miércoles, 10 de junio de 2015

CORRILLOS.

Para llegar a entender lo que está ocurriendo en la política nacional en estos momentos, no hay nada que lo explique mejor que integrarte en los corrillos donde a bajo nivel se discute. Ahí, como en "El Espasa" te instruyes hasta los tuétanos. 

A esta conclusión he llegado por propia experiencia. La casualidad en muchas ocasiones se alinea con el conocimiento de las cosas más diversas; a Newton la Gravitación Universal y a mi, el descubrimiento de la ley que en estos momento en la España política, gravita como la famosilla manzana: la de clasificación ideológica.

El corrillo en el que me incluí de rondón, pues nadie me había invitado, lo formaban diez individuos, aparentemente de la especie humana, tres personas (mujeres) y siete personos (hombres), al entrar yo en el círculo, haciendo una sencilla operación aritmética, llegamos a la cifra once, (perogrullada al canto).

El rayo que ilumino mi descubrimiento, emitió su fogonazo casi en el mimo instante en que escuché la primera pieza de aquello que se estaba debatiendo; en realidad, aquello solamente se trataba de pregunta, su respuesta, y la calificación correspondiente por parte de la mayoría, como mandan los cánones-

-La cosa -comenzó a hablar un persono que parecía liderar a la "trompilla"- es que la democracia es lo que tenemos que defender pues, como no hace falta explicar, después de cuarenta años, si no nos esforzamos, pudiera romperse si se permite que continúe en manos fascistas. Yo, como "pode mista", "leninista" pro soviético de profundas raíces democráticas, me pongo el primero en la "resistencia" ¡No pasaran!

-Tienes razón, camarada Pablosky; yo también, desde la igualmente profunda creencia democrática, y como alto militante en IU (remate de saldos), me uno a tu propuesta, y quiero para mi, un lugar a tu lado. ¡Viva Rusia y muera España!

-Que no tío; eso, además de que nos puede perjudicar políticamente, ya no se lleva. Rusia, ahora, es otra cosa -Pablosky reconvino a su camarada de cercanías políticas.

-Colegas, perdonar que venga sin peinar y con la legaña en el ojo; pero es que en la casa donde estoy de ocupa, algún menda se ha vendido las tuberías y nos ha dejado a toda la peña sin agua. Una vez hecha la aclaración pertinente, he de decir que yo, como máximo representante de "Ocupas por la Democrática Ocupación" y las titas de la "Batucada", como en el 15-M, también estamos en el "rollo". ¡Muerte a los fascistas! ¿Vale? Pues eso.

Habló el socialista; el anarquista; el socialdemócrata; el socio liberal (lugar político de nuevo cuño) y, cuando todos los representantes de la izquierda hubieron hablado alguien me señalo. Y ¿tu?

-Yo soy español, católico, disciplinado y respetuoso; casado desde hace cuarenta y nueve años; pago religiosamente los impuestos, no molesto a mis vecinos...

-¡Fascista! Camaradas, ahí tenéis a un representante del maligno Fascio.

Y... ¡Salí huyendo a la Democrática carrera!

Publicar un comentario