viernes, 5 de diciembre de 2014

LOS "ELÉCTRICOS."

El miedo es la reacción normal que se da en las personas inseguras de su fortaleza, o de aquellos que temen la respuesta a alguna -o quizás a todas- mala acción cometida, y que trata de tenerla soterrada.

Ese es el miedo que asusta a los políticos del momento; la aparición de lo inesperado, como no tienen la conciencia tranquila, el ruido de un simple papel al caer al suelo les pone tiesas las orejas, y fino el oído, para tratar de saber por donde les llega, para encarar la salida por el lado contrario. 

Ahora el "coco" que les asusta

y con el que nos quieren asustar,

como si los españoles aún tuviéramos esa capacidad, no es con la extrema derecha, sino con la extrema izquierda. No hay partido político al que no le haya asustado la aparición del partido pro bolchevique, bolivariano y castrista, Podemos, que amenaza con restarles una buena parte de su hegemonía. 

La verdadera esencia de la Democaca es la de ser origen y refugio de cobardes y de vocacionales bandoleros; son los dañinos demoquitos en su estado más puro. Demoquitos que arteramente roban el apoyo de la masa, que les permite arrogarse el derecho de pernada, que les permite total impunidad, por lo que las consecuencias, siempre negativas, se encauzan hacia los "liberados" votadores. "No sé de que se quejan -le dice un demoquito a otro colega-, este es el sistema que todos querían y nosotros generosamente se lo hemos traído". Y así es; este es el sistema que vendieron como oro de 1.000 milésimas aquellos jodidos golfos,

y que los necios, con la baba goteante desde los labios, abrazaron como se abraza el naufrago al madero -cuando estaban en aguas mansas- pensando en salir del agua a la tierra fértil prometida, sin molestarse en comprobar que a donde le lleva el mendaz madero, es a precipitarse por la profunda catarata ,

donde diariamente se estrellan contra las rocas del fondo; arrastrándonos en su caída a quienes nunca hemos sido creyentes.

El miedo lo sufren los partidos y sus partidarios, porque quienes les asusta, Podemos, son tan golfos como ellos -Iñigo Errejón-, pero tienen perfectamente estudiado el funcionamiento de las "redes sociales", y muy bien medida la escasez de inteligencia del votante medio, y una escasez absoluta de ética, y una total falta de vergüenza: "El país de Rato, Bankia y Barcenas...". Iñigo Errejón, tratando de justificar su chorizada. Eso es como si por haber sido liberado el hijo de puta Santi Potros, encarcelado por mandar asesinar a 35 personas; a quien solamente ha asesinado a una persona se le debiera hacer un homenaje nacional.

Me cuenta un amigo que a los amos de Podemos les dicen los eléctricos, porque todos están viviendo del "enchufe".

Estos jamás estuvieron enchufados. Pero ya no están.

Publicar un comentario