martes, 17 de marzo de 2015

CUANDO LO DICEN LOS MEDIOS DE INFORMACIÓN...

Una de las pocas ventajas de llegar a la senectud es la acumulación de datos que,
normalmente se han ido acomodado en el cerebro que, echando mano de ellos en un momento dado sirven para evaluar y contrastar datos, para sacar consecuencias de lo que acontece en el momento actual, por ejemplo.

Yo, además del serrín que desgraciadamente forma amplia parte de la composición de mí cerebro, tengo un pequeño hueco en el que se han venido instalando algún que otro suceso -no sé si importante- que ha ido ocurriendo en el Mundo durante mi dilatada existencia. Uno de esos sucesos es una película estadounidense, cuyo argumento gravita alrededor de una marca comercial, que un publicista se inventa, sin que corresponda con ninguna cosa existente. Esa "marca", publicitada en radio, televisión y prensa, alcanza un expectativa de mercado nunca alcanzada; la gente en masa se lanza a cualquier punto de venta, de todo aquello que puede ser vendido, solicitando el producto que lleva esa marca.

El cine estadounidense suele ser muy crítico con todo cuanto ocurre dentro de sus propias fronteras sin ningún tipo de discriminación. Con esa película lo que quisieron enseñar, es la facilidad con que se engaña al ser humano cuando dejan su individualidad y se convierten en rebaño, llegando en docilidad  hasta perder el "trasero" por comprar lo que se les quiere vender, aunque ni siquiera tengan conocimiento de lo que es.

La trama es allí, pero es posible extrapolarla a cualquiera de los países que se dicen del primer mundo -los otros mundos bastante tienen con intentar quitarse el hambre, sin conseguirlo-,  incluyendo el nuestro como es fácil de comprobar, si ponemos la vista sobre la aparición del partido pro soviético tardío, Podemos.

Lo mismo que en la película aludida esa "marca" no es nada en si misma; no se ofrece para nada, pero según las encuestas hay un rebaño de varios millones de insensatos ignorantes que están dispuestos a comprarles su producto inexistente.

¿Que pensaban, que iban a adquirir la fiebre de compradores de la película estadounidense? ¿donde lo colocarían? ¿como y de que manera lo usarían? ¿de que manera se lo comerían? ¿guisado, cocido, crudo? ¿pensarían tomárselo solo, en las rocas, o con soda? ¡Que más da! "Cuando lo dicen los medios de información..." 

Bueno sería que los seguidores fieles de la propaganda publicitada por los medios se plantearan la respuesta que plantea la "marca soviet" huera, recientemente parida por el comunismo español, si es que son capaces de recuperar la facultad de pensar de manera individual con sensatez e interés personal.

¡Ay los medios!. Los medios de comunicación viven de su poder de convocatoria; si aciertan a excitar la curiosidad, independientemente de la calidad moral y ética de la propuesta, dan saltos de contento como los simios, sin que les importe un pijo las consecuencias; sin que les sirva de ejemplo, lo que les esta ocurriendo a sus colegas venezolanos por esas mismas egoístas  prácticas.

En otros tiempos, siempre mejores, 


los periódicos se utilizaban para limpiarse el "lagrimal del ojo moreno"; no creo que los periódicos (los medios en su totalidad) de ahora, debieran  tener mejor destino.

Publicar un comentario