viernes, 26 de diciembre de 2014

¡QUE ME VENGAN A DECIR QUE LOS POLÍTICOS COBRAN POCO!.

Lo mejor de la Democaca es ver como los democaquitos que conforman este Gobierno se preocupan por las necesidades de los trabajadores. 


Parece ser que después de muchos cálculos, han decidido aumentar en 3 euros mensuales el salario mínimo ínter profesional, y la revaloración de las pensiones, en un glorioso 0.25, para que los vejetes y los trabajadores puedan desahogadamente hacer frente a los aumentos de casi todos los artículos de primera necesidad -sin morir en el empeño- y, si sobra, darse algún que otro lujo o practicar algún hobby,

como los norteamericanos.

¡Ahora que alguien me venga a decir que los políticos cobran poco!.

36 euros al año, o 42, si es que cobran extraordinarias, no es una cantidad como para que los trabajadores echen coche, como aquellos otros trabajadores que se compraron los "seiscientos,"

pero es que tampoco la "cosa" da para otra cosa que no sea mal vivir. 

Si quienes dirigen la economía nacional, con el jefe al frente, tuviera vergüenza torera, pundonor y lo que hay que tener -que dice la zarzuela-, en vez de dar publicidad a esas ramplonas subidas, las habría llevado a cabo en el mayor de los silencios; chitón absoluto.

La situación económica de la Nación es mala y, cuando las cosas están difíciles, todos nos tenemos que apretar el cinto los agujeros que fueran precisos; pero, viendo en lo que las instituciones del Estado se están gastando nuestros cuartos, la sensación de que "la criada nos sisa", no se nos va de la cabeza a los españoles que vivimos en la discriminación orwelliana que -¡que casualidad!- somos las personas decentes

y demasiado pacientes.

Cuando el señor Montoro nos explica la cantidad de millones de euros que se van a dar a las autonomías más endeudadas -la catalana y la valenciana, las que más- y vemos en que se han gastado esos dineros y, lo que es peor, en lo que van a seguir gastando, y ponemos sobre la mesa la cuantía de nuestra nómina, comprendemos que en España ocurre algo que no está bien. No se está diciendo que se le quite el alpiste al canario ni el chocolate al loro. Estamos hablando de miles de millones que se han gastado -unos gastados y desaparecidos otros- en  "negocios" nada rentables que, gastados disciplinadamente en aquello que se debió gastar, en reforzar nuestra industria, hoy no estaríamos escuchando el ridículo aumento salarial del que parece blasonar el gobierno de Rajoy. 

Este verano pasé por un pueblo cercano a la hermosa La Coruña y, en una de esas rotondas tan al uso, en tamaño superlativo, estaba decorada la esfinge del multi asesino internacional "Che Guevara"

forjada a hierro. Ya me gustaría que el imbécil que mandó desde la alcaldía poner semejante ejemplo de asesino, me aclarar el bien que ese nefasto personaje realizó para el municipio de Oleiros, con un costo de 160.000 euros. Uno -o sea yo- cuando paso por aquella plazoleta de Oleiros y veo la esfinge del "cazador de Hombres" pienso en hasta qué punto tan exagerado lleva a algunos la inseguridad de Quien será su padre; y, ante la duda...

Publicar un comentario