lunes, 10 de noviembre de 2014

LO ÚNICO QUE PUEDEN METER.

El ser humano, matemáticamente, goza de más de dos millones de posibilidades a favor de que nunca pueda caer sobre él, desde el cielo, un rayo. Bueno, pues parece ser que esa ley se ha roto, pues según las noticias de prensa, hay un ciudadano que ha soportado a lo largo de su vida, el ataque de cinco rayos, y aún lo puede contar.

Por lo visto este ciudadano ha tenido menos suerte que algunos políticos (entre ellos el señor Fabra), que han recibido la obsequiosa visita del gordo de la lotería nacional varias veces.

En el mismo  rango de difícil repetición, está el extraordinario caso que representa el que, de tres presidentes de la Generalidad de Cataluña, dos hayan tenido la agradable fortuna de que sus padres, hormiguitas ahorrativas, pesetita a pesetita; con el sudor

de sus frentes, les hicieran una suculenta hucha en la banca suiza. ¡Eso es tener unas buenas familias!  




Muchos españoles no hemos tenido la misma suerte, quizás haya sido por tener la "desgracia" de ser hijos de padres trabajadores que llevaron una vidas honradas y decentes; lo que no nos ha sido posible recibir más herencia que su buena enseñanza, y su cariño. ¡Mecachis!.

Es lo que tienen los oficios bien aprendidos, cuando vienen de anteriores generaciones; quienes vienen cogiendo el relevo, por lo general superan a los relevados. Es lo que, si nadie pone pie en pared, terminarán por conseguir los golfos que están tratando de robarnos -que también los euros-, nuestro muy querida y admirada Cataluña.

Ayer, con el beneplácito de los jueces, y el poco empeño de la autoridad gubernativa, "La Familia" montó una

consulta ilegal, encaminada a conseguir la separación de Cataluña del resto de España. Según las cifras dadas a conocer por los delincuentes organizadores de la sucia cachupinada, tramposos tahúres embusteros, los participantes no llegaron a los dos millones de memos, incluyendo a los apátridas "charnegos", y al gilipollas que vino ex profeso de Munich, a meterla por la rajita. La papeleta, que seguramente es lo único que pueda meter, el muy mierda.

Admitiendo las cifras dadas por esas delincuentes,


aún a sabiendas de que son exageradas, ni siquiera llegan al 20% del total de los casi ocho millones, lo que demuestra claramente el nivel de inteligencia de la gran mayoría de los catalanes, muy por encima de la de sus dirigentes, a quienes deberían repudiar.

El Gobierno del señor Rajoy ha permitido la afrenta que esa gentuza ha cometido contra la mayoría de los catalanes, y el resto de los españoles, sin tomar las medidas que la Constitución vigente le señala. 

Parece ser que la asistencia del rey Felipe VI a la inauguración de un colegio de parvulitos es un acto con la suficiente importancia como para que sea obligada su presencia; pero acaso no es suficientemente importante lo que se está intentando contra la integridad de su reino, como para que los españoles nos podamos enterar de cual es su opinión; la opinión del Jefe del Estado Español. ¿No? Claro, es más cómodo y menos expuesto. Que se lo pregunten a Constantino de Grecia.

Publicar un comentario