viernes, 21 de noviembre de 2014

20-N.

No me he olvidado que ayer fue nuestro 20 de noviembre; no se me ha olvidado por la sencilla razón de que esa fecha tiene un significado doloroso por tres motivos de singular importancia para quienes tenemos la capacidad intelectual de disfrutar de sentimientos superiores como es la gratitud, el respeto, la lealtad, el patriotismo. 

La fecha, 2o-N, me es inolvidable porque, uno, es el día de noviembre de 1936, en el que fue asesinado José Antonio por una piara de asesinos pertenecientes a la FAI y al Partido Comunista. Dos, porque Franco falleció en la misma fecha, treinta y nueve años después; y tercero, porque esa misma fecha, 20-N 1975, atacada por la traición, comenzó la descomposición de España, y se abrió de nuevo el desencuentro, hasta ahora milagrosamente pacifico, entre los españoles.

Hoy desde Argentina, de mi querido camarada  Marcos "criollo andaluz",


he recibido este correo:

CAIDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA :   ¡¡¡ PRESENTES !!!
¡¡¡ ARRIBA ESPAÑA  !!!!!!
 En cualquier lugar en el que estemos ,y aun ante las mas diversas circunstancias, la memoria de los caldos nos dará valor para seguir fieles.
 Los abraza en Cristo, Nuestro Señor
Criollo y andaluz.

Ese es el sentir de las personas de bien; así somos las personas con sentimientos elevados y con creencias transcendentales. Por siempre seremos fieles a unos principios éticos y morales que hace tener presentes a todos aquellos que de manera altruista entregaron o dedicaron sus vidas en beneficio, por el contesto en el que estoy escribiendo, de España y de los españoles.

Yo elevo mis oraciones, no solo por aquellos que lucharon en el Bando Nacional, sino también por los que de la misma manera lucharon en las trincheras republicanas. En mis visitas a la "Cruz de los Caídos" mi respeto ha sido igual para los restos de todas las personas que allí están depositadas.

Bien harían las personas que afortunadamente han nacido en fechas que les tiene en unos "asquerosos" pocos años, visitar la gran cruz del Valle de Cuelgamuros, y meditar ante sus columbarios, a donde nos lleva la intransigencia y la falta de patriotismo y de respeto en todas sus facetas.

Publicar un comentario