miércoles, 1 de abril de 2015

UNA DE LAS COSAS MÁS IMPORTANTES...


Hoy hace 79 años que España derroto al comunismo -hito en la Historia Mundial- con el Generalísimo Francisco Franco al mando de sus Ejércitos. 

Esta efeméride, después de tantos años, pasará desapercibida para la gran mayoría de los españoles, que si están "disfrutando" de esto que llaman Democracia (Democaca) y no andan como en Cuba o Venezuela, que es bastante peor, es gracias al sacrificio y buen hacer de quienes derrotaron a la más grosera fábrica de asesinatos, el Comunismo.

España, la España secuestrada ha cambiado, entre otras cosas, por la flaqueza de memoria de los españoles, y por la aparición maligna de una clase deleznable de humanoide, con cierto parecido físico con el autóctono "humanus hispánicus", que se hace llamar "individuo democáquito/a, ciudadano del Mundo", que más bien resulta un ente amorfo, incapaz de sentir patriotismo; incapaz de pensar y actuar por voluntad propia; pero con un apetito desmedido por la riqueza cuando llegan al Poder, que les anima a arramplar con cualquier euro que se pone a su alcance, sin respetar que sea del Erario Público, o de cualquier otra procedencia.


España ha cambiado, pero el Comunismo, no. El Comunismo sigue empecinado en demostrar que su peculiaridad más contrastada de personalidad -el asesinato- sigue intacto; fresco como el primer día de su luctuosa aparición. Lo otro; cómo se presenta en los países del primer mundo, son apaños de entretenimiento; Podemos, IU y sus etceteritas son la careta que oculta el auténtico ser del comunismo, como se puede ver en la foto de ahí a bajo, mientras llega el deseado momento de su estriptis; el desencajone de la fiera.

Quienes hemos tenido la suerte de vivir orgullosamente como auténticos españoles aquellos años que nos llevaron desde la niñez hasta la madurez, el día 1 de Abril, hasta el día que nos deje la vida, siempre será el Día de la Victoria.

El Descubrimiento de las indias y la victoria sobre el Comunismo, es lo que a los buenos españoles nos diferencia del resto del mundo. Los toros, la paella, la siesta, el Real Madrid, nuestros bailes y cantes regionales, nuestros buenos caldos, el marisco gallego... pero eso ya se ve en varios escalones por debajo.

En fin; como dijo José Antonio "ser español es una de las cosas más importantes que se puede ser en el mundo".

Publicar un comentario