viernes, 12 de junio de 2015

COMO PARA MEAR Y NO ECHAR GOTA.

Los cubanos huidos del paraíso castrista que llegaron a España, hace ya bastantes años, al "cubalibre" le llamaban "mentirita" (lo se, porque soy suficientemente viejo).

Eso es lo que los dos partidos de nuevo cuño (Cs) y el rebautizado Partido Comunista (Podemos), han terminado siendo: un par de "mentiritas", por mucha palabrería altisonante que hayan gastado, antes, durante y en estos momentos, intentando hacernos creer que eran "Hermanitas de la Caridad" que venían a salvarnos del Infierno, arrancándonos de las garras del "Belcebú". 

"No hay nada nuevo bajo el sol" Sentencia de alguien verdaderamente inteligente que, viendo en lo que se han convertido los auto proclamados "Guardianes de la Honradez y la Decencia en la Política,"

acusadores de erecto dedo

señalador de infracciones y de infractores: ¡Pura filfa! Farfolla; palabrería de vendedores de hojas de afeitar usadas, en la Cabecera del Rastro madrileño. Los nuevos y los neo soviet son de la misma casta, caspa y costra que aquellos a quienes en el pasado reciente denunciaban, y que hogaño les van poniendo la chepa a ras del suelo para que las mismas gentes, escalen a los mismos lugares de poder, dominio y gobierno.

¡Jodíos! Si el PP y el PSOE son la casta con la que había que acabar ¿Qué coño hacéis apoyándoles? ¿En que se habrán convertido las famosas 30 monedas...?. Sois unos mierdas que voceáis subidos a la almena de un castillo hecho de tramoya, que está hueco al otro lado de la fachada. Sois trovadores que desde esa falsa altura solamente  cantáis coplas sin rima ni compás. Sois, como muchos imaginábamos, solamente el ruido de un gran pedo.

Nada que se salga de su natural se les puede pedir a los comunistas (Podemos). Ellos son los que fueron -esa es su "revolucionaria" novedad-, viejo faro que atrae a vagos, okupas, maleantes, memos e insensatos a su lánguida luz. De lo que los comunistas son capaces de hacer solamente cabe la sorpresa en quienes hubieran llegado en un platillo volador desde el espacio exterior. 

Otra cosa ha sido lo de Cs; Rivera había aparecido en Madrid, desde la muy española Cataluña, como aparece en cada capítulo de la serie el heroico "Águila Roja": a dejarse las plumas por el "paisanaje" -¡hasta el mismísimo Federico Jiménez Losantos le tenía bendecido! lo mismo le pasó con Rosa Diez; buen ojo para sexar polluelos- y, muchas personas lo creyeron. Debe doler un pegote votar a Ciudadanos, siendo de derechas, y encontrase con que su voto ha servido para que Susanita pueda seguir dando sombra a los golfos de los EREs, y a los de los Fondos de Solidaridad.

Es como para mear y no echar gota.

Publicar un comentario