martes, 18 de noviembre de 2014

LOS PELOS COMO ESCARPIAS.

No cabe duda que tener amigos en la "zona alta" de Izquierda Unida, allá donde tenga mando, aunque sea de mamporrero políticos de otros, es un muy apreciado chollo que produce pingües beneficios, amen de provocar menguados esfuerzos físicos o intelectuales de aquellos a los que "coloca", como es el caso de Iñigo Errejón; claro que no le debe hacer mucha falta ya que su padre, el socialista José Antonio Errejón Villacieros -uno de la "casta"- como funcionario del Estado, ascendido por Zapatero al nivel 29, seguro que gana lo suficiente para que el "niño" no pase calamidades.

Eso debe ser así, viendo la excelente presencia física y ornamental del becado Iñiog y del resto de miembros del primer círculo del concéntrico organigrama del neobolchevique partido recién estrenado, que tan extraordinariamente está siendo jaleado por casi todos los mierdos de cagarrución (¡excúseseme, por favor!) medios de información -es lo que quise decir-, que como el burro en que el Colás suele trotar por los eriales del Valle del Jerte, responde al nombre de Podemos que, si alguien no lo impide, llegando al poder, puede ser que cambie a "Jodemos"

de indiscriminada manera.

El rojo niño pijo Iñigo Errejón, que dedocráticamente Pablete, el Gran Hermano "uniformado", ha puesto a su derecha -como nuestro Señor tiene a Jesús- fue traído junto a esos más de tres millones de euros desde la "Chavista" Venezuela, sin importarle un ápice que para venezolanos y venezolanas, por falta de dinero, el presidente Maduro no les pudiera importar papel higiénico para limpiarse la "retaguardia".

Este mancebete, desde la Secretaría Política de ese circular hallazgo político, que se dispone a acabar con la "casta y la susana" política, no encuentra impedimento moral para poner el cazo a 1.825 eurazos que su amiguete Alberto Montero, prohombre de la "castosa" IU, le coloca mensualmente (no creo que haya duda de que ser comunista es desde hace muchos años un plus muy apreciable en la Universidad Española). 

Quizás es que piensa al unísono con su kamaradoski Pablo Iglesias, que una cantidad similar, podría ser el subsidio universal que tienen pensado dar, en cuanto alcancen el Poder, más poderoso.

El pijito rojo de acristalados ojos, nos viene a demostrar con su prebenda, que la virginidad en política es un lujo innecesario; reminiscencia "facha", abolida por esta Democaca; absolutamente refrendadas por el "Nuevo Orden" del Gran Hermano Pablo Iglesias, el rey de las declaraciones enlatadas que obvian cualquier pregunta puntual. Él, como el resto de la "casta", dice lo que tiene preparado para decir, sin contestar a ninguna de las preguntas que se le pudiera hacer. Un producto típico parido por esta Demomierda, por mucho que reniegue.

Una confesión para concluir por hoy. Mucho me jode la gente pija pero, lo que me pone de los nervios que me hace subir por las paredes como Spiderman es un puñetero rojo pijo. ¡Cáspita! Si se me han puesto los pelos como escarpias.

Publicar un comentario