miércoles, 10 de diciembre de 2014

OTRA COSA MÁS DE LAS QUE AVERGÜENZAN A ESPAÑA FRENTE AL MUNDO.

La universidad española es, junto al paro, la Justicia, la corrupción y la política, otra cosa más de las que avergüenzan a España frente al mundo.  

Cuatro -¡hay que joderse!- entre treinta y cuatro, son los Rectores Magníficos, de los que podemos presumir -aunque sin tirarnos los pedos más alto que el culo-, seis rectores clasificados como aceptables y el resto,

veinticuatro, están según tiene hecha la clasificación Web Of Sciencie, la más importante base de datos mundial de investigación (según nos informa el diario El Mundo), por debajo de la media entre 3.784 científicos.

Es normal que así suceda, si tenemos en cuenta que para ser elegido para tan alto cargo universitario no es el peso de su ciencia universitaria, sino su "ciencia política" (cercanía a los partidos de izquierda),

herramienta imprescindible que le ayuda a conseguir los votos suficientes que le encaramen al cargo, esté o no esté suficientemente capacitado para ello.

No parece que sea lo más beneficioso para los resultados finales -los alumnos universitarios- que los rectores de las universidades españolas tengan tan baja estimación internacional; plenamente merecida.

No creo que sea exagerado decir que desde hace muchos años el nivel de conocimientos de nuestros universitarios ha ido bajado de manera visible, no por su falta de materia prima, sino porque quienes tienen la obligación de vigilar el buen funcionamiento, y hacer más docta la universidad que gestionan, están más pendientes en las órdenes que reciben de los partidos políticos que les ha servido de escalera en su ascensión. Ordenes no solamente para distorsionar el trabajo docente, que también en la forma de gastar los dineros en aquello que rente votos, en pagar becas de investigación

que nadie "investiga", y para pagar profesores auxiliares,

que se pasan cursos enteros auxiliando únicamente a su pecador bolsillo cada día de nomina.

Y sin embargo sale gente muy preparada de nuestras universidades, que suelen ser bien recibidos en el extranjero. A pesar de la gestión universitaria ¡Claro! son españolas y españoles! Son sureños; no hace falta incidir en que la inteligencia está en el Sur. Por otro lado, a pesar de los "horroris causantis" rectores, hay muchos profesores que lejos de la política, se dedican a su profesión en cuerpo y alma; así, con su dedicación personal es como con tan valiosa ayuda, sigue  saliendo buen talento universitario. ¡¡¡Gracias a Dios!!! 

Publicar un comentario