martes, 13 de enero de 2015

EXAMEN DE APTITUD.

¿No es este un buen momento para hacer un examen de aptitud a todos los miembros de los altos tribunales del Estado?

Quizás un examen psicotécnico que evaluase tanto las capacidad técnica como la salud mental de sus miembros, nos allanaría el camino para llegar a comprender las últimas resoluciones de esos tribunales pues, en estos momentos, el rumbo de sus sentencias están creando dudas razonables en cuanto a si las personas que nutren esos tribunales están en condiciones mentales y profesionales para dictar sentencias ajustadas a derecho, después de un estudio científico del tema en cuestión, o simplemente, jueces y magistrados  se juegan al "cara o cruz", o a los "chinos" la resolución del problema.

Los españoles, entre otras muchas cosas raras que han salido de tan cualificadas togas, no llegamos a metabolizar las excarcelaciones de asesinos etarras; encarcelamiento domiciliario con decenas de víctimas en sus currículos, y violadores reincidentes sin haber concluido sus condenas o, la por ahora última: la de no aceptar someter a la autorización de los padres a los menores de 14 años, para la participación en las huelgas. Lo que puede llegar a tener las consecuencias de una bomba de explosión retardada pues, como todos sabemos, las huelgas suelen ir pespuntadas en manifestaciones no siempre pacificas.

¿Han medido la gravedad de las consecuencias o simplemente han tomado la decisión basándose en el buenísimo comportamiento de sus nietos Nuño, Toñín y Borja?

Pero como no todos los niños de esa edad son tan angelicales; pudiera ser que en una de esas huelgas

-que por lo general van unidas a manifestaciones- una de esas criaturitas pudiera cometer -¿por qué no?- algún delito grave, como el lanzamiento de los famosos "cóctel Molotov", que pudiera terminar con la vida de un policía nacional. Entonces ¿Quien asumirá la responsabilidad? Y, sin ir a tanta gravedad, cualquier destrozo menor, dígase escaparates, contenedores, etc., que hasta ahora suele caer en la responsabilidad paterna, a partir hoy ¿pasará al Tribunal Supremo, al Consejo del poder Judicial o directamente al gobierno?.

Me alegra saber que alguien del Tribunal Supremo se interesa por los derechos de los menores, en relación con la protesta colectiva; lástima que aquellos a los que se les ha impedido nacer, con prácticas salvajes, no tengan, en el Alto Tribunal, alguien tan preocupado por sus derechos. Claro que por esas inocentes criaturas no se interesan ni los defensores de los toros de lidia, ni siquiera los que luchan por la vida de toda clase de animales, incluyendo alguno jue...

Publicar un comentario