miércoles, 19 de noviembre de 2014

SUCIO ASUNTO.

El sucio asunto del separatismo que unos


golfos desahogados están intentando imponer a todos españoles, ha llegado al punto en el que está, por los intereses personales y de partido de todos los presidentes

de los distintos gobiernos democáquitos habidos en España y, en los últimos tiempos  por la de atención al gravísimo problema que se estaba desarrollando por parte de la Fiscalía General del Estado que, si últimamente se está moviendo, esperemos que su presunta actuación no llegue fuera de tiempo; a toro pasado, que es cuando algunos toreros

se ponen a dar sus más valientes pases de pecho.

Buscar analogías en el resto del Mundo sería tarea inútil, pues ni en la más asquerosa de las cloacas, se podría encontrar un ambiente tan infecto y purulento como el que ha generado la llegada de esta Democaca. Lo que ha parido el sistema ni se ha dado en el pasado, ni será posible que pudiera darse en un futuro lógico.

Los escándalos de todo tipo, han ido jalonando cada día de los últimos treinta y siete años. Desfalcos en las instituciones del Estado; bandas de asesinos -el GAL-


promocionadas desde el mismísimo ministerio de Interior (fotos de entrada en la cárcel; no hay fotos de su salida de la cárcel, indultados por el gobierno de Aznar: hoy por ti, mañana por mí);

escandalosa conducta de quien, en teoría, era la máxima autoridad del Estado; financiación fraudulenta de los partidos políticos; enriquecimiento ilícito de políticos, miembros de la Patronal, sindicalistas y munícipes, en detrimento de las labores sociales; consentidos ataques contra la integridad nacional; connivencia político-policial


con los terroristas; trato judicial privilegiado para aquellos políticos que han sido descubiertos en sus corruptos manejos; excarcelaciones irregulares de etarras y narcotraficantes;


corrupción de miembros de la familia real...

Esto, es lo que provoca la aparición de regímenes autoritarios o de grupos de oportunistas populistas que sin explicar la forma de pagarlo, ofrecen toda clase de subsidios y regalías, que como está ocurriendo en Argentina, en Venezuela y otros muchos países en el centro y en el sur de América, que los primeros decretos que hacen es encarcelar la libertad; atacar la propiedad privada y secuestrar loa medios de información, y de opinión.

Esa posibilidad es la que quieren que nos caiga a los españoles sobre nuestras ya muy castigadas espaldas, en la figura de Podemos, la última  secreción anal del sistema. Esa posibilidad, si no supiera que Dios es infinitamente bueno, creería que Él nos lo mandaría como castigo a nuestra supina estupidez.

Publicar un comentario