miércoles, 7 de enero de 2015

EN EL RINCÓN RECÓNDITO DE LAS COSAS MOLESTAS.

¡Se acabó la tregua del fin de año y reyes! Desde mi más tierna infancia he creído que mostrar la más angelical de las caras, la mejor actitud para que los Reales Magos,

me dejen regalitos. Y es verdad que así ha sido, incluyendo la noche del pasado día 5.  

El diario de tirada nacional El Mundo, se ha convertido en el órgano de expresión del grupo de extrema izquierda Podemos. En los últimos números, más o menos, una o dos páginas, incluyendo la portada, la dirección del diario ha puesto al servicio de los barrocos miembros de ese partido pro soviético y bolivariano. ¿Por qué? Quizás es que el señor Garcia-Abadillo con su dudosa actitud cree que si el trasnochado grupo izquierdista llegara al poder -como castigo divino, sin duda- tendrían el detalle que, llegado el tiempo de las "incautaciones" al más fiel estilo Maduro,

de respetar al grupo -Unidad Editorial- en que él, el señor G.A. trabaja, como es por todos sabido, como director del mencionado periódico.

También pudiera ser que, el diario El Mundo siga la línea de su anterior director, 

más importante los intereses económicos del "grupo" -lo que lícitamente puede ser aceptada, pero no así, moralmente- que el respeto al que sus lectores y la verdad se merecen.

Claro que este diario no es el único periódico nacional y regional que tienen la deontología periodística en el rincón recóndito de las cosas molestas, junto a la moralidad y ética profesional.

Las malas prácticas, algunas muy bien subvencionas, están muy arraigadas en la casi totalidad de las empresas del ramo. No son pocos los periodistas que viven y comen muy bien, agarrados como las garrapatas a las "partes bajas" de los partidos políticos como grupo, a sus políticos y ex, en lo individualidad, y a gran parte de las grandes empresas nacionales, y hasta a los deportistas famosos y todo tipo de artistas.

Todas esas personas que he consignado saben que si no pasan por ciertos fielatos periodísticos, difícilmente podrían desarrollarse con la plenitud a que todos ellos aspiran. Todos tenemos en nuestra memoria casos con los que podríamos ilustrar un libro más gordo que el tomo de las Paginas Amarillas. Personajes como Ruiz Mateos o Mario Conde, que, posiblemente "incentivando" por puño enrosado,

ayudaron a airear la presunta delincuencia de los dos banqueros; posiblemente como la de muchos de sus colegas -lo mismo es que respetaban el fielato. 

Otro caso palmario es lo ocurrido con el ex entrenador portugués del Real Madrid, José Mouriño. Toda la prensa especializada, al menos la de Madrid, pidieron a gritos hasta conseguir que lo fichara don Florentino Pérez. ¿Que fue lo que les negó a quienes hicieron posible su llegada? Teniendo en cuenta la dinámica -dinero y sexo-, en la que se mueve esta democaquita sociedad, la cosa no puede estar más clara: "pasta o tacatá". Yo me decanto por lo primero.

Yo no soy famoso; de lo que me alegro un montón, ya que como no tengo pasta...

Publicar un comentario