para la Audiencia Nacional fue delito la quema de la Bandera Nacional, ni las fotografías del anterior rey, don Juan Carlos.

El pasado sábado 30 de mayo, en el Nuevo Campo (Nou Camp) de Barcelona, como todos sabemos, se celebró la final de la Copa de España de fútbol, entre el FC Barcelona y el Atleti de Bilbao. Estos dos equipos de fútbol, han sido "nombrados" por unos cuantos hijos de la grandísima puta, abanderados del separatismo catalán y vasco,

con la inestimable ayuda de sus directivas, el silencio de la mayoría de sus aficionados, y en franca camaradería con una gran parte de los políticos de ambas provincias, cuyas consecuencias podemos ver cada domingo en los distintos campos en donde jueguen esas dos banderías (simples equipos de fútbol) y el pasado sábado, en su máxima cabrona expresión.

Todos conocemos que en Francia, ante semejante intento, por el Gobierno se aviso de la suspensión de un partido de fútbol, si se silbaba a la Marsellesa. ¿Que pasa; acaso Francia no es demócrata? Francia es demócrata, y no demócaca, que es lo que hay aquí.

Hace muchos años, cuando ser español era un orgullo, a un cabrón escocés (cabrón por ser cabrón, no por ser escocés) ultrajó nuestra bandera (la gloriosa);

lo que le valió pasar unos cuantos años como inquilino en una de nuestras cárceles. Aquellos eran tiempos en los que hasta las mujeres, las heroínas en aquellos difíciles años, tenían un par 

muy bien puestos.
                                   
***********
Mi sincera enhorabuena para la directiva y jugadores del Real Oviedo, que hago extensiva a sus aficionados y al resto de los ovetenses/as. 

Ahora rogaremos a la Santina, para que le eche una mano al Sporting, para que pueda dar el salto a la primera división.

Publicar un comentario